El cuerpo de Shayna flotaba sobre el altar, con el dobladillo de su vestido balanceándose.

 

Su brillante cabello dorado, que estaba lleno de juventud antes, perdió su brillo y ahora se veía frío y deslucido.

 

Sus ojos entreabiertos estaban vacíos y desenfocados, y de su boca pequeña, débilmente abierta, sonó un gimoteo desagradable que haría que uno tapara sus oídos.

 

La niebla blanca continuaba saliendo de su pálida y enfermiza piel, y fluía a lo largo del cuerpo de Shayna y sobre el altar, luego hacia el suelo.

 

El objeto en su pecho, que había estado liberando una luz cegadora, ahora emitía un débil y nebuloso brillo, que le dio a Loren una sensación burbujeante en su piel.

 

“Ahh… este, este es el trabajo de mi maestro… sin lugar a dudas, el verdadero rey de los muertos…”.

 

 

La voz de Shutel temblaba, probablemente debido a su alegría.

 

Como ella ya era una no-muerta, no podía sentir lo que Loren, quien aún vivía, sentía por Shayna.

 

“Esto es lo peor. Sí, definitivamente lo peor”.

 

Cuando Lapis dio un paso atrás, como si fuera empujada hacia atrás por la presencia de Shayna, apretando sus dientes, Shutel anunció triunfalmente con su voz todavía temblando de alegría.

 

“¡Este es el fin! ¡Ha llegado el momento, cuando todo se inclinará ante las grandes obras de mi maestro!”.

 

“Lo estás haciendo sonar como una sola <<No Life King>> va a acabar con el mundo… Bueno, si algo como esto se produce en masa, tal vez eso pueda suceder, pero hay una falla en tu forma de pensar”.

 

Shayna, quien era ahora una No Life King, no parecía que iba a comenzar a moverse pronto.

 

Lapis levantó un dedo y apuntó a Shutel mientras estaba de pie unos pasos detrás de Loren, quien tenía su gran espada levantada y encarando a Shayna a pesar de haber sido asaltado por un frío que envió escalofríos por su espina dorsal.

 

“¿Falla? ¿Qué estás incluso…?”.

 

“¡Eso es!”.

 

Lapis bajó su dedo cuando mientras alzaba su voz e interrumpía a Shutel.

 

Como Shutel dejó de hablar sin pensarlo ante la fuerte voz de Lapis, Lapis tomó la apertura para señalarle el hecho.

 

“La existencia que apareció aquí es definitivamente una <<No Life King>>. Pero sobre esta <<No Life King>>. ¿Es esta un ser que es controlable de alguna manera?”.

 

“¿Qué?”.

 

Mirando a Shutel, quien respondió con confusión, Lapis se aseguró de un hecho.

 

Pero era un hecho inútil para ellos, y al mismo tiempo un problema crucial para Shutel.

 

“Por favor, no me digas que has invocado a un <<No Life King>> en un estado incontrolable”.

 

“E-Eso es… ¡No, pero el <<No Life King>> solo debe apuntar a seres vivos como tú! Ya estoy muerta, así que…”.

 

“Oh, ok. Entiendo. ¡Eres una idiota descerebrada!”.

 

El rostro de Shutel se quedó en blanco ante la repentina maldición de Lapis, incluso olvidando enojarse.

 

Lapis luego siguió con una voz aún más fuerte y señaló a Shayna.

 

“¡Eso allí es una <<No Life King>>! ¡Es el no-muerto de mayor rango que arrastra a todo el mundo a la muerte y reina sobre él como su rey! ¡No hay forma de que una no-muerta con libre albedrío como tú pueda existir!”.

 

“Qu-¡¿ahh?!”.

 

Con consternación, Shutel retrocedió dos, tres pasos hacia el lado de la No Life King, quien flotaba a su lado y miró a Shayna.

 

Coincidentemente, su mirada se encontró con los vacíos ojos de Shayna.

 

“¡¿Eeek?!”.

 

Shutel dejó escapar un pequeño grito.

 

Ella era una no-muerta, por lo que no debería sentir ningún miedo, pero su cuerpo estaba tenso con un miedo definido y, mientras estaba congelada en su lugar, Shayna levantó lentamente la mano hacia ella.

 

“¡Detente! Yo soy…”.

 

Ella no tuvo la oportunidad de terminar su oración.

 

Tan pronto como la atención de Shayna se centró en Shutel, algo que parecía llamas blancas brotó de los pies de Shutel y luego envolvió su cuerpo.

 

Cuando las llamas desaparecieron, Shutel tenía una expresión en blanco que carecía de toda voluntad por completo.

 

Ella estaba inclinada, como si fuera una súbdita que se inclinaba ante la autoridad de un rey, y de su boca salía un gruñido que no sonaba a palabras. La niebla amarilla alrededor de su cuerpo desapareció, y ella también dejó de emitirla.

 

“Increíble. Ella drenó el poder de la wight y la convirtió en una zombi ordinaria”.

 

“¿Qué podemos hacer acerca de esa cosa…? Espera, ¿eso significa que tengo que matar a Shayna?”.

 

Loren comprendió que su oponente era el no-muerto de rango más alto, <<No Life King>>.

 

Pero aún lucía como a Shayna, y cuando se preguntaba a sí mismo si podía levantar su espada contra ella, él se quedó sin palabras.

 

“Si pudieras cortarla, me gustaría que lo hicieras, pero nuestro oponente es un <<No Life King>>, ¿sabes? Tiene múltiples capas de defensas físicas y mágicas y tiene un campo de drenaje de energía constante alrededor de su cuerpo. Si puedes lograr matarla… uh, espera, ¿umm?”.

 

Lapis dejó de hablar y comenzó a pensar, pero antes de que pudiera terminar, la zombi, que era Shutel, los sintió y trepó por el altar hacia ellos.

 

En la situación en la que un enemigo se acercaba a ellos y trataba de aferrarse a ellos, Loren agitó su gran espada y la cortó en dos, oblicuamente desde su hombro.

 

“¡Mierda! ¡Está encarando hacía acá!”.

 

Su acción llamó la atención de Shayna y su mirada vacía ahora estaba frente a Loren, y levantó su palma, como lo hizo con Shutel momentos antes.

 

Loren supuso que, si lo golpeaban con las llamas blancas, también se convertiría en un zombi, por lo que rápidamente se lanzó hacia un lado para esquivar lo que se avecinaba.

 

Al mismo tiempo, Lapis se lanzó en dirección opuesta a Loren para intentar deshacerse de ser objetivo de Shayna.

 

“<<Curse Flame>>”.

 

Llamas blancas brotaron del suelo donde Loren estaba de pie en un instante antes.

 

Viendo que las llamas desaparecieron sin atrapar a Loren, Shayna, aún sobre el altar, se giró lentamente y comenzó a perseguir a Loren con su mirada.

 

Loren comprendió que, tan pronto como él se detuviera, las llamas volverían por él, por lo que siguió corriendo, dando pasos hacia la izquierda y hacia la derecha, tratando de no correr en línea recta. Shayna parecía haber descubierto el motivo de Loren, mientras movía sus labios para formar una palabra diferente.

 

“<<Phalanx>>”.

 

Ella agitó ligeramente su mano y llamas brotaron de ella, volando hacia Loren en forma de abanico.

 

Loren lo esquivó saltando hacia atrás en apuros, pero al hacerlo perdió toda la distancia que había ido ganando en ella.

 

“¡No puedo acercarme! ¡Ser capaz de cortarla o no, no es ni siquiera el problema aquí!”.

 

“¡¿No te quedan cuchillos?!”.

 

“¡Los usé todos en los zombis!”.

 

“Nuuu… Perdidos, regresen a donde pertenecen. <<Turn Undead>>”.

 

Lapis gimoteó y luego usó un hechizo de exorcismo. El cuerpo de Shayna brilló por un momento, pero desapareció de inmediato, y no parecía que ella hubiera sufrido algún daño. Ella ni siquiera intentó enfrentarse a Lapis, pero en cambio estaba centrada en Loren, quien estaba zigzagueando hacia ella.

 

“Por supuesto, sería resistido… ni siquiera le hizo cosquillas”.

 

“¡¿Tal vez no tienes suficiente fe?!”.

 

“¡Si hay un sacerdote que pueda exorcizar a un <<No Life King>>, trae uno aquí ahora mismo!”.

 

Tan pronto como Lapis gritó, ella se alejó y llamas blancas estallaron donde había estado.

 

Shayna no estaba mirando a Lapis, pero sabía que estaba allí.

 

Ella intentó atacar a Lapis cuando fue atrapada con su guardia baja, así que puso una finta, mirando a Loren mientras la atacaba, pero Lapis tampoco era un ser común.

 

“Piedras de rojo, golpeen al enemigo. <<Fire Bullet>>”.

 

El hechizo que Lapis usó mientras esquivaba disparó cuatro balas hechas de fuego de sus dedos, y todas ellas golpearon a Shayna en el rostro.

 

Fue un ataque que habría lastimado gravemente a una persona, pero cuando las llamas se despejaron, Lapis vio que ni siquiera dejó una quemadura en el rostro de Shayna y gruñó.

 

“Supongo que un hechizo de clase elemental ni siquiera dejará una marca”.

 

Mientras Lapis murmuraba con un suspiro, Shayna apartó su mirada de Loren y la miró, finalmente reconociendo que ella era un obstáculo.

 

Cuando Shayna levantó lentamente la palma de su mano hacia Lapis, Lapis se quedó quieta y la miró con una sonrisa maliciosa.

 

“¿Estás segura? ¿Que está bien apartar la vista de él?”.

 

El momento en que su atención se alejó de él.

 

No había manera de que Loren perdiera tal oportunidad.

 

Shayna también estaba en medio de lanzar un ataque contra Lapis, por lo que él se apresuró directamente hacia ella, sabiendo que esta era su única oportunidad de acercarse.

 

“¡Puedes odiarme por esto!”.

 

Loren bajó su gran espada de encima de su cabeza, directamente sobre la frente de Shayna, pero la espada no pudo capturarla.

 

Fue porque Shayna sintió el ataque de Loren y saltó del altar, mientras lanzaba <<Curse Flame>> en Lapis. El ataque de Loren atrapó el dobladillo de su vestido y se estrelló contra el altar, destruyéndolo.

 

“¡Lapis!”.

 

Loren continuó con un golpe desde abajo, pero Shayna lo esquivó de nuevo.

 

Pero Loren estaba decidido a acercarse a ella y fue por otro golpe, pero vio a Lapis envuelta en llamas blancas y gritó en sorpresa.

 

“¡Estoy bien! Un golpe no me hará nada”.

 

Cuando las llamas cesaron, aunque respiraba pesadamente, Lapis no se convirtió en una no-muerta.

 

Fue un ataque al que incluso sucumbió una wight, pero si ella era capaz de resistirlo, ¿no significaba eso que Lapis era más dura que un wight? El pensamiento cruzó por la mente de Loren por un momento, pero su cuerpo todavía se movía para mantenerse dentro del alcance de Shayna, lanzando golpe tras golpe con su gran espada.

 

“¡Loren, ten cuidado! ¡Lo que ella está usando no es magia, así que no hay necesidad de que ella cante hechizos! ¡Los ataques vendrán de repente!”.

 

“¿No es imposible tener cuidado?”:

 

Actualmente, Shayna levantaba la palma de su mano antes de que atacara, pero según Lapis eso no era una acción necesaria, por lo que si dejaba de hacerlo, Loren no tenía forma de saber que iba a haber un ataque.

 

En lugar de eso, Loren pensó con amargura.

 

Era difícil creer que Shayna tuviera experiencia en batalla, pero Loren estaba asombrado por el hecho de que ella había evitado todos sus golpes.

 

Él supuso que, dado que ella es una <<No Life King>>, sus habilidades físicas serían considerables, pero eludir cada uno de sus ataques mientras flotaba hacía que pareciera que él estuviera luchando contra humo o una bruma de calor, y aunque él la estaba conteniendo, Loren sintió que el pánico subía lentamente por dentro.

 

“¡Loren! ¡Apunta aquí!”.

 

La voz de Lapis llegó a sus oídos.

 

Mientras continuaba su ataque, Loren encaró a Lapis y vio que ella estaba apuntando a su pecho.

 

“¡El lugar donde está brillando! “¡Un <<No Life King>> normal no tiene nada de eso! ¡No estoy segura de qué pasará, pero vale la pena intentarlo!”.

 

Era donde había estado la <<Joya de la Muerte Conquistadora>>.

 

Aunque era débil, había una luz proveniente del pecho de Shayna, y Loren se preguntó si debía hacer lo que Lapis decía, pero cuando la No Life King escuchó lo que Lapis dijo, cubrió su pecho por reflejo con su mano. Al ver eso, Loren decidió qué hacer.

 

“¿Has visto un <<No Life King>> regular antes…? Bueno, parece que Lapis tiene razón y apuntar por ello vale la pena intentarlo”.

 

Por supuesto, no hubo respuesta del No Life King.

 

En su lugar, aún cubriendo la parte brillante con su brazo, encaró a Loren con su mirada vacía y dejó escapar un chillido agudo.

 

Era lo suficientemente fuerte como para hacer que Loren quisiera cubrir sus oídos, pero si lo hiciera, eso significaría que tendría que dejar de atacar y daría a la No Life King una oportunidad para recuperarse.

 

Loren decidió que debería soportarlo y seguir atacando, pero entonces sintió una sensación extraña en sus brazos y piernas, haciéndolos pesados ​​y lentos, disminuyendo su velocidad y ralentizando sus ataques también.

 

“Loren! ¡La <<No Life King>> fortaleció su drenaje de energía! ¡Si no nos damos prisa, vencerá la protección que casteé en ti!”.

 

“Entonces, nos estamos quedando sin tiempo…”.

 

Él tenía que golpear el pecho de un oponente en el que ni siquiera podía aterrizar un solo golpe hasta ahora, por lo que Loren no tenía tiempo de considerar sus opciones.

 

Él decidió que no le importaba si se desmayaba después, y escuchó un clic en la esquina de su mente, como una pieza que encaja en su lugar.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email