“Ante todo, la chica que trajiste es Shayna Lonbaltear, de la ciudad-estado de Hanza”.

 

Loren no sabía nada de lo que Jack acababa de decir.

 

Cuando miró a Lapis para obtener más información, ella inmediatamente le proporcionó la información que necesitaba.

 

“La ciudad-estado de Hanza es un pequeño estado centrado alrededor de la ciudad de Hanza, que es un viaje de tres días en carruaje al Sur de Kauffa. Nunca he oído hablar del nombre de Shayna, pero la casa de Lonbaltear es la cabeza del estado”

 

“Realmente sabes lo tuyo, ¿huh?”.

 

“Jejeje… Puedes alabarme más, ¿sabes?”.

 

Loren ignoró a Lapis, quien estaba hinchando orgullosamente su pecho, y le pidió a Jack que continuara. Jack decidió ignorar a Lapis también y continuó, mirando directamente a Loren.

 

“Shayna es la única hija de la cabeza del estado. Su estatus no es demasiado alto, pero eso no significa que podamos tratarla groseramente tampoco”.

 

Loren estuvo de acuerdo en que, aunque el estado era pequeño, la hija de la persona que estaba en la cima no era alguien a quien pudieran tratar rudamente.

 

Pero ayudar a una pequeña ciudad-estado no parecía ser algo de lo que se beneficiaría el gremio.

 

No pudo evitar sentir que todo le parecía extraño, y le preguntó algo que tenía en mente.

 

“No puedo entender por qué nos impusieron restricciones, cuando lo único que hicimos fue traerla aquí”.

 

“Eso es fácil. No querían que le dijeras a la gente. Piénsalo. Una señorita de una familia de alto estatus fue dejada sola en el bosque. Las personas chismosearían y difundirán rumores por todos lados”.

 

Loren no estaba seguro de cómo funcionaba eso, pero decidió estar de acuerdo con lo que dijo Jack.

 

Los nobles y realeza a menudo hacían cosas que no parecían tener sentido para la gente común.

 

Loren creía que era más inteligente no cuestionar nada, porque si seguía cuestionándolo todo, la conversación estaría en un punto muerto.

 

“Generalmente, cuando ayudas a una persona, hay una cantidad de recompensas que recibirías, pero hay dos razones por las que ustedes no recibieron nada. Uno, nadie solicitó la búsqueda. Dos, no pudieron confirmar si la chica es realmente la misma Shayna”.

 

“Han pasado dos días, ¿pero todavía no han podido averiguarlo?”.

 

Jack se encogió de hombros ante el tono exasperado de Lapis.

 

“No me preguntes. El gremio dice que es más probable que ella diga que lo es, pero el mensaje que le enviaron a Hanza no ha regresado”.

 

Loren pensó que algo definitivamente era extraño.

 

Loren y Lapis trajeron a la chica hace dos días, e incluso si el gremio le enviaba un mensaje a Hanza inmediatamente, todavía estaría en camino hacia Hanza.

 

Mientras Loren se preguntaba por qué el gremio proclamaría que el mensajero no regresaba, Lapis respondió su pregunta.

 

“No se limita al gremio de aventureros, sino que los mensajeros de grandes organizaciones llevan un objeto mágico que periódicamente envía una señal que indica su ubicación. Es más probable que las señales hayan desaparecido”.

 

“Esto es lo que el gremio de aventureros pensaría. No es algo que quieran priorizar, pero tampoco quieren enojar al estado. Así que llaman a los aventureros rango hierro y hacen que algunas personas acompañen a la chica a la ciudad. Significa que la misión de llevarla de regreso a Hanza fue tomada”.

 

Jack luego agregó que no era algo que los rangos plata harían, mientras tomaba un trago de su bebida.

 

La chica era de alto estatus, pero el estado no tenía mucha relación con el gremio.

 

Significaba que las recompensas no iban a ser tan buenas, pero igual tendrían que ser considerados con la persona que estaban custodiando.

 

Incluso si eso significaba tener una conexión con la ciudad-estado de Hanza, no era una buena misión para los aventureros de alto rango de ninguna manera.

 

“No es tan ultra secreto como pensaba”.

 

“Eso es cierto, pero todavía se trata de una misión y, por lo general, yo no hablaría de eso. La razón por la cual el gremio no les lo dijo es porque esto no es algo para los que rango cobre se preocupe”.

 

“¿Qué deberíamos hacer para meter nuestras cabezas en ello entonces?”.

 

Tan pronto como Lapis dijo esas palabras, Loren y Jack se miraron el uno al otro.

 

Jack estaba exasperado con Lapis y se giró hacia Loren, y Loren miró hacia Jack, sabiendo que Lapis diría algo así.

 

“¿Hay alguna razón específica de por qué ella quiere?”.

 

“No. Probablemente sea por curiosidad”.

 

“Por supuesto que lo es. Una chica bien cuidada de una familia noble fue dejada sola en el bosque, a tres días de su ciudad. No puedo evitar querer saber más”.

 

Aunque Lapis enfatizó el hecho de que no podía ser evitado, Loren no tenía idea de qué parte lo hacía de esa manera.

 

Pero había una cosa que él sabía, y se lo fijo a Lapis.

 

“No se molestarían con nosotros, solo somos rango cobre”.

 

“Esperaba que hubiera un agujero en algún lado”.

 

“No hay forma…”.

 

“Hay uno, ¿sabes?”.

 

“¿En serio?”.

 

Loren respondió débilmente a Jack.

 

“Sin embargo, es un caso especial. Si eres recomendado por un aventurero de rango plata, un rango cobre puede ser tratado como un rango hierro”.

 

“Incluso si eso sucediera, nosotros no recibimos la misión en sí”.

 

“Pero nosotros sí”.

 

Loren entrecerró sus ojos y miró a Jack.

 

Jack, mientras trataba de descubrir qué había detrás de esa mirada, continuó su explicación.

 

“La misión vino a Ritz. Si Ritz lo permitiera, puedes meterte ahí con nuestra recomendación”.

 

“Eso suena maravilloso. Me encantaría si pudieras…”.

 

La mano de Loren cubrió la boca de Lapis, impidiéndole tratar de aceptar la oferta.

 

Aunque Lapis estaba a punto de quejarse, Loren la silenció con una mirada, y se giró hacia Jack.

 

Aunque Jack lo había mencionado, Loren entendió que recomendar a alguien era más fácil decirlo que hacerlo.

 

Si los recomendados no fallaban o no cumplían con las expectativas de alguna manera, significaba que la reputación de los que los recomendaban también caería.

 

“No creo que sea un problema. Ritz probablemente diría lo mismo”.

 

“Pero aún…”.

 

“No te forzaré. Puedes decidir si quieres llevar la misión o no, solo digo que es posible. Pero…”.

 

Jack dejó de hablar y miró por encima del cuerpo de Loren.

 

Loren no entendió lo que él estaba tratando de decir, así que Jack le dijo apologéticamente.

 

“Pero sabes, preferiría que primero consiguieras un arma”.

 

Jack estaba allí cuando el arma de Loren se rompió.

 

Es por eso que sabía que Loren no tenía una, y aunque tenía fe en la fuerza y ​​habilidad de Loren, dudaba en recomendar a alguien sin un arma.

 

Loren entonces se dio cuenta de que, si no podía asegurar una, no tendría que tomar parte en esta misión.

 

Estaba a punto de decir que no tenía dinero para comprar una nueva arma, pero titubeó al ver a Lapis mirándolo con ojos entreabiertos.

 

“Uh, pero… esto… es…”.

 

“……”.

 

“Vamos, Lapis. Sabes en qué tipo de situación estoy, ¿verdad…?”.

 

“……”.

 

“Hey, Jack. Haré algo con mi equipo para mañana. ¿Puedes seguir y darnos la recomendación?”.

 

Al final, Loren perdió a la presión del silencio de Lapis.

 

“Hombre, no puedes hacer nada contra ella. Ella está caminando sobre ti”.

 

“Cállate, no necesito que me lo recuerdes”.

 

“Bueno, eres tú de quien estamos hablando, así que estoy seguro de que tendrás algo listo para mañana. Hablaré con Ritz sobre esto. Bueno, no va a haber rangos plata en esa misión, así que no tendrás ningún problema con nuestra recomendación”.

 

“Gracias, hombre. Así que… Lapis”.

 

“¿Hmm?”.

 

Como la conversación iba de la manera en que ella quería, la presión que emitía Lapis hace un momento había desaparecido sin dejar rastro. Loren deseó que su mente dijera las palabras que realmente no quería decir.

 

“Préstame algo de dinero”.

 

Aumentar su deuda no era bueno en absoluto.

 

Pero si él no pudiera preparar el equipo, no sería capaz de realizar mejores misiones y tendría que usar sus puños para luchar en su lugar.

 

Por lo tanto, decidió tomar esta oportunidad para pedir prestado el dinero que pudiera para comprar equipos.

 

“¿Equipo? ¿Vas a comprar algo?”.

 

“Si no lo hago, causaré problemas para Jack”.

 

“Hmmm…”.

 

Lapis comenzó a pensar por un momento y entonces le hizo una pregunta a Jack.

 

“Sobre la misión. ¿Cuál será la hora de partida?”.

 

“No estoy seguro de los detalles, pero ellos tienen que asegurarse de que Shayna esté lo suficientemente saludable como para moverse, por lo que dijeron en tres días como muy pronto”.

 

Después de que Lapis escuchó la respuesta de Jack, comenzó a contar sus dedos, pareció llegar a una conclusión y luego encaró a Loren.

 

“Lo siento, Loren. Puedo prestarte el dinero sin problema, pero ¿es posible que puedas esperar un día?”.

 

“Bueno… yo soy el que pide prestado, así que, si quieres que espere, esperaré”.

 

“Ya que es equipo, eso significa que quieres comprar un arma como una gran espada, ¿verdad? Si ese es el caso, siento que el dinero que tengo ahora no va a ser suficiente, así que iré a buscar más dinero”.

 

Los sentimientos de Loren se oscurecieron levemente, ya que sabía que no podría obtener un arma como la que tenía antes de inmediato.

 

Era difícil creer que un arma de ese tamaño y peso se vendiera en una tienda normal.

 

Él estaba pensando en encontrar algo similar, pero eso también iba a ser difícil, así que iba a tener que comprometerse.

 

“Pues bien, tengo cosas que hacer, así que seguiré mi camino”.

 

Ella lenta y suavemente se puso de pie, y rápidamente salió del bar.

 

Después de verla irse, Loren decidió irse también, pero Jack lo detuvo cuando estaba a punto de levantarse, así que volvió a sentarse.

 

“No tienes prisa, ¿verdad? Únete a mí un momento”.

 

“Bueno, no me importa…”.

 

Incluso si quería ir a ver algunos equipos, no estaba seguro de cuánto Lapis le iba a poder prestar.

 

Decidió que tenía algo de tiempo libre para pasar con Jack, y bebió un trago de su copa, pero estuvo a punto de vomitar sobre las siguientes palabras de Jack.

 

“Los dos la tenemos muy difícil, nos hemos enamorado de extrañas chicas”.

 

“… ¿Cómo volvimos a este tema de nuevo?”.

 

Fue tan repentino que Loren no pudo poner emoción en su comentario, mientras que Jack asentía como si entendiera cómo se sentía Loren.

 

“Lo sé, lo sé. Entiendo. Nim también me está dando vueltas por todas partes, pero supongo que esto es lo que la debilidad llamada amor nos trae”.

 

Loren, mientras se limpiaba la cerveza de su boca, ya había adivinado su relación la primera vez que estuvieron juntos, pero fue algo incómodo viniendo de los labios de Jack.

 

“Pero sabes, estoy empezando a pensar que se me siente encima, con ese trasero delgado suyo, no es tan malo”.

 

“Hey, si ella escucha eso, te convertirás en una colmena en el acto”.

 

Conversaciones como estas debían ir de una forma u otra.

 

Él estaba dando una advertencia y algunos consejos, pero el alcohol ya le había afectado la cabeza a Jack y no lo había alcanzado.

 

“Su susceptibilidad es también parte de su encanto”.

 

“Estás ebrio… y estás hablando con cariño de la chica que amas al mismo tiempo. ¿Qué se supone que debo hacer al respecto…?”.

 

Loren decidió que iba a necesitar más alcohol para lidiar con el comportamiento ebrio de Jack, abrazándose a sí mismo y retorciéndose mientras seguía hablando de Nim, y pidió otra copa a una camarera que pasaba.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email