Broke Mercanary – Capítulo 18: Interceptación a la Interceptación

Aunque los goblins atravesaron el muro, no fue como si todo se hubiera roto.

 

Solo una parte de ella se rompió de donde salían los goblins, por lo que el muro todavía era bastante funcional.

 

Loren decidió que todavía era posible comprar algo de tiempo. Se levantó y dio un rápido paso hacia adelante y extendió su gran espada al costado, cortando a dos a los goblins por la mitad.

 

Cuando atrapó a otro con un balanceo hacia atrás, se dio cuenta de algo; el piso estaba demasiado limpio.

 

Después de todos los goblins que llovieron desde la escotilla y fueron aplastados antes, debería haber un buen número de cadáveres de goblins a su alrededor.

 

Sin embargo, aunque había manchas de sangre en el piso, no pudo encontrar ninguno de los cadáveres.

 

Loren, aunque no estaba demasiado familiarizado con los monstruos, había oído hablar de los hábitos alimenticios de los goblins.

 

Sabía que comerían cualquier cosa que pudieran encontrar, pero se preguntó si sería tan malo que irían tan lejos como para comerse los cadáveres de los suyos.

 

Pero incluso así, era extraño que no quedara rastro de nada.

 

Loren, pensando en cuántas cosas raras se ha encontrado esta vez, continuó moviendo su espada con facilidad.

 

Los escudos y las armas de los goblins no tenían sentido contra el peso y la fuerza de la gran espada que estaba siendo balanceaba.

 

Mientras aplastaba escudos, rompiendo dagas y convirtiendo a los indefensos goblins en trozos de carne, Loren, sin siquiera darse la vuelta, llamó a Ritz.

 

“¡¿Ya has subido?!”.

 

“¡P-Perdón!”.

 

Loren levantó su vista hacia la voz ansiosa de Ritz y vio que él estaba justo por encima del punto intermedio.

 

Decidió que iba a tomar un tiempo, y con un sentimiento de ceder, pateó a un goblin que intentó deslizarse debajo de él y lo apuñaló.

 

“¡¿No pueden ustedes chicos subirlo?!”.

 

Ritz todavía estaba lejos de la cima, pero Loren preguntó sin pensar.

 

Mientras tanto, más de la pared se derrumbaba ante él, permitiendo que más goblins inundaran.

 

Loren sabía que todavía podía defenderse de ellos, por lo que con calma miró el número de goblins y la velocidad con la que estaban rompiendo el muro, y reanudó el balanceo de su espada.

 

Podía sentir la sensación de cortar carne y aplastar huesos en sus brazos.

 

Retrocediendo un paso para no tropezarse con los goblins muertos, escuchó las malas noticias de Lapis.

 

“¡Loren! ¡Más goblins han aparecido aquí también! ¡Jack y Nim están luchando contra ellos, pero están aumentando lentamente en número!”.

 

“¡¿Goblins otra vez?! ¡¿Por qué estas ruinas les gusta a los goblins tanto?!”.

 

Irritado, Loren tomó otro golpe, y otro cadáver rodó a sus pies, manchando el piso con su sangre.

 

“¡Ritz! ¡¿Ya llegaste?!”.

 

“¡Espera un poco más!”.

 

“¡Estoy bien, pero los chicos allá arriba no! ¡Si nos demoramos demasiado, quedaremos atrapados por ambos lados!”.

 

“¡Lo sé! ¡Maldición! ¡Qué torpe soy!”.

 

Loren se concentró en sus propios oponentes, pensando que Ritz y los demás tenían que arreglárselas ellos mismos de alguna manera.

 

El número de goblins que pasaban por el muro siguió aumentando, y Loren inmediatamente se dio cuenta de que pronto, incluso él no sería capaz de tratar con todos ellos.

 

Él los mantenía alejados de la escalera, pero comenzó a sentirse impaciente cuando los goblins comenzaron a rodearlo.

 

Incluso en tal situación, una parte tranquila de la cabeza de Loren captó extraños movimientos de los goblins que lo rodeaban.

 

Aunque los goblins vinieron hacia él sedientos de sangre, tan pronto como vieron los cadáveres de sus aliados, soltaron sus armas y comenzaron a reunir los cadáveres, ignorando a Loren completamente.

 

Loren no tenía idea de qué los había llevado a eso, pero gracias a su comportamiento extraño, se enfrentó a menos goblins de lo que había esperado.

 

Ninguna de las informaciones en su cabeza explicaba su extraño comportamiento, pero no iba a preguntarles sobre eso.

 

A pesar de que no sabía la razón, era una oportunidad.

 

Sin pensar en la lógica detrás de ello, si mataba a un buen número de goblins y espaciaba los cadáveres a su alrededor, los goblins los recuperarían y se irían, reduciendo sus números.

 

No había manera de que no se aprovecharía de eso.

 

Los goblins que lo rodearon fueron los que no recogieron los cadáveres, por lo que, si se concentraba en ellos, los goblins que venían después tendrían que recuperar sus cadáveres, y el número de goblins que Loren tendría que enfrentar no aumentaría en mucho.

 

Loren no podía distinguir entre los dos tipos de goblins, pero trató de elegir matar a los que no recuperaron los cadáveres.

 

Por encima de él, Ritz finalmente llegó a la cima y Quartz y Lapis lo levantaron.

 

“Necesitas apresurarte, Ritz. Jack y Nim no pueden con todos ellos”.

 

“Apresúrese, Señor Ritz. Los goblins no son nuestros únicos enemigos”.

 

“¿Huh? ¿Quieres decir que finalmente apareció algo más que goblins?”.

 

“Bueno… Algo que parece un goblin”.

 

“¿De qué estás hablando…? ¡Jack! ¡Maldición! ¡Jack!”.

 

Ritz gritó de repente y trató de subir los últimos escalones, pero perdió su pie, y Quartz y Lapis apenas lo atraparon.

 

Loren estaba irritado por la torpeza de Ritz, pero a juzgar por su conversación, algo le había sucedido a Jack, y supuso que tenía que llegar allí tan rápido como pudiera.

 

“Hombre, ¿por qué tanta mierda…? ¡Sigan viniendo hacia mí!”.

 

Loren, por primera vez, cambió la forma en que balanceó su gran espada.

 

Hasta ahora, él solo había usado sus brazos, pero esta vez giró su cuerpo mientras movía su espada, usando la fuerza en todo su cuerpo.

 

Ya fue capaz de aplastar a muchos goblins con un solo golpe, pero este golpe era más agudo y más rápido que nunca.

 

Los goblins que tomaron el golpe no solo fueron cortados en dos pedazos, sino que se convirtieron en una lluvia de sangre y trozos de carne, y aquellos volaron hacia atrás y llovieron sobre los goblins fuera del alcance de la espada.

 

Loren, quien masacró a la gran cantidad de goblins que lo rodeaban, usó esa apertura para saltar a la escalera y trepar.

 

Luego balanceó su espada en la escalera debajo de él, asegurándose de que los goblins no pudieran perseguirlo, y terminó de subir la escalera, colocando un pie en el piso superior sin ayuda necesaria.

 

Él inmediatamente preparó su gran espada y miró a su alrededor, y vio a Jack acostado con su espalda contra la pared, sangre goteando de su cabeza.

 

Ritz estaba usando su espada y escudo para proteger a Jack, mientras que Nim luchaba contra algo que la empujó al suelo.

 

“¿Qué diablos es eso?”.

 

No importaba cómo Loren lo viera, las cosas que causaban esta situación eran goblins.

 

Al menos, parecían goblins.

 

Los goblins eran generalmente verdes y pequeños como un niño, pero estos eran más cercanos al negro y eran más grandes que Ritz, quien era bastante grande.

 

“¡Loren, Nim está en problemas!”.

 

“¡Hey, anciano, ¿y tu magia?!”.

 

“¡Estoy completamente fuera! ¡Ni siquiera puedo usar hechizos de nivel elemental por un tiempo!”.

 

Quartz señaló a uno de los goblins como monstruos que yacían en el suelo, humo emanaba de su cuerpo.

 

Quartz pudo matarlo con un hechizo, pero ahora no tenía hechizos para usar.

 

“¡Loren, tienes que ayudar a Nim!”.

 

A las palabras de Lapis, Loren recordó que tenía cosas de qué ocuparse antes de evaluar la situación. Corrió hacia el mock-goblin*, con un brazo que tenía un cuchillo incrustado, que estaba buscando la ropa de Nim.

(NT: Realmente no tengo idea de cómo traducir “mock” junto a “goblin”, ya que esta palabra tiene muchos significados: mofarse/burlarse – imitado/fingido/simulado – etc).

 

Antes de que pudiera reaccionar, Loren le dio una patada en la cara.

 

Si se tratara de un goblins normal, la patada le hubiera roto el cuello y lo mandaría a volar, pero el el mock-goblin giró su cabeza hacia atrás y lo amenazó con un bajo gruñido.

 

Loren lo ignoró y balanceó su gran espada en la base de su cuello.

 

“¡¿Tienes que estar bromeando?!”.

 

La espada, que fácilmente atravesó a numerosos goblins, fue detenida por la piel y el músculo duros del mock-goblin, sin siquiera alcanzar sus huesos.

 

Sangre goteó del corte sobre Nim, pero el mock-goblin no mostró signos de preocuparse por la herida, alzando su cuerpo para alcanzar a Loren.

 

Loren presionó hacia abajo con su gran espada para evitar que se levantara.

 

Nim, quien fue empujada hacia abajo, logró sacar el cuchillo del brazo del mock-goblin, y mientras Loren lo distraía, lo apuñaló en el ojo.

 

El ojo no era tan duro como su piel, y el cuchillo se hundió profundamente en él. El mock-goblin rugió y giró su cabeza hacia atrás, cubriendo su ojo herido con ambas manos.

 

Nim usó la oportunidad para escabullirse, mientras Loren sacaba su gran espada y, con un grito agrietado, la balanceó en el cuello con todas sus fuerzas.

 

Aunque la hoja se detuvo antes por la piel y el músculo, Loren sabía qué esperar esta vez.

 

La hoja rasgó su piel y músculo, alcanzando el hueso y aplastándolo.

 

Agregado con el corte que hizo antes, la cabeza del mock-goblin voló, la sangre salió de su cuello.

 

“¡¿Estás bien, Nim?!”.

 

“Estoy bien. Pero Jack y Ritz no lo están”.

 

Loren se giró hacia Ritz ante sus palabras.

 

Vio a Ritz esquivar el agarre del mock-goblin, acercarse a él y hundir su espada en su flanco.

 

Loren pensó que todo había terminado, pero con un movimiento rápido que pareció ignorar la hoja alojada en él, éste extendió su mano y agarró la cabeza de Ritz.

 

“¡Bastardo! ¡Déjalo ir!”.

 

Incluso los goblins regulares tenían bastante fuerza, pero si éste era más grande que Ritz, Loren no tenía idea de lo fuerte que sería.

 

Podía imaginar lo que pasaría si algo con tanta fuerza agarraba su cabeza.

 

Ritz también lo sabía, y giró su espada para tratar de escapar de su agarre, pero el agarre del mock-goblin no flaqueó, y el cuerpo de Ritz comenzó a crujir cuando éste comenzó a presionar lentamente en sus manos.

 

“¡M-Maldición! ¡Mis huesos!”.

 

Ritz habría sido aplastado por el mock-goblin, pero Loren intervino antes de que eso pudiera suceder.

 

Mientras éste estaba ocupado con Ritz, Loren lo atacó desde atrás y, con su ímpetu y fuerza centrífuga añadida al golpe, él golpeó su cabeza directamente sobre sus hombros.

 

Un momento después de que la cabeza voló y la sangre brotó de su cuello, cayó de rodillas, se dejó caer y cayó directamente en la pared.

 

“¿Estás bien?”.

 

“Me salvaste. Estaba a punto de convertirme en una muñeca de trapo”.

 

“No lo menciones. ¿Cómo está Jack?”.

 

“Estoy vivo…”.

 

Aunque todavía sangraba de su cabeza, él estaba vivo.

 

Cuando Loren preguntó qué había sucedido, dieron su explicación.

 

Al principio, había goblins regulares, pero aparecieron dos de los mock-goblins.

 

Fueron capaces de matar a uno con la magia de Quartz, pero las flechas de Nim no afectaron al segundo, y la empujaron al suelo. Jack había tratado de salvarla, pero apareció otro y lo golpeó contra la pared, y fue entonces cuando Ritz entró en la lucha.

 

“Perdón, Jack. Es mi culpa”.

 

“Hey, detente, estás siendo repugnante. La modestia no es lo tuyo, así que ten cuidado con mis heridas ya”.

 

Jack señaló su cabeza a Nim, quien seguía disculpándose de una manera triste, con las orejas caídas hacia adelante.

 

Nim asintió y comenzó a tratar la lesión de Jack.

 

Loren decidió dejarlos así y se acercó a Lapis, quien estaba en cuclillas junto a los dos mock-goblins.

 

“¿Encontraste algo?”.

 

“Puedo suponer, pero si mis especulaciones son correctas, significa que nos hemos metido en una especie de ruina desagradable”.

 

“¿Ruina desagradable?”.

 

Loren no podía creer esas palabras de Lapis, quien estaba feliz de haber podido explorar estas ruinas antes, y levantó una voz burlona, ​​pero Lapis no le respondió.

 

En lugar de eso, ella se acercó a Ritz y limpió su garganta.

 

“Señor Ritz, me gustaría asegurarme de algo”.

 

“¿Tenemos que ir contigo?”.

 

“No, pero debería estar en línea con explorar las ruinas. Pero, por encima de todo, si no nos apresuramos y cerramos estas ruinas, va a causar muchos problemas”.

 

Lapis inclinó ligeramente su cabeza hacia un lado, esperando una respuesta. Ritz miró a Loren, pidiéndole su opinión, pero Loren se encogió de hombros y le dijo que no se lo preguntara.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: