“Aun así, ¿no crees que hay algo anormal en esta cueva?”.

 

Después de quedarse en silencio sobre la espalda de Loren por un tiempo, Lapis habló de repente.

 

Loren, quien corría con la ayuda de la luz mágica que Lapis había conjurado, la miró con un rostro preguntándole qué intentaba decir, mientras intentaba no meter los pies en agujeros en el suelo.

 

“Loren, has estado corriendo bastante lejos desde que fuimos atacados por goblins, pero todavía no hemos llegado al final del túnel”.

 

Eso fue algo con lo que Loren estaba de acuerdo.

 

A pesar de que tenía a alguien a su espalda, él había corrido sin parar durante mucho tiempo, y cubrió una gran distancia también.

 

Pero el túnel continuaba, sin siquiera cambiar de forma.

 

Pasaron por unas cámaras llenas de objetos que los goblins reunieron, pero pasaron el último hace un rato, y el túnel en el que estaban simplemente siguía.

 

“Pensé que estos goblins vivían en una cueva natural, pero esto es demasiado antinatural. Definitivamente es extraño”.

 

“Estoy de acuerdo. Quién sabe cuánto tiempo esto va a continuar”.

 

Después de llegar al final, Loren planeaba regresar y buscar en los túneles laterales, pero no parecía que el túnel terminaría pronto.

 

Si fuera una cueva natural, el túnel se habría vuelto mucho más estrecho, pero éste continuaba sin cambiar de tamaño.

 

Aunque el piso y las paredes parecían naturales, Loren comenzó a dudar y comenzó a pensar que la cueva era artificial.

 

“¿Quieres regresar?”.

 

Loren comenzó a tener una sensación de urgencia yendo más y más hacia la cueva, pero incluso si iban a regresar, significaba volver al lugar donde se separaron de Sarfe y los demás.

 

Él no quería pensar en lo que estaba sucediendo allí, pero estaba seguro de que los goblins estaban concentrados allí.

 

No había forma de que pudieran escabullirse más allá de ellos, y eso significaría que Loren tendría que atravesar una horda de goblins con Lapis sobre su espalda.

 

“Espero que haya una salida en el otro lado”.

 

“Si la hubiera, significaría que Loren tiene mucha suerte”.

 

Loren tenía problemas para decidir si la suerte estaba de su parte o no.

 

Tuvo suerte de haber logrado sobrevivir a todas las batallas en sus días de mercenario, sin ninguna lesión duradera.

 

Pero el grupo del que él era parte siendo destruido fue muy desafortunado para él, por lo que no podía decidir.

 

“En cualquier caso, no esperes demasiado”.

 

“La mía tampoco es tan buena”.

 

Por alguna razón, Lapis se unió, y Loren se giró hacia ella con una mirada perpleja.

 

“Bueno, mis padres tomaron mis brazos y piernas, así como mis ojos cuando salí de mi país”.

 

“Ah… eso es desafortunado”.

 

Loren se sorprendió de que ella tuviera padres, pero cuando lo pensó, tenía sentido. Por supuesto, los demonios* tenían padres. No había forma de que crecieran de los árboles o algo así.

(NT: Me cansé de poner a cada rato “especie demoníaca” y lo llamaré “demonios” desde ahora).

 

Pero tuvo que aceptar que sus propios padres quitándole sus extremidades y ojos era muy mala suerte, y comenzó a pensar cuál de ellos tuvo la peor suerte.

 

“Me convertí en una aventurera, pero mi grupo era esos tipos de personas”.

 

“Está bien, lo entiendo. Parece que eres mucho más desafortunada que yo”.

 

“Tenían algunos tornillos sueltos cuando se trataba de pensar y prestar atención, así que fue fácil para mí ocultar mi identidad”.

 

“Detente. No tienes que decirlo”.

 

Bajo la ofensiva que trajo Lapis, Loren no tuvo más remedio que admitir que ella era más desafortunada que él.

 

Él pensó que decir cosas como esta sin dudarlo era por qué los demonios continuaban teniendo una mala reputación.

 

“Además de eso, mis padres escondieron mis extremidades y ojos en algún lugar del territorio humano. No puedo ir a casa hasta que los encuentre, así como ganar experiencia en el mundo humano”.

 

“No estoy tratando de competir”.

 

“Pero incluso si las encuentro, ¿cómo las pondré de nuevo en mi cuerpo?”.

 

“Vuelve a casa y pregúntales a tus padres”.

 

Loren no podía entender lo que sucedió entre ella y sus padres, que terminó con la extracción de sus extremidades y sus ojos y escondiéndolos.

 

Tampoco podía entender cómo ella podría describirlo simplemente como “desafortunado”.

 

“Um, ¿Loren?”.

 

Mientras estaba inmerso en tales pensamientos, Lapis, el tema de esos pensamientos, devolvió a Loren a la realidad.

 

Loren estaba cautelosa de que tal vez ella tenía algo aún peor en la manga, pero cuando la miró, vio que ella estaba señalando frente a él y encaró a la dirección que ella señalaba.

 

Después de todo este tiempo con el túnel continuando por siempre, Lapis vio algún tipo de luz delante de ellos.

 

“No es un callejón sin salida, ¿verdad?”.

 

“Si fuera así, no habría luz brillante”.

 

“¿Pero una luz al final? ¿Eso significa que hay más goblins allí?”.

 

“No puedo decirlo con certeza. Sin embargo, no siento ninguno”.

 

Loren no estaba seguro de cuánto podría depender de los sentidos de los demonios.

 

Pero ellos eran conocidos por sus altas fortalezas y capacidades, y Loren decidió que sus sentidos serían bastante precisos. Redujo la velocidad de un trote a pasos ligeros, teniendo cuidado de no hacer ningún ruido.

 

“Deshazte de la luz”.

 

Loren pudo ver un poco, gracias a la luz que provenía de la dirección hacia la que caminaba, y le pidió a Lapis que apagara la luz que conjuró usando magia.

 

Tan pronto como Loren lo pidió, Lapis extinguió la luz. Volvió a oscurecerse, pero pudieron ver su entorno vagamente gracias a la luz que se vertía adentro.

 

“¿No puedes pararte por tu propia cuenta?”.

 

“Lo siento, soy una molestia”.

 

“No te preocupes por ello”.

 

Lapis parecía avergonzada de que aún no se pudiera mover, pero Loren le había preguntado sin esperar demasiado, así que no estaba decepcionado en absoluto.

 

“Me voy a disculpar antes de tiempo. Podría tener que deshacerme de ti si es una emergencia”.

 

“Está bien. Estoy en el camino cuando alcanzas tu arma”.

 

En el túnel angosto, Loren no podía usar su arma en todo su potencial.

 

Pero no tenía nada más con lo que luchar, así que no tenía más remedio que usar su gran espada en una emergencia, y eso significaba que no tenía más remedio que deshacerse de Lapis de su espalda para desenvainarla.

 

Para Lapis, quien no podía mover ninguna de sus extremidades, le dolería un poco, así que Loren decidió disculparse con ella ahora porque podía ver la posibilidad de ello sucediendo.

 

“Sería bueno si no tuviera que sacarla”.

 

Loren continuó caminando lentamente hacia la luz que brillaba a través de la cueva.

 

Aunque tomó un tiempo, lograron alcanzar la luz sin problemas.

 

Era un callejón sin salida, pero había una grieta en la pared, apenas lo suficientemente grande como para caber a un niño, y la luz se vertía desde allí.

 

Después de examinarlo por un momento, Loren descubrió que no estaba conectado al exterior y que no era lo suficientemente grande para que él o Lapis lo atravesaran.

 

“Probablemente podría pasar si me arrastro, pero aún no puedo mover mis brazos y piernas, y no sabemos qué hay al otro lado, así que realmente no quiero ir sola…”.

 

A pesar de que Loren tenía pensamientos inútiles, tal vez el trasero de ella quedaría atrapado, pero él estuvo de acuerdo con muchas cosas que ella dijo y decidió no enviarla sola.

 

“Supongo que tendremos que romper la pared y ampliar la grieta”.

 

Como no había otra manera en la que pudieran pasar, era la única opción que tenían.

 

Loren no tenía ningún tipo de herramienta con él para ampliar la grieta, pero tenía una gran espada en su espalda.

 

Esperaba que, como la grieta era grande, el muro a su alrededor sería algo débil y se derrumbara fácilmente. Puso a Lapis contra una pared en una posición sentada y desenvainó su gran espada.

 

“Va a ser un poco ruidoso. Mantente alerta a cualquier cosa que nos note”.

 

“Puedes contar conmigo”.

 

Después de ver a Lapis asentir, sostuvo su espada al revés y golpeó la pared alrededor de la grieta con la punta.

 

Como su espada no tenía una hoja apropiada, era como golpear la pared con un bloque de metal, y lentamente, pero segura, la pared comenzó a desmoronarse.

 

Incluso el arma más resistente, si no se usa de la manera en que debería ser utilizada, se dañaría mucho.

 

Loren decidió que, si lograba salir vivo, tendría que llevar su espada a un herrero o comprar una nueva. Mientras estaba trabajando, escuchó la voz de Lapis.

 

“Parece que tomará un tiempo”.

 

Las grandes espadas no estaban destinadas a ser utilizadas para cavar agujeros.

 

Y a pesar de que la pared era algo frágil, todavía estaba completamente hecha de roca, y no parecía que él estuviera haciendo mucho progreso.

 

La perspectiva de Lapis era correcta, y Loren siguió golpeando su espada contra la pared, no queriendo perder el tiempo respondiendo.

 

Para su suerte, ningún monstruo se sintió atraído por todo el ruido que él estaba haciendo.

 

Si algún monstruo los notara, Loren tendría que luchar contra él protegiendo a Lapis al mismo tiempo, quien no podía moverse bien, por lo que no sería capaz de luchar apropiadamente.

 

“Supongo que tenemos suerte de que la pared no sea tan dura”.

 

La grieta en sí era frágil por el viento que la erosionó durante muchos años, por lo que Loren fue capaz de agrandar la grieta con la punta de su espada.

 

Continuó por un momento, pensando cuán fácil sería si pudiera balancear toda la espada contra la pared.

 

Finalmente, la grieta se hizo lo suficientemente grande como para que Loren se arrastrara.

 

Loren golpeó la hoja unas cuantas veces para quitar los escombros y se la colocó en su espalda.

 

“Ahora podemos, de alguna manera, pasar”.

 

“Buen trabajo. Perdón por molestarte de nuevo, pero sería de gran ayuda si pudieras jalarme a través de la pared “.

 

Aunque pasó bastante tiempo, las extremidades de Lapis permanecieron inmóviles.

 

La grieta no era lo suficientemente grande como para caber a Loren con Lapis en su espalda, así que la única forma era hacer lo que Lapis acababa de decir, para que Loren entrara primero y jalara a Lapis.

 

“Va a tomar un poco de trabajo”.

 

“Me disculpo”.

 

“Está bien. Es demasiado tarde para echarse atrás de todos modos”.

 

Loren le dijo a Lapis, quien se disculpó, que no se preocupara por eso, y se arrodilló frente a la grieta, y procedió a salir del túnel.

 

 

 

Anterior | Tabla de Contenido | Siguiente

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email