Broke Mercenary – Capítulo 12: Encuentro Para Evaluar la Situación Actual

“Así que, ¿ustedes, chicos, estaban huyendo de los goblins y lograron encontrar su camino aquí? Desafortunado para ti, gran tipo”.

 

El hombre vestido de ladrón se echó a reír a carcajadas mientras Loren terminaba de explicar lo que les había sucedido, con Lapis todavía sobre su espalda.

 

Él parecía mayor que Loren y tenía una barba incipiente. Se pasó los dedos por su corto, marrón y despeinado cabello, y siguió riéndose ruidosamente.

 

“Su grupo fue aniquilado, pero sobrevivieron, ¿sabes? Yo diría que eso es lo más alejado de la mala suerte”.

 

El hombre que regañó al ladrón era un guerrero además del líder del grupo, y se presentó como Ritz.

 

Su equipo era ortodoxo para un guerrero, con una armadura de cuero reforzada con placas de hierro, así como un escudo y una espada larga. Todos parecían viejos, pero estaban bien cuidados y él tenía el aire de un veterano a su alrededor.

 

El ladrón que Ritz regañó resopló y miró hacia otro lado, pero la mujer, vestida como una cazadora con un arco en su mano, le tiró de la oreja e hizo girar su cabeza hacia atrás.

 

“Jack, mala actitud”.

 

“¡Aw, eso duelo, Nim! ¡Deja de tirar! ¡¿Qué vas a hacer si sale?!”.

 

“No necesitas orejas si no vas a escuchar”.

 

La cazadora miró al ladrón llamado Jack.

 

La mujer, con sus ojos azules ahora entreabiertos, tenía un cabello rubio deslumbrante y, entre sus cabellos, sus orejas, largas y puntiagudas como las hojas de cortas dagas.

 

Aunque Loren había oído hablar de ellos antes, era la primera vez que se encontraba con uno en persona, así que sus ojos se enfocaron automáticamente en sus orejas.

 

“¿Es esta la primera vez que has visto a un elfo?”.

 

El viejo vestido como un mago notó lo que él miraba, y le lo preguntó.

 

Él tenía su cabello blanco recogido y anudado, y llevaba un báculo negro recto en mano, vestía una túnica gris y se presentó como Quartz.

 

Todos los cuatro eran aventureros de rango plata.

 

 

En comparación con Loren, quien acaba de convertirse en un aventurero de rango cobre, ellos estaban dos rangos por encima de él, con el rango de hierro separándolos.

 

No estaría mal si él los llamara veteranos.

 

“Ah, lo siento por eso. Es la primera vez que me encuentro con uno en persona. Eso fue descortés de mi parte”.

 

Loren no quiso mirar fijamente, pero los otros pudieron haber encontrado su mirada incómoda, por lo que comenzó a disculparse, pero Quartz lo impidió.

 

“No te culpo. Ella es bastante bella después de todo”.

 

Quartz, si quieres mantener tus ojos, cállate”.

 

La elfa llamada Nim advirtió a Quartz con frialdad, quien todavía estaba riendo.

 

Loren pensó que estaba bromeando, pero cuando usó su mano libre para sacar una daga de su cinturón, dio un paso atrás, con expresión asustada.

 

“No voy a estar aquí mucho más tiempo, pero no quiero perder mis ojos”.

 

“Está bien, te perdonaré con uno de ellos”.

 

“Hey, deja de bromear delante de ellos. Les haces sentir incómodos”.

 

Ritz silenció a Quartz, quien estaba actuando asustado, y a Nim, quien parecía bastante seria, y se giró hacia Loren.

 

“Los llevaría a la entrada si pudiera, pero estamos en medio de una misión aquí. No tenemos el tiempo. Estamos compitiendo con otro grupo en este momento”.

 

“Expedición de las ruinas cerca de la Aldea de Ain. ¿Escucharon de ello?”.

 

Al escuchar la plana y tonificada voz de Nim, Loren recordó una conversación que tuvo con Sarfe y los demás.

 

Recordó que Naron había hablado acerca de tomar una mejor misión cerca de Ain, y supuso que ellos estaban en las ruinas recién descubiertas.

 

“No sabemos cuán peligrosas son estas ruinas, pero las ruinas inexploradas usualmente hacen un buen dinero, así que aceptamos la misión, pero obtuvimos algo de competencia”.

 

Jack escupió, molesto.

 

Quartz continuó donde él lo dejó.

 

“Actualmente estamos compitiendo con el otro grupo. Las recompensas de la misión serán diferentes según el tipo de información que devolvamos, por lo que tenemos prisa”.

 

Lo que intentaban decir era que no podían ayudar.

 

Pero Loren entendió y estuvo de acuerdo con lo que dijeron.

 

Dentro de los mercenarios, las personas con un esfuerzo creíble, que ayudaban a otros gratis, no existían.

 

Loren pensó que sería lo mismo para los aventureros.

 

Si iban a pagar un precio, dependiendo de la altura de la pila de monedas, podrían ayudar, pero Loren no tenía ese tipo de dinero.

 

“Lo sé. No tengo intención de meterme en el camino. Si pueden apuntar hacia la salida, lo tomaremos desde allí”.

 

Como tenía a Lapis sobre su espalda, no estaría de más tener que le condujeran a la salida.

 

Pero no podía pedirles ayuda sin importar qué, porque ellos tenían su propio trabajo para completar.

 

No era como si él no tuviera la oportunidad de salir.

 

Si Ritz pudiera decirle la dirección de la salida, él tendría una idea general de hacia dónde dirigirse, y si seguía los caminos por los que Ritz y su grupo llegaron, sería bastante seguro porque ellos tendrían que haber despejado trampas y monstruos en el camino aquí.

 

“Acerca de eso…”.

 

Ritz respondió vacilante a las palabras de Loren.

 

Loren pensó sombríamente que él tal vez estaba tratando de hacerles pagar por la información, pero recordó que no muchas cosas eran gratis en este mundo. Si se trataba de eso, él estaba listo para pedirle a Lapis algo de dinero.

 

Sin embargo, las palabras de Ritz fueron algo más de lo que Loren esperaba escuchar.

 

“En realidad, tampoco lo sabemos”.

 

“Desafortunado”.

 

Loren inconscientemente respondió de esa manera.

 

En su mente, no estaba seguro de cómo Ritz y su grupo llegaron hasta aquí, pero no sabían el camino de regreso.

 

Si eran de rango cobre, él podría adivinar que no mapearon las ruinas cuando llegaron o simplemente se olvidaron por completo, pero ellos eran aventureros de rango plata.

 

Incluso Loren, quien aún no estaba demasiado familiarizado con los aventureros, estaba confundido acerca de cómo habían venido a explorar nuevas ruinas, pero no sabían la salida.

 

“No, no es lo que piensas. No es que no hayamos mapeado cuando vinimos o simplemente lo hayamos olvidado”.

 

Lo que Loren estaba pensando debe haber sido escrito en su mirada. Ritz nerviosamente comenzó a explicar.

 

Loren se sentía incómodo por el hecho de que miraba a Ritz con esos ojos, pero resulta que Ritz no lo estaba mirando directamente, sino más bien hacia su hombro.

 

“¿Lapis?”.

 

“Lo siento. Debe haber sido en mis ojos”.

 

“No sé si no puedes moverte porque tienes miedo, pero definitivamente ese no era el tipo de mirada de una persona siendo llevada por alguien más”.

 

Lapis sintió la ironía en sus palabras, y se retiró a la espalda de Loren.

 

Mientras se preguntaban qué pasaría si supieran realmente qué era Lapis, Loren cuestionó a Ritz.

 

“Entonces, ¿cuál es la razón por la que ustedes no conocen el camino de regreso?”.

 

“Nos caímos. Fue una trampa. Jack aquí falló descubrir una trampa”.

 

Ritz miró a Jack, quien estaba tratando esconderse detrás de Quartz, pero Nim lo derribó.

 

Loren sintió pena por Jack, ya que Nim comenzó a pisotearlo, pero le pidió a Ritz que continuara.

 

“Tuvimos suerte de que no hubiera veneno o picos en la parte inferior, pero nos caímos por todo el piso. Era demasiado alto para volver a subir, así que estábamos buscando una salida…”.

 

Loren miró hacia el techo.

 

Era lo suficientemente alto como para mover su gran espada sin ningún problema. Definitivamente era demasiado alto para que cualquiera de ellos lo alcanzara.

 

“Si alguien todavía estuviera allí, podríamos habernos separado mutuamente, pero todos caímos juntos”.

 

“Jack, no olvidaré que aterrizaste encima de mí”.

 

“No es muy diferente a caer al suelo de todos modos”.

 

Al oír las palabras de Jack, Nim se dio cuenta de que las miradas de todos se centraban en cierta parte de su cuerpo y preparó su arco con una mirada temible.

 

“Si tienes algunas últimas palabras, te escucharé”.

 

Al mirar esa parte, Loren pudo ver lo que Jack intentaba decir, pero se forzó a sí mismo con todas sus fuerzas para no mostrarlo en su rostro, porque aún no quería morir.

 

Lapis no parecía poder hacer lo mismo, ya que él la sintió presionar silenciosamente su rostro sobre su espalda.

 

Ella no debió haber sido capaz de contener su risa, ya que Loren sintió que se sacudía ligeramente sobre su espalda.

 

Por otra parte, Lapis era lo suficientemente grande para ser auto-asertiva, e incluso si los comparaba modestamente, Nim no tenía ninguna posibilidad.

 

“En cualquier caso, Jack muere”.

 

“¡No he dicho nada malo!”.

 

“Bueno, ahí lo tienes”.

 

Ritz se giró hacia Loren, tratando de alejarse de Nim, quien comenzó a perseguir a Jack con su arco listo para disparar, y dijo con voz agotada.

 

“Por mucho que me gustaría decirte, no podrías llegar a la salida, incluso si yo lo hiciera”.

 

“Bueno, no se puede evitar”.

 

Incluso aventureros de plata eran propensos a quedar atrapados en las trampas a veces.

 

En lugar de eso, Loren estaba más sorprendido de que ninguno de ellos, ni siquiera Nim, de quien Jack se había caído encima, no pareciera tener lesiones después de tal caída.

 

“Algunos de nosotros fuimos heridos bastante mal, ¿sabes? Pero nos arreglamos con las pociones que trajimos. Y ahí es donde me gustaría hablar con ustedes acerca de algo”.

 

“Si te refieres a las artes divinas, puedo usar <<Curar>> una vez más”.

 

Antes de que Ritz pudiera siquiera comenzar a explicar los detalles, Lapis levantó su cabeza de la espalda de Loren y cortó la conversación.

 

Loren no sabía de qué ella estaba hablando y Ritz se sorprendió de que Lapis viera a través de él, pero rápidamente se tranquilizó.

 

“Una vez, ¿huh…?”.

 

“Puedo garantizar que funciona mejor que las pociones. Si me puedes dar algo de tiempo, probablemente pueda usarlo una vez más”.

 

Loren miró a Lapis, confundido. Lapis se dio cuenta de lo que él estaba tratando de decir y le susurró algo al oído.

 

“Quieren que vaya con ellos para compensar su falta de pociones, probablemente”.

 

Las pociones que llevaban los aventureros curaban heridas cuando se usaban, pero no eran tan eficaces y los efectos tampoco eran instantáneos.

 

Comparado con eso, <<Curar>> tenía efectos instantáneos y tenía capacidades de curación superiores a las pociones.

 

“¿Eso no significa que simplemente se desharán de mí y luego te llevarán?”.

 

“No me puedo mover, así que probablemente necesiten que alguien me cargue, ¿verdad?”.

 

Si iban a usar Lapis como caja de medicinas, ellos no necesitaban Loren.

 

Aunque Loren comenzó a sentir peligro, Lapis ya había pensado en esto.

 

“Si usan a una persona de su grupo para llevarme, disminuiría sus números en una pelea. Si Loren me llevara y también se protegiera a sí mismo hasta cierto punto, todos podrían luchar. Incluso si nos dejaran atrás, tampoco dejaría un mal sabor”.

 

“¿Luzco inhumano para ustedes, chicos?”.

 

A pesar de que Loren y Lapis habían hecho todo lo posible para mantener la voz baja, toda su conversación fue escuchada por Ritz, quien les preguntó con un rostro decepcionado.

 

Loren y Lapis se miraron y respondieron al mismo tiempo.

 

“¿Bastante?”.

 

“No puedo negar que me veo bastante duro, pero aun así…”.

 

“No te preocupes. Si alguien dice tomar a la chica y matar al tipo, lo matamos en el acto”.

 

El resto del grupo soltó una risa nerviosa mientras Nim continuaba diciendo cosas peligrosas.

 

Parecía que esto era lo habitual para este grupo, y Ritz le dio a Loren, quien se reía nerviosamente, su sugerencia.

 

“Lo siento, pero nuestras condiciones son que la joven señorita use sus artes divinas en nuestras órdenes. Si pueden aceptar esto, les dejaré que se queden con nosotros hasta que encontremos una salida a estas ruinas. ¿Qué te parece?”.

 

“Aceptamos. Por favor, cuida bien de nosotros”.

 

Antes de que Loren pudiera decir algo, Lapis aceptó la sugerencia de Ritz.

 

Ritz miró a Loren y le preguntó si estaba de acuerdo con su decisión. Pero Loren pensó que era justo para Lapis elegir, ya que ella era el tema de las condiciones, y no iba a decir lo contrario.

 

“Bueno, entonces, las negociaciones están completas. Supongo que nos cuidaremos hasta que salgamos”.

 

Ritz luego extendió su mano izquierda.

 

Loren miró la mano de Ritz y con una sonrisa en su rostro, tratando de parecer agradable, la agarró con su mano izquierda y la sacudió.

 

 

 

Anterior | Tabla de Contenido | Siguiente

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: