Broke Mercenary – Capítulo 27: Regresando a Ser Detenidos

Aunque no sabían quién o qué era, no había ninguna razón para que se quedaran en el bosque atendiendo a la niña.

 

Loren pensó que alguien que conocía a la chica podría estar en el área, entonces la dejó con Lapis y miró alrededor, pero no pudo encontrar un rastro de alguien. No podían dejarla sola en el bosque, así que decidieron llevarla de vuelta a la ciudad.

 

“Realmente no quiero hacer esto”.

 

“¿Entonces deberíamos dejarla?”.

 

“Eso es incluso peor”.

 

Aunque la chica tenía alrededor de diez años, era demasiado grande para que Lapis la llevara, así que Loren la dejó llevar su saco de hierbas y decidió llevar a la chica a su espalda.

 

Él estaba sorprendido de lo liviana que era la chica inconsciente cuando la levantó.

 

“Ella es ligera, ¿verdad? No es como si ella fuera delgada. Ella es realmente muy saludable. Ella es probablemente de una familia adinerada”.

 

Lapis se acercó a Loren y tocó el pie de la chica.

 

Aunque la encontraron en el bosque, ella estaba descalza.

 

“Ella no tiene mucho músculo, y la carne en sus manos y pies no es dura. O no caminaba mucho o se cuidaba muy bien”.

 

“En lugar de eso, debe estar loca por estar descalza dentro de un bosque”.

 

“Es cierto. Usualmente tus pies se cortarían realmente mal”.

 

Incluso si tuvieras cuidado, si caminabas descalzo, tendría cortes y rasguños.

 

Pero los pies de la chica eran suaves y limpios, sin cortes en absoluto.

 

Loren sentía curiosidad por sus pies, pero lo que realmente tenía en mente era el vestido blanco que llevaba puesto.

 

El vestido era de color blanco puro, sin manchas en absoluto.

 

Si no tuviera ningún sentido si ella hubiera deambulado por el bosque.

 

“Bueno, supongo que podemos preguntarle cuándo se despierte”.

 

“Estoy algo preocupado de que la gente piense que la secuestramos”.

 

“Bueno, dos personas de aspecto áspero están llevando a una niña indefensa, así que”.

 

“¿Puedes no naturalmente incluirme así?”.

 

Ellos siguieron hablando durante todo el camino de regreso, y cuando llegaron a la ciudad, Lapis sugirió que llevaran a la chica al gremio de aventureros.

 

Parecían que serían detenidos en la puerta, pero los soldados en Kauffa no detenían mucho a la gente.

 

“Aparentemente, son bastante flojos al respecto, a menos que obviamente parezcas un criminal”.

 

“Bueno, incluso si nos confundieran con secuestradores, realmente no tenemos manera de hablar de ello”.

 

“No creo que haya gente que intente secuestrar a un sacerdote en su grupo”.

 

“Los sacerdotes son asombrosos, ¿huh?”.

 

“No hay nada mejor que los sacerdotes en lo que respecta a la fiabilidad social”.

 

Aunque Lapis infló su pecho y alardeó, no era como si los sacerdotes hicieran cosas increíbles, sino que su confianza provenía del hecho de que servían a los Dioses.

 

Cuando llegaron al gremio, todas las miradas estaban puestas en Loren, que tenía dos chicas con él. Pero Loren dejó de sentir las miradas lo suficientemente rápido y ladeó su cabeza.

 

Mientras pensaba que no sería raro si aparecían aventureros como los de la mañana, Lapis llegó a la recepción y explicó su situación, y regresó con la recepcionista.

 

“¿Es correcto que hayan encontrado y rescatado a alguien en el bosque?”.

 

“Sí, es cierto. Aquí está ella”.

 

Loren se dio la vuelta y le mostró a la chica.

 

Ella se mantuvo y miró a la chica por un momento, y parecía haber encontrado algo. Ella llamó a los otros empleados en la recepción y corrió hacia ellos con una camilla.

 

“La llevaremos de aquí. ¿Está eso bien?”.

 

“Sí. No puedo mantenerla aquí en mi espalda para siempre”.

 

Loren bajó gentilmente a la chica de su espalda y la acostó en la camilla.

 

Cuando los empleados se levantaron y recogieron la camilla, Loren vio sus sorprendidos rostros.

 

Mientras pensaba que estaban sorprendidos de lo liviana que era la chica, la recepcionista lo llamó y le pidió que la siguiera pasando el escritorio de recepcionista.

 

“Solo digo que no la secuestré”.

 

“Estoy segura de que un secuestrador no entregaría a la persona que secuestró al gremio de aventureros. No es nada de eso, pero me gustaría hablar contigo sobre algo”.

 

“Está bien si somos nosotros dos, ¿verdad?”.

 

“Sí, con la sacerdotisa, por favor”.

 

Loren sintió que no los iban a interrogar y miró hacia Lapis en busca de su opinión.

 

Ella notó la mirada de Loren y asintió, por lo que Loren decidió que no había ningún problema y siguió a la recepcionista a una habitación.

 

“Déjame ir directo al grano. Me gustaría poner una restricción a sus acciones”.

 

La recepcionista les dijo eso tan pronto como entraron a la habitación y se sentaron.

 

Fue tan repentino que Loren no pudo entender de qué estaba hablando, así que, en cambio, Lapis comenzó a hablarle.

 

“¿Qué quieres decir? ¿Hay algún tipo de problema con nosotros?”.

 

“No, no es nada de eso. El gremio investigará a la chica, y hasta que hayamos terminado, no queremos que se muevan demasiado”.

 

“¿Quieres decir que hay algo con la chica?”.

 

“Actualmente, no hay nada que podamos decirles sobre eso”.

 

Mientras miraba hablar a Lapis y a la empleada, Loren no pudo evitar pensar que estaban siendo irrazonables. Pero una organización que maneja una autoridad como el gremio a menudo hacía cosas irrazonables, por lo que él no estaba enojado.

 

Pensando que no era nada en comparación con lo que hacían los líderes de los grupos mercenarios, Loren le preguntó a la empleada algo importante que apareció en su mente.

 

“¿Cuánto tiempo va a durar, y cuánto vamos a estar restringidos?”.

 

“No estoy segura sobre el período exacto, pero creo que van a ser algunos días. Para la restricción, no queremos que dejen la ciudad, y si es posible, quédense en la posada que le indiquemos”.

 

“Eso suena bastante serio”.

 

Las restricciones eran flojas, pero era más o menos lo mismo que ser contenido y arrestado.

 

No era algo con lo que él pudiera estar de acuerdo.

 

No importaba cuánta autoridad tuviese el gremio, Loren no iba a hacer algo que no quisiera y mostró su irritación. La empleada se tensó cuando sintió presión proveniente de él, pero no iba a retroceder. Apretó sus dientes y continuó lentamente, tratando de no dejar que su voz temblara.

 

“Prepararemos habitaciones en la posada <Gakosaitei>*, en la calle principal”.

(ETN: Voy a ser honesto aquí. No tenía ganas de cambiar eso o algo).

 

“No sé de qué estás hablando”.

 

Loren no estaba familiarizado con esta ciudad.

 

De hecho, él no estaba familiarizado con ninguna ciudad debido a moverse mucho cuando era un mercenario, pero aún no sabía nada sobre la ciudad en la que se estaba quedando.

 

Él no tuvo la oportunidad de recabar información sobre la ciudad, por lo tanto, aunque la empleada le dio el nombre de la posada, no tenía idea de qué tipo de lugar era.

 

“Es una de las mejores posadas de la ciudad. Es realmente elegante y costosa también”.

 

“Por supuesto, pagaremos por las habitaciones y la comida. Y si quieren ir y entretenerse, simplemente colóquenlo en la cuenta del gremio, y también pagaremos por eso”.

 

“Eso es realmente amable de tu parte”.

 

“¿Los aventureros son fácilmente persuadidos por este tipo de cosas?”.

 

El gremio iba a pagar por todo.

 

Lapis actuó muy sorprendida, y Loren resopló.

 

“¿Qué quieres decir?”.

 

“Suena demasiado bueno para ser verdad. Entre los mercenarios, es de sentido común no aceptar trabajos que paguen muy bien”.

 

Si decían que pagarían por las habitaciones en una posada normal, Loren estaba pensando en escuchar un poco más, pero decir que les dejarían quedarse en una buena posada y pagar su comida y entretenimiento también, era demasiado sospechoso.

 

“¿No sería más humano actuar como si no lo hubieras notado?”.

 

“Eres la última persona que quiero escuchar hablando sobre cómo ser humano…”.

 

“Me gustaría protestar firmemente acerca de cómo me estás tratando”.

 

Loren levantó su mano y detuvo a Lapis, quien estaba a punto de discutir con una hosca expresión, y le hizo otra pregunta a la empleada, teniendo cuidado de no levantar su voz.

 

“De todos modos, sobre la chica que trajimos aquí. ¿Qué hay de ella?”.

 

“Eso es lo que vamos a investigar”.

 

La empleada no le dio una respuesta exacta y, a partir de eso, Loren entendió que no había cambiado la conversación de la manera correcta.

 

Loren estaba pensando que ser leal a su trabajo era en verdad una virtud, pero no le gustaba el hecho de que le estaban ocultando cosas. Lapis comenzó a hablar esta vez en vez de él.

 

“Te das cuenta de que no estamos satisfechos con esa respuesta, ¿verdad?”.

 

“Eso es…”.

 

“Solo dinos esto entonces. ¿Qué posibilidades crees que hay de que esto funcione en contra de nosotros?”.

 

Lapis miró directamente a la empleada, y silenciosamente apartó su vista de ella, con ojos vagando.

 

Lapis no parecía que iba a continuar y silenciosamente esperó a que la empleada respondiera.

 

Después de pensar durante mucho tiempo, la empleada suspiró, sabiendo que Loren y Lapis no aceptarían la sugerencia del gremio a este ritmo. Ella los miró y abrió su boca.

 

“Creo que hay muy pocas posibilidades de eso. Algunas personas en el gremio ya han visto a la chica antes, pero la única forma en que podemos asegurarnos de quién es en realidad es cuando se despierta o después de unos días de investigación”.

 

“Loren, esto significa que la chica es de una ciudad lejana, y de alto estatus también”.

 

La empleada ni siquiera se molestó en decir si Lapis estaba en lo cierto o no.

 

En cambio, les sonrió, pero parecía forzada y poco natural, por lo que Loren adivinó que Lapis tenía razón.

 

“Ya veo. Entonces, hasta que descubran quién es realmente y se aseguren de que no estamos relacionados con ella, nos quieren donde puedan vernos”.

 

“No puedo confirmarlo”.

 

“Loren, creo que está bien aceptar su oferta. Una vez que descubran que no tenemos nada que ver con que la chica estuviera en el bosque, somos libres de irnos. Durante los próximos días podemos vivir y divertirnos con el dinero del gremio”.

 

La empleada estaba perdida de palabras a la manera tranquila de Lapis, su sonrisa se crispó.

 

Mientras esperaba que ella no estuviera demasiado estresada, Loren le dijo que había aceptado la oferta del gremio.

 

“Entonces, vas a preparar las habitaciones y el dinero, ¿verdad?”.

 

“Lo arreglaré inmediatamente. Una habitación para… dos está bien, ¿verdad?”.

 

Por alguna razón, ella parecía que quería dar un golpe en cierto modo.

 

“No me importa”.

 

“Hey, señorita sacerdotisa, mira lo que estás diciendo. Recibiremos dos habitaciones separadas, por supuesto. Si no puedes aceptar eso, nada de esto sucedió, ¿entendido?”.

 

Las palabras de Loren sonaron claramente mientras miraba a ambas con una seria expresión.

 

Aunque por diferentes razones, tanto Lapis como la empleada suspiraron.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: