Loren nunca había hecho un trabajo de escolta antes.

 

Él creía que contratar a un escolta era algo que solía hacer las ricas personas de alto rango.

 

Él no estaba seguro de si era un hecho, pero entendía que ese tipo de personas nunca contrataría mercenarios, quien por naturaleza eran violentos y rudos la mayor parte del tiempo.

 

Por eso, él no estaba seguro de cómo funcionaba la escolta, y pensó que a Shayna la llevarían en un carruaje y que el resto lo rodearía. Sin embargo, después de ver los tres carruajes, se dio cuenta de que su suposición era incorrecta.

 

“También podemos viajar en carruajes, ¿huh?”.

 

“Si caminamos, no podríamos llegar en tres días”.

 

Los carruajes no eran tan grandes, y se parecían más a carretas usadas ​​para transportar bienes y equipaje.

 

De hecho, Loren estaba asombrado de la capacidad del gremio para preparar sus medios de transporte, ya que casi todos los aventureros habían aceptado la misión.

 

La única razón por la que casi todos los otros grupos se unieron a la misión fue por el evento en el que el joven aventurero tuvo una disputa con Loren. Después de ser derrotado, su grupo rechazó la misión.

 

Loren pensó que habría alguna represalia por parte de los miembros del grupo del joven aventurero. Aunque no sabía lo que pensaban de él por dentro, parecía que entendían que todo estaba bien mientras nadie muriera.

 

“Bueno, esto es útil”.

 

Para Loren, quien llevaba consigo una gigantesca arma, no tener que caminar era algo bueno.

 

Él entrenó y fortaleció su cuerpo para poder controlar todo el peso de su tipo de arma, pero no tener que perder la resistencia siempre era algo bueno.

 

“No puedo creer que puedas marchar con eso en tu espalda”.

 

“Me acostumbre a ello. Eso es todo, así de sencillo”.

 

Loren subió al carruaje mientras decía eso, pero aquí ocurrió un problema.

 

Había asientos a ambos lados del carruaje, pero cuando Loren trató de sentarse, el carruaje se inclinó sobre su costado debido al peso combinado de él y el arma en su espalda, y ocupaba la mayor parte del espacio.

 

“Lo único que podemos hacer aquí es que todos los demás se sienten en el otro lado mientras Loren y yo nos sentamos aquí”.

 

El gremio planeó que cada carruaje llevara ocho personas, por eso, dieciséis aventureros en dos carruajes.

 

Junto con el carruaje con Shayna y siete aventureros para acompañarla, había un total de veintitrés de ellos participando en la misión.

 

Así, si Loren y Lapis tomaran todo un lado del carruaje, significaba que otros seis tendrían que sentarse frente a ellos.

 

Aunque el peso se equilibraría, ellos estarían abarrotados.

 

La atmósfera ya no era buena, ya que los aventureros de rango hierro tuvieron que ceder sus asientos a Loren y Lapis, quienes tenían un rango más bajo que ellos.

 

“Realmente lo siento por esto. No tengo excusa”.

 

Loren se inclinó y se disculpó sinceramente, sabiendo con certeza que esto era su culpa.

 

Los otros aventureros se sorprendieron por la sincera disculpa de Loren, después de un momento, parecieron satisfechos, y un viejo aventurero del grupo habló.

 

“No se puede evitar”.

 

“Perdón. Les debo una, chicos”.

 

Parecía que la situación estaba resuelta, pero pronto apareció otra molestia.

 

El chico pelirrojo, que debería haber estado montando en el otro carruaje, saltó sobre el carruaje en el que Loren estaba.

 

Debió haber adivinado que esto iba a suceder y vino, y le gritó a Loren, quien se disculpaba con los otros aventureros.

 

“¡Hey, rango bajo! No solo no conoces tu lugar, ¿sino que estás causando problemas a los otros aventureros? ¡¿Cuánto más tienes que meterte en nuestro camino antes de que estés satisfecho?!”.

 

Loren cubrió los ojos de Lapis, los cuales inmediatamente cargaban con sed de sangre, con la palma de su mano, y aunque la forma en que lo dijo era un problema, lo que dijo no estaba mal y él no tenía excusa para ello.

 

El chico pelirrojo parecía saber eso también, y abrió su boca para continuar, pero el viejo aventurero de antes dio un grito enojado.

 

“¡Cállate niño! ¡Esta conversación ya terminó! ¡Regresa a tu carruaje ahora mismo!”.

 

Mientras el chico pelirrojo estaba allí con su boca abierta, sin poder responder, los otros miembros de su grupo se apresuraron y lo arrastraron de regreso a su carruaje.

 

Mientras eso sucedía, Loren aprovechó la oportunidad para observar el grupo del chico pelirrojo.

 

Una mujer con cabello rubio lacio vistiendo una magnífica armadura de hierro chapada en plata.

 

Una chica de cabello castaño con pecas sosteniendo un bastón de madera curvo con una túnica azul marino oscuro.

 

Una chica con cabello corto azul con ropas de sacerdotisa blancas y un báculo.

 

El grupo del chico pelirrojo consistía en los cuatro.

 

“¿Hacer un grupo con un chico y muchas chicas es la tendencia en este momento?”.

 

Loren recordó que el grupo con el que fue a cazar goblins también fue así, y Lapis, todavía con los ojos tapados por la palma de Loren, le susurró devuelta.

 

“La que parece una caballero es Layla. La que luce como maga es Ange. El nombre de la sacerdotisa es Roll, y si recuerdo correctamente, ella sirve al Dios del Agua”.

 

“¿Cómo sabes todo esto?”.

 

“Vi el registro en el gremio. El chico pelirrojo se llama Klaus, por cierto. Actualmente son aventureros prometedores”.

 

“Prometedores… ¿de dónde?”.

 

Si lo que dijo Lapis no era solo sarcasmo, significaba que el pelirrojo llamado Klaus tenía un auspiciador o algo que lo respaldaba.

 

“Por ahora, parece ser el Gremio de Aventureros. Sin embargo, no tuve suficiente tiempo para investigar quién lo envió”.

 

Lapis dijo que continuaría su investigación después.

 

Loren no podía decidir por qué estar más sorprendido. Klaus, quien tenía apoyo a sus espaldas, o Lapis, quien acaba de decirle que investigaría el asunto. Al final, él decidió permanecer en silencio.

 

“Por otra parte, el viejo aventurero justo allí es Broas, y es un veterano que ha estado haciendo esto durante veinte años”.

 

“Humph. ¿Intentas decir que incluso después de veinte años sigo estancado como un rango hierro?”.

 

“Por supuesto no. Incluso fuera de los muchos rangos hierro, solo un puñado de ellos logran ascender a rango plata. Estoy impresionada de que poseas la habilidad para no haber sufrido lesiones graves y continuaras un aventurero durante veinte años”.

 

Loren estaba tan sorprendido de que Lapis hubiera dicho algo a otra persona que no contuviera ningún tipo de veneno, que bajó su mano, que estaba cubriendo sus ojos.

 

Lapis, quien había recuperado su visión, vio la expresión de sorpresa de Loren, agarró su cuello y comenzó a exigir una explicación.

 

Los otros aventureros los miraron y comenzaron a relajarse, mientras Broas cruzó sus brazos y miró hacia otro lado.

 

“¿Hmm? ¿Estás sonrojado?”.

 

“Cállate… Solo ve a sentarte”.

 

Broas dio una ruda respuesta a la broma de Lapis.

 

Tener una boca indecente no era raro entre los aventureros, y Loren decidió que Broas era una persona mucho más agradable de lo que parecía e inclinó su cabeza una vez más.

 

“Gracias por la ayuda”.

 

“Necesitas callarte también. Solo sigue coqueteando con esa cosa a tu lado”.

 

Broas agitó su mano, indicando que la conversación había terminado, y Loren decidió que continuar con el tema era descortés, por lo que impidió a Lapis decir algo más y le susurró algo.

 

“Ritz y su grupo son increíbles, ¿huh?”.

 

“Son lo suficientemente increíbles como para enviar a aventureros de rango cobre en una misión de rango hierro”.

 

Esto significaba que Loren y Lapis estaban allí debido a su influencia.

 

Era bastante doloroso para Loren, pero a Lapis no pareció molestarle en absoluto.

 

“Hacer conexiones es un talento también, ¿sabes?”.

 

“Lo entiendo, lo entiendo. Lo entiendo, así que, por favor, cálmate”.

 

Al llanto de rendición de Loren, los carruajes que transportaban a los aventureros y el carruaje que transportaba a Shayna, comenzaron a moverse.

 

“Hey. ¿No se siente raro?”.

 

Como el viaje duraría tres días, significaba que tendrían que pasar al menos dos noches en el camino.

 

Pero los conductores que el gremio había contratado no estaban entrenados para conducir durante la noche, por lo que tenían que detener todos los carruajes por la noche y acampar.

 

Loren dijo eso mientras se bajaba del carruaje y miraba el carruaje en el que se suponía que Shayna estaba montando, ya que se detuvo detrás de ellos.

 

Los dos carruajes que llevaban a los aventureros corrieron al frente y detrás del carruaje en el que estaba Shayna, y Loren notó que el conductor del carruaje detrás de ellos parecía estar mal.

 

“Hey, ¿estás bien?”.

 

Cuando Loren se acercó al carruaje, el conductor estaba respirando pesadamente mientras se limpiaba el sudor de la frente con una leve expresión de dolor.

 

“¿Sucedió algo?”.

 

“No… nada fuera de lo normal, pero no me siento muy bien”.

 

Los conductores que el gremio había contratado eran jóvenes de aspecto saludable, pero el que conducía el carruaje que transportaba a Shayna parecía estar enfermo y sudaba mucho.

 

“Todo está bien adentro, ¿verdad?”.

 

“D-Debería estar bien…”.

 

Aunque el conductor tartamudeó, no parecía que estuviera tratando de ocultar algo, y Loren decidió que realmente no se sentía demasiado bien.

 

“Hey, niño, ¿qué estás haciendo?”.

 

Loren apuntaba al conductor cuando Broas bajó del carruaje y caminó hacia él.

 

“La condición del conductor no luce bien”.

 

“¿Qué? … ¡Hey, chicos! ¡Antes de que armen la carpa, separen unas sábanas o algo en el suelo!”.

 

Broas miró el rostro del conductor y se giró y gritó a quienes lucían como miembros de su grupo, y ayudó al conductor a bajar del carruaje.

 

Mientras Loren lo estaba ayudando, Klaus se bajó de su carruaje y caminó hacia él.

 

“¡¿Qué crees que estás haciendo, rango bajo?!”.

 

“Lapis, ¿puedes comprobar el interior del carruaje? Si recuerdo correctamente, todos los aventureros en este carruaje deberían ser mujeres”.

 

“Eso debería ser correcto. Puedes contar conmigo”.

 

Lapis subió al carruaje y asomó su cabeza dentro.

 

Mientras tanto, Klaus, quien había sido ignorado, comenzó a molestar a Loren.

 

“¡Hey, tú! ¡Respóndeme!”.

 

“Perdón, pero no tengo tiempo para tratar contigo ahora mismo”.

 

“¡¿Qué acabas de decir?!”.

 

Como Klaus comenzó a ponerse ruidoso mientras Loren intentaba encogerse de hombros, él decidió que tendría que hacerlo callar, de una forma u otra. Cuando Loren comenzó a pensar en formas de hacerlo, la voz de Lapis llamó su atención.

 

“¡Esto es malo, Loren! ¡Por favor, ven!”.

 

“Muévete. No te metas en mi camino”.

 

Loren empujó a Klaus fuera del camino y caminó hacia Lapis, quien lucía en pánico mientras sacaba su cabeza del carruaje.

 

Lapis sostuvo la tela que cubría la entrada para que él pudiera ver el interior.

 

La vista que Loren presenció lo hizo recuperar el aliento.

 

“¿Qué diablos? ¿Qué diablos sucedió?”.

 

Shayna, vistiendo ropa de viaje, estaba allí.

 

Estaba apoyada contra la pared del carruaje, profundamente dormida.

 

No había nada de malo en ella, pero lo que sucedía a su alrededor fue lo que sorprendió a Loren.

 

Todas las siete mujeres aventureras estaban allí, pero cada una de ellas estaba pálida y cubierta de sudor, al igual que el conductor.

 

Algunos apenas estaban conscientes en sus asientos, mientras que otras ni siquiera estaban en sus asientos, sino que yacían en el suelo inconscientes con sus ojos en blanco.

 

Verdaderamente era una visión anormal, y Loren llamó a Broas, quien estaba atendiendo al conductor, en voz alta.

 

“¡Broas! ¿Podrías ayudarme aquí?”.

 

“¿Por qué estás siendo tan ruidoso? …Whoa, ¿qué está sucediendo aquí?”.

 

Broas miró dentro del carruaje y dijo con voz apagada.

 

Los otros aventureros tambalearon cuando vieron lo que estaba sucediendo también.

 

Loren decidió que no había lugar para ser considerado, subió al carruaje y comenzó a sacar a las mujeres de allí.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email