Broke Mercanry – Capítulo 20: De la Búsqueda de Casas a las Acciones Determinadas

“Dijiste devolverlo a su estado durmiente, pero ¿cómo?”.

 

“Realmente no pensé tan adelante. No es como si supiera todo. Hay muchas cosas que no sé”.

 

Para Loren, nada sonaba cuando se trataba de cerrar las ruinas.

 

Le preguntó a Lapis, pero aparentemente había cosas que ni siquiera ella sabía.

 

Loren pensó que sería mucho más fácil si Lapis, quien parecía saber mucho sobre las ruinas, supiera cómo cerrarla, pero Lapis agregó una mirada enojada.

 

“Cada ruina es diferente, por lo que no hay una manera definitiva de hacerlo. No es que no haya investigado lo suficiente”.

 

“Uh, ¿de acuerdo?”.

 

“Está escrito en toda tu cara, Loren. Eso no es algo bueno”.

 

“Entonces, ¿hacia dónde nos dirigimos en este momento?”.

 

Afortunadamente para Loren, Ritz los alcanzó y cambió de tema.

 

Cuando Loren le dio a ella una mirada interrogante, Lapis pareció un poco insatisfecha, pero suspiró y respondió.

 

“Estaba pensando en buscar en las habitaciones de los ciudadanos del Reino Antiguo. Estoy segura de que había una persona a cargo de este lugar, y el manual de estas ruinas probablemente también esté allí”.

 

“¿Había personas viviendo aquí?”.

 

No había ningún registro detallado de dónde estaba la capital del Reino Antiguo.

 

Algunos dijeron que estaba en el fondo del océano, y otros dijeron que estaba volando en las nubes, y los registros de cómo pereció tampoco existían.

 

Si los registros existieran, los aventureros la rodearían, buscando conocimiento y tecnología perdidas, pero todavía no se había encontrado nada por el estilo.

 

Incluso si alguien lograra encontrarla, no estaría en un lugar que estuviera cerca de cualquier ciudad o aldea.

 

Loren había viajado desde la aldea de Ain para la misión, así que sabía cuán lejos estaba el nido de goblins de allí.

 

Loren se sorprendió de que las personas solían vivir en este remoto lugar, pero Lapis parecía tener una idea y comenzó a hablar sobre ello.

 

“Tenían la magia <<Teleport*>>, pero pagar el alto costo de maná de usar ese hechizo solo para el transporte entre la ciudad y las instalaciones no es ideal”.

(NT: Teletransporte).

 

“Bueno, no sabría”.

 

“Sería mejor construir viviendas dentro de las instalaciones y garantizar que las personas puedan vivir cómodamente allí”.

 

“¿Es así como es?”.

 

“Así es exactamente como es. Debería haber casas para los investigadores y personas relacionadas aquí. Deberíamos ir a buscar en sus casas una manera de cerrar las ruinas. Además, mientras estamos en ello, si encontramos algo valioso, lo tomamos para nosotros”.

 

“No anuncies orgullosamente que vas a robar cosas”.

 

Ritz, quien caminaba detrás de él, le dijo a Lapis con un tono de exasperación, pero a Lapis no pareció importarle. Ella apretó su puño y declaró firmemente.

 

“Los dueños han muerto hace cientos de años. No es robar si están muertos”.

 

“Pero aún. Si estas ruinas se pusieran en pausa, ¿no significaría que las personas en el Reino Antiguo lo hicieron? Entonces, ¿no habrían tomado todo valioso?”.

 

Loren pensó que, si él era el que estuviera a cargo, eso es lo que habría hecho. De repente, Lapis pareció decepcionada y bajó sus hombros.

 

“Sí, eso es probablemente cierto. Y en ese caso, también es posible que hayan tomado el manual de las ruinas y que no exista aquí”.

 

“Si eso es cierto, ¿qué vamos a hacer?”:

 

“¿Qué debemos hacer?”.

 

Loren miró hacia atrás con un rostro preocupado, mientras Lapis respondía su pregunta con la misma pregunta.

 

Él vio a Ritz y a los demás, pero ellos no estaban en forma para otra batalla.

 

Ritz y Nim aún podían pelear, pero la lesión de Jack le impedía poder luchar libremente, y Quartz estaba fuera de hechizos.

 

Loren tampoco estaba en su mejor condición.

 

“Hombre, mi espada…”.

 

Junto con la hoja desmoronada de la pelea con el mock-goblin, parecía que también se había dañado la hoja misma, por lo que su espada estaba ligeramente inclinada.

 

El goblin fue realmente bastante duro, pero también fue porque Loren no la había reparada bien de la última batalla que peleó como mercenario, y aunque lamentaba no haberlo llevado a reparar, su arrepentimiento no le hacía nada ahora.

 

“Creo que se romperá después de otros dos o tres de esos mock-goblins”.

 

“Eso es un problema. Pero… adquirir otra arma no va a ser fácil”.

 

“Si se rompe, pensaré en algo entonces. En este momento, necesitamos información”.

 

“Eso es exactamente lo que necesitamos. ¡Hora de irrumpir!”.

 

Después de levantar firmemente su voz, ella abrió la puerta frente a ellos.

 

Jack hizo un rostro de asombro cuando Lapis abrió la puerta de repente sin siquiera buscar por trampas, pero Lapis entró sin preocupaciones en absoluto.

 

Loren supuso que llegarían a la residencia, y las acciones de Lapis se basaban en el cálculo de que nadie pondría una trampa en su propia puerta, pero él todavía pensaba que ella estaba actuando con demasiada confianza. Cuando él entró después de Lapis, la vio ya buscando por cosas.

 

“¿Se encuentra ella bien?”.

 

Ritz, quien entró un momento después, le preguntó a Loren, pero todo lo que él podía hacer era encogerse de hombros.

 

De hecho, era una pregunta que Loren no quería responder, pero él no quería decírselo a Ritz y hacerlo sentir incómodo.

 

“En realidad, estoy bastante familiarizada con este tipo de ruinas. Quédense tranquilos y déjenme todo a mí”.

 

La habitación parecía una habitación privada, con una cama y una estantería, pero ambas se habían podrido durante un largo período de tiempo.

 

Lapis comenzó a darles la vuelta sin reserva alguna y, aunque sus acciones parecían estar familiarizadas con el lugar, también parecía que estaba volteando cosas al azar, por lo que era difícil saber si ella realmente sabía lo que estaba haciendo.

 

“Ella sabe más que nosotros con certeza, así que deberíamos dejar que ella haga lo suyo”.

 

Eso fue todo lo que Loren logró decirle a Ritz cuando Lapis comenzó a parecerse más a un ladrón que a una sacerdotisa, sacando estantes y volteando la estantería.

 

“No hay nada útil en absoluto”.

 

La redada de Lapis se movió de habitación en habitación.

 

Ella no encontró mucho de valor, pero aun así logró encontrar algunos libros y accesorios, así como algunas monedas.

 

Los libros estaban escritos en el idioma del Reino Antiguo, por lo que Loren no tenía idea de qué se trataba, pero Lapis le dijo que todo se trataba de las ruinas, por lo que, si Ritz y su grupo se los llevaban, terminaría su expedición en un éxito.

 

“¿No podemos simplemente tomar estos y regresar a casa?”.

 

El objetivo de Ritz era recopilar información sobre las ruinas, sin revertirla al estado en que estaba antes.

 

Si habían terminado con su trabajo, regresar y dejar que el país o el gremio manejaran esta situación era una opción.

 

Loren sabía que, si él estuviera en sus zapatos, él habría preguntado lo mismo.

 

Más aún si las personas en su grupo estaban heridas y la mitad de ellos no podían pelear.

 

“No me importa, pero… espero que puedan regresar sano y salvos”.

 

Aunque Lapis respondió en un tono ligero, las palabras fueron de una persona que sabía exactamente el estado actual del grupo de Ritz.

 

Estaría bien si tuvieran la suerte de llegar a la salida sin toparse con nada, pero las posibilidades de eso eran delgadas, y si se encontraban con una gran cantidad de goblins o mock-goblins, no había forma de que pudiesen sobrevivir.

 

Ritz tuvo que decidir si tomar ese riesgo, o incluso si eso significaba enfrentar peligros adicionales, quedarse con Loren, quien podría luchar contra los mock-goblins de frente, y Lapis, quien podía usar Artes Divinas.

 

Ambos tenían sus pros y sus contras. Loren sabía que todo dependía de Ritz, y decidió no decir nada.

 

“¿No sería mejor si ustedes vinieran con nosotros? No es como si estas ruinas fueran a perder el control en el lapso de algunos días. ¿No sería mejor si informamos esto y dejamos que los rangos superiores se encarguen de esto…?”.

 

“Cuando dices rangos superiores, ¿te refieres a rangos oro y rangos místico*? ¿Me pregunto cuánto tiempo va a tomar la palabra llegar a ellos?”.

(ETN: En el texto original, está escrito como “ ”, el cual trata de decir algo así como “plata mágica”. Estaba pensando en hacerlo “plata mística”, pero sonaba demasiado largo, así que me quedé con “místico”).

 

Lapis estaba hablando de aventureros que eran un rango o dos más altos que Ritz y su grupo.

 

El sistema de rango comenzaba en cobre, hierro, plata, y por encima de esos estaban los rangos oro y místico. Se decía que los aventureros que estaban por encima del oro habían excedido los límites de los humanos, y su fuerza era incomparable con los rangos inferiores. No había muchos, y el número de rangos oro era de cientos, mientras que el número de rangos místico era de decenas.

 

El rango más alto existente era el rango carmesí*, pero existían menos de diez de ellos.

(ETN: Similar al anterior, este está escrito “ ”, que es algo así como “oro escarlata”. No estaba muy seguro de cómo debería escribirlo, pero como ya hay un rango oro, decidí conservar la parte roja y hacerlo “carmesí”).

 

Lapis daba a entender que no había forma de saber cuánto tiempo y dinero le costaría pedirles a esas personas que se hicieran cargo de esta misión.

 

“No te detendré si decides regresar. Rezo para que puedas salir de forma segura”.

 

Ritz estaba en una pérdida de palabras, parecía bastante desalentado.

 

“Eres bastante despiadada”.

 

Loren le susurró a Lapis, y Lapis respondió, también en un susurro.

 

“No habría nada beneficioso para ambos grupos si los obligamos a quedarse”

 

“Así que ya está decidido que iré contigo”.

 

“Eso es-…”.

 

Lapis, quien hojeaba otro libro, de repente se calló. Ella lentamente dejó de hojear el libro y miró a Loren.

 

“¿No vas, a venir?”.

 

Lapis repentinamente le preguntó, luciendo como un cachorro a punto de ser tirado. Loren, preguntándose qué tan seria estaba siendo ahora, respondió sin pausa.

 

“Demasiado tarde para que regrese ahora. No te dejaré sola”.

 

“Me siento aliviada. Esto es demasiado para mí sola. Gracias”.

 

Loren se frotó la nariz y apartó su mirada de Lapis, quien le sonreía.

 

Él no tenía ninguna experiencia de que alguien le agradeciera cuando era mercenario, y aunque la sincera gratitud y la feliz expresión de Lapis no se sintieron mal, lo hizo sentir un poco avergonzado.

 

“Tengo algunas buenas noticias para ti, Loren”.

 

“¿Qué cosa?”.

 

Aunque ella dijo que era una buena noticia, Loren no podía tomarlo en serio en este punto.

 

Sin mostrarlo en su rostro, él se lamentó de que desde que aceptara la invitación de Sarfe, nada bueno le haya sucedido.

 

Sin darse cuenta de la frustración de Loren, Lapis sacó un libro del estante y lo ondeó orgullosamente delante de los ojos de Loren.

 

Era definitivamente viejo, pero de alguna manera se conservaba muy bien, y aunque el color se desvaneció y las esquinas se desmoronaban, pudo distinguir las palabras en él.

 

“Incluso si me lo pones en la cara, no tengo idea de lo que dice”.

 

“Este es el manual que hemos estado buscando. Tiene las instrucciones para cerrar las ruinas también”.

 

“Puedes leer eso, ¿huh? Impresionante”.

 

“Soy una sacerdotisa del Dios del Conocimiento después de todo”.

 

Loren, pensando que otros sacerdotes del Dios del Conocimiento probablemente no sabrían leer el idioma, miró el libro que tenía frente a él.

 

Lapis abrió la cubierta de cuero negro y señaló una parte de una página para decirle a Loren dónde estaban las instrucciones, pero, por supuesto, él no podía entender una palabra que estaba escrita allí.

 

“¿Todos los sacerdotes del Dios del Conocimiento están extensamente informados?”.

 

“Hay algunos. Como yo”.

 

Loren no se perdió la mirada de Lapis apartándose ligeramente de él.

 

Él supuso que decir que los sacerdotes del Dios del Conocimiento sabían que muchas cosas eran solo una excusa, y que todas las cosas que ella sabía eran cosas que los demonios sabían.

 

“Entonces, ¿qué debemos hacer?”.

 

“Hay una sala de control en algún lado. Necesitamos usar el panel de control para que se apague. Vámonos allí de inmediato… ¿Ha tomado una decisión, Señor Ritz?”.

 

Ritz miró hacia atrás a su grupo, luego a Lapis, y finalmente tomó una decisión.

 

“Iremos con ustedes chicos. Siento que tendremos más posibilidades de sobrevivir si lo hacemos”.

 

“Ya veo. Entonces, apresurémonos a la sala de control. Una vez que lleguemos allí, el trabajo debería darse por hecho”.

 

Lapis cerró el manual y lo metió debajo de su brazo.

 

Cuando Ritz tomó su decisión, lo único que quedaba por hacer era actuar.

 

Para Loren, cuyos pensamientos se volvieron completamente pesimistas en este momento, no pudo evitar pensar que no había forma de que pudieran llegar a la sala de control sin problemas, y endureció su rostro.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: