Inicio / Chiyu Mahou no Machigatta Tsukaikata – Capítulo 10

Nota del Autor: Este capítulo no es del punto de vista del protagonista.

 

 

En una zona cubierta de nubes oscuras deshabitada por Humanos, y separado del Reino Lyngle; había un castillo misterioso con altos muros que se elevaban sobre los alrededores.

 

“…….. Fumu”.

 

El Maestro del castillo, un hombre hermoso, estaba sentado en una digna silla de ornamentos.

 

Sus alrededores eran tenues y el diseño interior se asemejaba a un trono.

 

En frente de él, estaba la figura arrodillada de una mujer alta con el cabello rojo. Sería difícil identificar a la mujer como un Humano. Junto con su cabello rojo que llegaba a sus hombros, ella también tenía la piel marrón oscuro. Pero lo más importante, había cuernos retorcidos en la parte superior de su cabeza.

 

La mujer de cabello rojo era, muy probablemente, la sirviente del hombre.

 

El hombre abrió lentamente su boca:

 

“¿Cómo van los asuntos procedentes para la invasión del Reino Lyngle?”.

 

“Están avanzando sin problemas. Actualmente, las unidades se están preparando constantemente para la invasión. Podemos comenzar la operación pronto”.

 

La mujer dio una respuesta muy como sirviente, mientras el hombre arrogante le decía desinteresadamente:

 

“Ya veo… Es bueno si ese es el caso. Retírate”.

 

“Sí”.

 

La mujer hizo una reverencia respetuosa y luego actuó de acuerdo con el mandamiento del hombre, ella salió de la habitación.

 

Después de que la mujer salió de la habitación, ella exhaló para aflojar su tensión. Era tensión mental en el nivel en el que nunca se había sentido hasta ahora.

 

“Haa…… Como esperaba, uno tendría problemas para respirar cuando se habla con Maou-sama”.

 

“¿Está eso bien? Estás diciendo eso a pesar de ser la comandante del tercer ejército*…”.

(NT: O tercera división).

 

“…… Así que es Hyululurk, ¿huh?”.

 

Llamando desde atrás, estaba un hombre con cuernos en la cabeza similar al de una oveja.

 

“No es realmente un gran problema. Maou-sama es un caballero con tolerancia, él no le importaría mis pensamientos irrelevantes. De todos modos, ¿qué hay de ti? ¿Profesor Monstruo*?”.

(NT: O Profesor Monstruoso).

 

“De ninguna manera~ no te dirijas a mí con un nombre tan extraño. Somos compañeros de trabajo, así que puedes llamarme Hyululurk”.

 

“Fuun…”.

 

La mujer se sintió perturbada por la personalidad de Hyululurk y rascó su cabeza.

 

“Hahaha, voy a responder a tu pregunta de antes… He completado el prototipo Monstruo Mágico”.

 

“Hoo, ¿cómo es?”.

 

“Tiene fuerte veneno, un físico grande y colmillos afilados. Además, su belleza trasciende el marco de todas las demás criaturas vivientes……”.

 

“¿Cómo se llama?”.

 

“¡Prototipo de Monstruo Mágico Número 72, Balzinack! ¡Es mi suprema obra maestra!”

 

“¿Nn? ¿El número anterior 71 no tenía el mismo nombre? ¿Qué le paso a ese?”.

 

En respuesta a la pregunta de la mujer, Hyululurk se derrumbó en el suelo mientras se tapaba los ojos con sus manos.

 

“Ah, ese niño. Ese niño fue desplegado en la última invasión al Reino Lyngle. Se encontró con el Comandante del Cuerpo del Ejército en ese país y fue repelido espléndidamente, ese fue el final para él… En ese momento, mi estado mental era similar a haber perdido a mi propio hijo, ya sabes”.

 

“Comandante del Cuerpo del Ejército Sigris, ¿huh? Con sus verdaderas habilidades, ciertamente es posible para él”.

 

Apareciendo en la mente de la mujer, estaba una figura de un Caballero enemigo envuelta con fervor y empuñando una espada rústica.

 

“Sin embargo, también hubo un grupo muy problemático de su parte en la batalla previa, ves”.

 

“Ah, como una persona técnica, no estoy bien informado, pero estás hablando de los secuestradores, ¿verdad?”.

 

“Síp, son esos tipos. No luchan a pesar de ser soldados en el campo de batalla. En la batalla anterior, no tienes ni idea de cuántos problemas nos dieron…”.

 

La mujer tenía una expresión amarga al recordar su último avance en el Reino Lyngle. Su orgullo estaba muy herido, ya que su estrategia utilizada en la invasión fue un fracaso.

 

Hyululurk entonces cuestionó:

 

“Hmm, ¿entonces no puedes solo derrotarlos primero?”.

 

“… Imposible. Son extraordinariamente difíciles. Además, pueden mover a los heridos sin ninguna perdida en su velocidad. Además, el jefe de esos tipos es…”.

 

“¿Su jefe es?”.

 

“…….”.

 

La mujer frunció el ceño y apretó sus dientes. ¿Qué sucedió exactamente durante su último encuentro con su jefe? Mientras Hyululurk pensaba eso, ella empezó a dar una respuesta por su propia voluntad.

 

“Su jefe es un usuario de magia curativa”.

 

“… Ya veo, los subordinados son responsables de llevar a los heridos a un lugar seguro para ser curados”.

 

Ese es el trabajo de los subordinados. El jefe salta personalmente al campo de batalla, y a partir de ahí, pueden curar cualquier herida…… Es molesto, ya que no importa qué ataques son utilizados, ellos pueden curar las heridas en un instante. También recuperan a cualquiera de su fatiga, es inhumano hasta el punto de que fácilmente podrías confundir la naturaleza de su poder como la inmortalidad. Su velocidad de curación se siente imposible de lograr en comparación con la magia de recuperación normal. Los orígenes de la magia curativa son escasos y discretos. Además, también están manteniendo siempre la mejor condición de su cuerpo por ella”.

 

“…… De esa manera de usarlo, un cuerpo Humano normal no debería ser capaz de soportarlo”.

 

Hyululurk no es llamado el Profesor Monstruo sin razón.

 

Ya que los Humanos también se incluyen como sujetos de investigación, Hyululurk está bien familiarizado con la estructura del cuerpo Humano. Basado en las observaciones de la mujer… No importa cómo un Humano cruce los límites de su cuerpo con sus habilidades; los tejidos musculares, los huesos y los órganos internos deben sentir dolor que ningún Humano común pueda soportar.

 

Mucho menos decir que realmente iba a través de él… Definitivamente tendrías que ser alguien que era imprudente con tu propia vida.

 

“El problema es que son capaces de soportarlo. Anteriormente, antes de que el Maou-sama fuera revivido, mi maestro y esa persona trataron de matarse unos a otros. La pelea terminó con esa persona perdiendo sólo un ojo derecho, su jefe es ese tipo de monstruo”.

 

“¿Te refieres al primer ejército?… Esa persona es realmente un monstruo, realmente lo sabes ¿verdad?”.

 

“… No lo sé, no lo sé en absoluto”.

 

Hyululurk suspiró ante la mujer que fingía ignorancia.

 

“…… Para vivir después de conocer a tu maestro, deben tener una habilidad considerable”.

 

“Fuu, los recién llegados en mi unidad no creen en mi historia en absoluto. En la próxima invasión, lo he arreglado para que todos lo experimenten personalmente, quieran o no”.

 

“Lo estás planeando hasta ese punto, ¿huh…?”.

 

“Pero personalmente disiparé los remordimientos de mi maestro en la próxima operación… Esa persona… Rose, yo seré la que la derrotará”.

 

“Pero tu maestro todavía está vivo, ¿sabes?”, Hyululurk casualmente murmuró, mientras la mujer miraba hacia la dirección donde estaba el Reino Lyngle.

 

“¡Lo apuesto a mi nombre, Amira Belgret!”.

 

“Esta vez, has sido asignada a comandar a los soldados. Por lo tanto, sería malo que salieras a las líneas frontales, ¿no estás de acuerdo…?”.

 

“Ah……”.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: