Por lo general, habría viajeros y comerciantes.

 

Los guardianes, quienes detendrían e inspeccionarían antes de dejarlos entrar.

 

Era la primera vez que Loren atravesaba una puerta sin nadie en absoluto, y la inquietud que sentía era algo que nunca antes había sentido en el campo de batalla.

 

Lapis, quien estaba sentada a su lado, miraba el área de manera relajada. De vez en cuando, azotaba al caballo, pero en cambio, golpeaba a Klaus, y al verlo sacudirse, estimuló la inquietud que Loren sentía aún más.

 

“¿No deberíamos dejar eso?”.

 

Dejando a un lado los misterios, Klaus, quien estaba inconsciente encima del caballo, en cierto sentido también era una persona lesionada.

 

Eso significaba que Lapis fue quien lo lastimó, pero Loren decidió ignorar eso y dio su sugerencia, pero Lapis hizo una expresión de disgusto.

 

“No quiero tocar esa cosa, ¿sabes?”.

 

“No quiero tampoco si pudiera”.

 

Klaus estaba colgado en la parte trasera del caballo, y para el caballo, tener algo retorciéndose sobre su espalda no sería la mejor sensación, pero Loren no tenía ganas de detener la caravana y bajarlo.

 

Eso era lo repugnante que era una persona retorciéndose mientras sus ojos rodaban dentro de su cabeza.

 

“Incluso así, realmente no hay nadie aquí”.

 

Atravesaron la puerta y entraron a la ciudad, y ahora la caravana estaba paseando por la calle principal, pero allí no había nadie, y todo estaba completamente silencioso.

 

Era como un pueblo fantasma, pero no estaba maltratado, sino que todo parecía estar en orden.

 

“No parece que haya sido atacado por no-muertos tampoco”.

 

Si ese fuera el caso, debería haber rastros de ello, pero por lo que Loren podía ver, no había señales de que los ciudadanos estuvieran peleando por las calles.

 

Él no podía ver ventanas o edificios rotos, ni manchas de sangre en ninguna parte.

 

“Nunca pensé que una ciudad limpia y sin nadie sería tan espeluznante”.

 

“Caminando por una ciudad vacía contigo. ¿No suena muy romántico?”.

 

Comparado con Loren, quien miraba cautelosamente con ojos entrecerrados, Lapis, quien sostenía las riendas, dijo eso con una sonrisa en su rostro.

 

Loren no podía entender su sensibilidad, pero decidió que no había necesidad de señalarlo y herir sus sentimientos, y terminar agregando frialdad a la inquietud que él estaba sintiendo.

 

“Antes de hacer algo, debemos buscar un hospital. No has olvidado que tenemos cuatro personas muriendo allí, ¿verdad?”.

 

“Es verdad. Shayna, ¿sabes dónde podríamos encontrar un hospital?”.

 

Preguntar a una residente sobre la ciudad era la forma más rápida de averiguarlo.

 

Ante la pregunta de Lapis, Shayna asomó su cabeza fuera de la caravana, echó un vistazo alrededor y señaló en una dirección.

 

“Creo que había una por allá”.

 

“Entonces vayamos en esa dirección”.

 

Lapis giró el caballo hacia la dirección que Shayna señaló.

 

La caravana rodó por la calle de aspecto ordinario, sin el hecho de que no había nadie allí.

 

El hospital al que llegaron un tiempo después, que Shayna señaló, parecía una clínica dirigida por un individuo.

 

Había hospitales administrados por el propio estado, pero el único hospital que Shayna conocía era el que tenían actualmente.

 

“Mi padre dijo que había un buen doctor y me trajo aquí”.

 

“¿Es erróneo pensar que eso suena un tanto extraño?”.

 

Un doctor de la ciudad que era más hábil que los médicos en los hospitales administrados por el estado no era el más extraño, pero Loren no estaba seguro de que el presidente del estado llevara a su hija a una clínica en lugar de a un hospital estatal.

 

“En nuestra situación actual, creo que esta es actualmente la mejor opción”.

 

Dijo Lapis mientras miraba a Shayna, quien estaba aferrada a la cintura de Loren, mientras estacionaba la caravana cerca de la clínica y desataba al caballo de ella.

 

“No quiero ir cerca de una gran instalación mientras no sabemos lo que está pasando con la ciudad”.

 

“¿Qué quieres decir?”.

 

“Nada en particular. En lugar de eso, ¿puedes sacar a todos de la caravana? Vamos, deberías ayudar también”.

 

Lapis llamó a Klaus, quien había bajado del caballo.

 

Aunque había recibido muchos golpes en la espalda, todavía estaba en mejor forma que los demás.

 

Él recuperó la conciencia tan pronto como bajó y se hundió en el suelo como si le hubieran quitado toda la fuerza.

 

“¿No puedes dejarme descansar un poco? Es más o menos gracias a mí que nos alejamos de ese dragón”.

 

“No has olvidado que Loren fue quien salvó a Ange del dragón, ¿verdad?”.

 

“Ugh…”.

 

Como Loren estaba exasperado por lo que Klaus apenas recordaba después de que le dijeran eso, Klaus se puso de pie y lo encaró, con su mirada apuntando hacia abajo, murmuró en una voz que Loren apenas pudo distinguir.

 

“U-Umm, bueno… Gracias… por salvar a Ange…”.

 

“No la hemos salvado por el momento. Si tienes tiempo para decir eso, úsalo para llevar a todos adentro”.

 

“Bien”.

 

Loren sonrió a Klaus, quien parecía cabizbajo, pero le respondió con sinceridad.

 

“Ahora que lo pienso, mi sacerdotisa te azotó toda la noche… ¿Te abrió nuevas puertas dentro de ti?”.

 

“¡¿Qué?! ¡De ninguna manera!”.

 

“No estás pensando que no está tan mal o algo, ¿verdad?”.

 

“¡Por supuesto no! ¡Soy normal!”.

 

“… Así que entiendes que despertar a ese tipo de cosas es anormal”.

 

Klaus estaba rojo y parecía que quería decir algo, pero pensó por un momento, mirando a Loren, y finalmente no dijo nada mientras se alejaba de Loren y comenzaba a caminar hacia la caravana para ayudar a sacar a los demás.

 

Lapis susurró burlonamente a Loren, quien estaba viendo a Klaus alejarse.

 

“No tienes que provocarlo para que vuelva a ser su usual yo, ¿sabes?”.

 

“No es nada de eso. Solo lo estaba molestando”.

 

Después de alejarla con un movimiento de su mano, Loren caminó hacia la caravana para llevarse a los demás.

 

Él decidió llevar a Broas y dejar a las otras tres a Klaus.

 

No intentaba dejar que Klaus hiciera todo el trabajo, pero era porque las otras tres eran chicas y miembros del grupo de Klaus, por lo que solo intentaba ser considerado.

 

No estaba seguro de cómo Klaus lo interpretó, pero en su lugar comenzaron a descargar lo poco que pudieron sacar del campamento.

 

No pudieron tomar lo que ya estaba descargado, pero pudieron traer consigo lo que habían decidido que no era necesario para instalar el campamento y lo dejaron dentro de la caravana. Dentro había comida y algunos suministros médicos.

 

Esto era apenas suficiente para primeros auxilios, y Loren estaba preocupado de que no fuera suficiente para tratar a los tres que estaban inconscientes y una que resultó gravemente herida, pero Lapis pronto encontró algo mejor.

 

“Como se esperaba de un centro médico, incluso si es administrado personalmente. Quedan muchas medicinas”.

 

También había una sala de hospital con camas, y mientras Loren y Klaus llevaban a Broas y las chicas allí, Lapis y Shayna entraron con montones de medicina.

 

Habían estado buscando en la clínica mientras Loren y Klaus cargaban a los heridos.

 

“Si tenemos tanto, creo que podré manejar la mayoría de las cosas”.

 

“Bien. Entonces, ¿puedes continuar rápidamente? No podré dormir bien si terminan muriendo después de que hayamos logrado llegar hasta aquí”.

 

Loren no tenía experiencia o conocimiento en medicina.

 

Cuando le preguntó a Klaus, él respondió que él tampoco tenía ninguno y le dijo que era Ange quien tenía ese tipo de conocimiento, pero que ahora ella era la que necesitaba tratamiento.

 

“Entiendo. Tengo mucho que hacer, ¿Loren, puedes llevar a Shayna y quedarte afuera?”.

 

“¡¿Me estás diciendo que salga también?! ¡Son miembros de mi grupo, ¿sabes?!”.

 

Klaus se quejó por la sugerencia de Lapis como era de esperar, pero Lapis lo miró con desprecio, y él tartamudeó por su intensidad.

 

“Comenzaré a tratarlos, así que tendré que relajarme y quitarme la ropa… ¿Estás diciendo que quieres verme hacer eso?”.

 

“Ugh, bueno, no…”.

 

“También quitaré la ropa de Broas, y creo que querer ver el cuerpo desnudo de un hombre de mediana edad es un gusto de alto nivel”.

 

“¡Nunca dije que tuviera ese tipo de gusto!”.

 

Lapis silenciosamente señaló a Ange y las chicas mientras Klaus gritaba, su rostro estaba completamente rojo, y de inmediato cubrió su boca. Lapis luego señaló hacia la puerta, diciéndole que salga.

 

Esta vez él siguió sus instrucciones y salió de la habitación, y cuando Loren estaba a punto de seguirlo, Lapis lo llamó.

 

“Loren, ¿puedes dejar que Klaus se encargue de vigilar el perímetro, y puedes llevar a Shayna y explorar el área que nos rodea?”.

 

“¿Yo? ¿Con Shayna?”.

 

Mientras Loren estaba allí preguntando sobre el emparejamiento, Lapis continuó.

 

“Siento que Klaus no podría encontrar mucho, y no quiero confiarle a Shayna a él”.

 

“¿Es una molestia si la dejo?”.

 

Loren no estaba en contra de explorar el área, pero llevar a Shayna era una historia completamente diferente.

 

No se sabía lo que iban a encontrar allí fuera, y Loren no quería poner a una joven chica en peligro, por lo que no podía entender la sugerencia de Lapis.

 

“He mencionado esto antes, pero para tratarlos, tendré que quitarme la ropa. Las chicas no estarían tan mal, pero creo que el cuerpo desnudo de Broas sería una mala influencia para ella”.

 

“¿Vas a desnudarlo?”.

 

Loren pensó que llegar tan lejos no sería necesario, pero dado que Lapis sabía lo que estaba haciendo, supuso que era necesario. Mostrar a Shayna algo así no sería algo bueno.

 

“Un paseo por el área debería estar bien. Shayna es de esta ciudad, por lo que también debería saber cómo moverse”.

 

“Supongo que es cierto”.

 

Si ella era una clase de princesa, Loren pensó que no sabría demasiado sobre la ciudad en sí, pero hasta este punto, parecía que ella sabía algunas cosas al respecto.

 

“¿Puedes hacer eso por mí?”.

 

A diferencia de cuando se trataba con Klaus, el rostro de Lapis era serio, y como ella tenía una razón adecuada para hacerlo, Loren no tenía ganas de armar una discusión, así que asintió.

 

“La traeré de regreso tan pronto como crea que es peligroso”.

 

“Por supuesto. Cuento contigo”.

 

Dado que ella le había pedido que lo hiciera, lo único que él podía hacer era comenzar a actuar.

 

A pesar de que ella explicaba lógica tras lógica, Loren todavía no estaba cómodo con la idea, pero se llevó a Shayna, le dijo a Klaus que vigilara, y lentamente salió del edificio.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email