Broke Mercenary – Capítulo 13: Acompañamiento a Explorar

Ahora su número total era seis.

 

Si contaran a personas que podrían caminar sobre sus pies, serían cinco, pero, en cualquier caso, el grupo comenzó a moverse, liderado por Ritz y Jack.

 

El mago, Quartz, estaba en el medio, y Nim, la cazadora, al igual que Loren, quien aún llevaba Lapis, estaba en la retaguardia. Pero dado que Loren tenía sus manos ocupadas, le preocupaba que la retaguardia fuera débil.

 

“Está bien, confía en mí”.

 

Nim, quien caminaba junto a Loren, le dio unas palmaditas en el hombro a Loren para ayudarlo a relajarse.

 

El hombro que tocó ligeramente estaba cubierto de medicina y envuelto en vendas.

 

Loren había dejado su hombro, quemado por la magia del mago goblin, desatendido porque estaba demasiado concentrado en alejarse de los goblins.

 

Ritz vio la lesión, y aunque no tenían alguna poción, ayudaron a desinfectar la herida, le pusieron medicina para quemaduras y le envolvieron con vendajes alrededor de su hombro.

 

Aunque ahora estaba mucho mejor, todavía le dolía cuando lo tocaban.

 

Mientras endurecía su rostro, tratando de no dejar que el dolor se notara, Lapis, quien estaba en la espalda de Loren, le susurró algo al oído.

 

“Si se vuelve insoportable, por favor, dímelo”.

 

Se suponía que Lapis podía usar artes divinas dos veces al día.

 

Pero ella le dijo a Ritz que le quedaba un solo uso.

 

Maná usado para castear magia y el poder de usar artes divinas era totalmente diferente, por lo que las artes divinas no tenían nada que ver con Lapis tratando de recuperar el control de sus extremidades.

 

Ella no le dijo a Ritz sobre el uso adicional y decidió guardarlo.

 

Loren supuso que significaba que ella quería usar el último para sus heridas porque él la había llevado con él.

 

“Estoy bien. Lo trataron de todos modos”.

 

Para ser honesto, Loren no se sentía cómodo mintiendo cuando hacía tratos con otros.

 

Aunque dependía del oponente, Loren creía que, cuando se trataba de hacer tratos, ambos lados deberían ser honestos y directos entre sí.

 

Pero Loren decidió que la elección de Lapis tampoco era la peor, porque no estaba seguro de si podía confiar completamente en Ritz y su grupo.

 

“Pero incluso así, esta es una ruina extraña”.

 

Jack, quien estaba caminando al frente, murmuró mientras miraba a su alrededor.

 

Loren, quien quería más información, no pensaba perderse un pensamiento de un aventurero veterano, así que aguzó sus oídos a lo que Jack estaba diciendo.

 

“Ya que dijeron que no había sido explorado, esperarías que los enemigos fueran cosas que no están vivos, como gólems o no-muertos, ¿verdad?”.

 

Jack se giró ligeramente y miró a Loren.

 

Loren tenía la vaga sensación de que Jack quería que respondiera, pero no tenía mucha experiencia a darle su opinión a Jack.

 

Su primera misión fue exterminar goblins, y nunca antes había pisado una ruina.

 

Loren se preguntaba cómo debería responder, pero Jack, quien aparentemente no esperaba una respuesta, continuó.

 

“Pero nada de eso está saliendo en estas ruinas”.

 

“¿Estás diciendo que no hay enemigos? ¿No es eso algo bueno?”.

 

Loren no estaba seguro de cuánto tiempo estas ruinas habían permanecido sin descubrir, pero si era del tiempo del Reino Antiguo, seguramente serían algunos cientos de años.

 

No era una cantidad de tiempo que una persona podía sobrevivir, y sin ningún contacto externo, como Jack acababa de decir, tendría sentido que solo gólems o no-muertos pudieran existir aquí.

 

Como esos no salían, Loren pensó que no habría enemigos, pero aparentemente la realidad difería, ya que Jack frunció el ceño cuando giró la cabeza hacia ellos.

 

“Sobre eso. No estoy seguro de por qué, pero los únicos enemigos que encontramos hasta ahora son goblins”.

 

“Goblins en las ruinas del Reino Antiguo? ¿Entraron desde fuera?”.

 

Los goblins eran criaturas complicadas.

 

Se arrastrarían a cualquier lugar si eso significaba evitar el viento y la lluvia, y comenzarían a reproducirse allí, y en poco tiempo aumentarían rápidamente. Podrían vivir en casi cualquier lugar, y en el peor de los casos, incluso vivirían en sistemas de alcantarillado en las grandes ciudades.

 

Por supuesto, incluso si se tratara de ruinas del Reino Antiguo, no sería sorprendente si comenzaran a multiplicarse en ella, y Loren pensó que tal vez ese era el caso, pero Jack negó con la cabeza, todavía mirando hacia adelante.

 

“Bueno. Aparentemente, la entrada a estas ruinas fue sellada cuando fue encontrada. Significa que nadie podría haber entrado desde la entrada. El tipo que lo encontró contrató a algunos magos y abrió la entrada”.

 

“Pero aún existe la posibilidad de que haya más grietas como la que hemos venido…”.

 

“Así es. Desde que nos topamos con ustedes, la posibilidad de que haya agujeros en todas estas ruinas y los goblins vinieron de esos agujeros”.

 

“Pero todavía hay cosas que no pueden explicarse solo con eso”.

 

Quartz, quien estaba escuchando la conversación de Jack y Loren, se unió.

 

“Si los goblins vinieran de afuera y se multiplicaran aquí, significaría que no hay guardianes en estas ruinas”.

 

“¿Tal vez murieron durante un largo período de tiempo?”.

 

“Entonces habría algún tipo de restos de ellos. Si todos fueran fantasmas o no-muertos, sería una historia diferente, pero eso mismo haría que estas ruinas fueran bastante particulares”.

 

Los monstruos no-muertos no son buenos guardianes en general.

 

Quartz explicó que, dado que los no-muertos eran originalmente humanos, era difícil darles órdenes. Lo que generalmente se hacía era tener un gran número de ellos que solo podían seguir órdenes simples, o el propio maestro de las ruinas era un no-muerto y tenía su propio ejército.

 

Quartz pensó que era difícil creer que desaparecerían sin dejar rastro, y sería extraño que no encontraran ningún rastro de ellos si existieron en algún punto.

 

“Personalmente, preferiría la teoría de los goblins viniendo desde afuera”.

 

Ritz habló.

 

Él tenía una razón para esperar que los goblins vinieran desde afuera.

 

Los goblins que Ritz y los demás habían encontrado antes de que cayeran al pozo, lo que significaba que estaban sobre el piso en el que estaban ahora.

 

Si la grieta que Loren había atravesado era de dónde venían los goblins también, significaba que ellos encontraron una manera de subir a los niveles superiores, y si podían trepar, también encontrarían una manera de salir de allí.

 

“Por supuesto, es posible que haya grietas en todas partes y los goblins vinieran a través de todos ellas”.

 

“Eso es algo en lo que no quiero pensar”.

 

Si eso fuera cierto, significaba que habría manadas de goblins por todas partes.

 

Para rangos plata como Ritz, puede que no parezca mucho, pero para Loren, quien acaba de ser testigo de un grupo completo siendo destruido por ellos, no era algo que le gustaría volver a encontrar.

 

“Oh, más goblins desde el frente”.

 

En un corredor recto sin nada entre ellos y los goblins, Ritz dejó escapar una advertencia.

 

Tan pronto como Loren lo escuchó, trató de dejar que Lapis abajo, pero Nim lo detuvo.

 

“No es nada. Loren, solo mira detrás de nosotros”.

 

“Muy bien”.

 

Él podía verificar si había enemigos viniendo desde atrás sin usar sus brazos.

 

Mientras Loren miraba hacia atrás para ver si había enemigos, Nim rápidamente apuntó una flecha en su arco y, sin tomarse el tiempo para apuntar, disparó la flecha con facilidad.

 

La flecha voló sobre las cabezas de su línea del frente, y se alojó en el ojo del goblin al frente, matándolo instantáneamente.

 

“No hay muchos. Siete de ellos”.

 

“No deberías necesitar un apoyo con magia, ¿verdad?”.

 

“Nah. Se terminaría en un instante”.

 

Después de asentir a Quartz, Ritz preparó su espada y su escudo y se apresuró hacia los goblins.

 

Machacó a uno con su escudo, y con un movimiento de su espada, la cabeza de otro giró en el aire.

 

Ritz entonces fue rápidamente hacia el goblin que había derribado y cortó su cabeza.

 

Mientras tanto, otra flecha de Nim golpeó a otro goblin, y antes de que los goblins pudieran siquiera reaccionar, los siete de ellos estaban muertos.

 

“Eso fue bastante pulido”.

 

“No es nada de lo que estar orgulloso. Somos de rango plata, ¿recuerdas?”.

 

Loren, ligeramente impresionado por la rápida pelea, llamó a Ritz, pero Ritz respondió rotundamente.

 

Mientras Loren creía que viendo cómo Sarfe hacía las cosas, le hacía a él ver batallas simples mucho mejor de lo que realmente eran, continuó Ritz.

 

“Si cuatro rangos plata tuvieran problemas con siete goblins, no podríamos continuar por mucho tiempo”.

 

Ahora que lo mencionaba, Ritz y los otros eran de hecho aventureros de alto rango.

 

Loren se disculpó honestamente, pensando que los podría haber ofendido.

 

“Lo siento por eso”.

 

“Está todo bien. Debería ser una buena oportunidad de aprendizaje para rangos cobre como tú”.

 

Al mismo tiempo, Ritz estaba rodeando a los cadáveres de los goblins, que fueron decapitados o con flechas que sobresalían de ellos, y comenzó a cortarles una oreja a cada uno de ellos.

 

Mientras Loren lo miraba, preguntándose qué estaba haciendo, Ritz terminó de cortar siete orejas y ponerlas en un pequeño saco, y luego se lo dio a Loren.

 

Por un segundo, Loren pensó que era basura, pero decidió que significaba algo, y miró a Ritz, quien desvió su mirada y habló rápidamente.

 

“Tu misión era exterminar a los goblins, ¿verdad? Es posible que no hayas podido deshacerte del nido, pero incluso así, serás recompensado por matar a algunos. Para nosotros, solo será un puñado de monedas, pero ustedes necesitan el dinero, ¿verdad?

 

Loren se aseguró de tomar nota de que la oreja era la prueba de la caza de goblins.

 

“¿Estás seguro?”.

 

Loren no sabía cuánto valía un goblin, pero darles la prueba de caza significaba lo mismo que darles dinero.

 

“Si no lo quieres, simplemente tíralo donde sea. Un goblin solo vale cinco monedas de cobre, así que no hay necesidad de que lo tomemos tampoco”.

 

“Deberías tomarlo”.

 

Nim agregó.

 

“Inusual para Ritz dejar ir el dinero. Podemos contarles a otros aventureros sobre esto”.

 

“Hey, solo trato de cuidar a mis juniors*”.

(ETN: Kouhai).

 

“Estoy sorprendida. Va a llover lanzas mañana”.

 

Nim, quien había mantenido el rostro seria hasta ahora, parecía muy sorprendida, y Ritz, quien aparentemente hizo algo muy diferente a él, arrojó el saco a Loren y comenzó a discutir con Nim.

 

“Vamos a mantenerlo. Nos lo están dando de todos modos”.

 

Lapis le recomendó a Loren que atrapara el saco sin pensarlo y se lo colgó de su cintura.

 

 

 

Anterior | Tabla de Contenido | Siguiente

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: