Inicio / Hachinan tte – Capítulo 11: Despedida Con El Maestro

“Pero eso es…”. (Wendelin)

 

“Estoy llegando a mi límite. Pronto, mi conciencia y razón desaparecerán. No quiero convertirme en un zombi que instintivamente ataca a la gente”. (Alfred)

 

Para mi prueba de graduación, el Maestro me estaba pidiendo que le ayudara a descansar pacíficamente a través del uso de la magia sagrada. Dudé un poco.

 

Pero el Maestro me lo estaba pidiendo. Él quería descansar en paz lo antes posible.

 

“Pensé que realmente era un excelente mago, así que mantuve mi conciencia y mi razonamiento mientras mantenía mi cuerpo durante mucho tiempo”. (Alfred)

 

Los Talking Corpses ordinarios sólo pueden conservar sus formas durante aproximadamente un año.

 

Más allá de eso, su consciencia y razonamiento gradualmente se desvanecen, su carne se pudre gradualmente y no se diferenciarían de los zombis.

 

“Wendelin von Benno Baumeister, no me queda mucho tiempo. Como mi discípulo, ¿no me ayudarás a descansar pacíficamente?”. (Alfred)

 

“Maestro… lo entiendo”. (Wendelin)

 

Me giro a la página sobre la magia sagrada. Era el último tema en el libro que el Maestro me dio, y leí el contenido.

 

Sólo abarcaba los conceptos básicos.

 

Al final, realmente sólo depende de mi propia aptitud para ver si voy a ser capaz de usar esta magia.

 

Ya que era una magia especial, yo ni siquiera era capaz de activar una respuesta a la primera.

 

Poco a poco, la luz pálida peculiar de la magia sagrada, empezó a salir de mis dos manos como si se estuviera desbordando.

 

“Lo siento, no puedo demostrártela para ti”. (Alfred)

 

Aunque el Maestro dijo eso en tono de disculpa, ya que un Talking Corpse era un monstruo no-muerto, es natural que el Maestro no pueda usar magia sagrada.

 

Después de una hora de práctica repetida, finalmente logré aprender a usar la magia de la luz que ayudará al maestro a descansar pacíficamente.

 

“El tiempo finalmente ha llegado”. (Alfred)

 

El tiempo para que el Maestro descanse pacíficamente finalmente ha llegado. Mientras inhalaba y derramaba lágrimas, la luz se acumulaba en mis manos. Yo invocaba la magia de luz.

El Maestro era un mago de alto rango en el curso de su vida, prácticamente un monstruo en eso. Como tal, tuve que acumular una cantidad considerable de poder mágico para que él pudiera descansar pacíficamente.

 

“Maestro…”. (Wendelin)

 

“Estoy feliz. Después de vagar como un Talking Corpse en las profundidades del dominio de los monstruos para enseñar mis habilidades a un discípulo como este, ya sea al cielo o al infierno, puedo descansar pacíficamente”. (Alfred)

 

“Maestro…”. (Wendelin)

 

Mis lágrimas no se detuvieron.

 

Ciertamente es verdad que, para dominar la magia en este mundo, tienes que confiar en tu propio trabajo duro para aprenderla.

 

Esto se debe a que la probabilidad de que el método de entrenamiento de otra persona satisfaga a alguien es abismalmente bajo.

 

Pero el método de entrenamiento del Maestro me convenía milagrosamente.

 

Como resultado de estas dos semanas de entrenamiento, he obtenido el poder equivalente a muchos años de entrenamiento por mí mismo.

 

Incluso he aprendido cómo realizar el ajuste de capacidad, y mi capacidad mágica en comparación con antes del entrenamiento ha aumentado en decenas de veces en comparación con lo que era antes.

 

“Quiero que sigas entrenando diligentemente sin llegar a ser engreído. Exactamente cómo has estado haciendo hasta ahora. Tú… Wend, te convertirás en un mago que dejará su nombre en la historia… Ah, una última cosa”. (Alfred)

 

El Maestro no tenía familia.

 

Aunque alguna vez poseía una mansión y una pequeña suma de dinero en el territorio del Margrave Breithilde como sirviente, no fue traído, ya que probablemente fue recuperado por la casa del Margrave Breithilde.

 

Pero estaba el equipo que él tenía cuando murió.

 

La túnica y el sombrero para cuando mi cuerpo crezca, la espada mágica que produce magia de atributo, y los accesorios como anillos y collares que él tenía.

 

Además de la más preciosa de todas, la bolsa mágica, la cual tenía la mayoría de sus cosas. El Maestro me pasó todas estas cosas.

 

“Bolsa mágica”, era un término a menudo escuchado cuando salía de algunos RPGs.

 

Era un artículo mágico que podía retener una cantidad grande de bienes que excedieran normalmente la capacidad de una bolsa del mismo tamaño.

 

En este mundo, las bolsas mágicas se clasifican en varios tipos.

 

El primero se clasificó de la misma manera que otras herramientas mágicas; ya sea como un elemento especializado que sólo puede ser utilizado por los magos o un objeto de uso general que puede ser utilizado por todos.

 

El siguiente era si era el tipo que puede ser registrado de antemano al usuario(s) como un elemento exclusivo que sólo puede ser utilizado por el solicitante(s) del registro o el tipo de propósito general que puede ser utilizado por cualquier persona.

 

Pocos magos son capaces de hacer aquellos que son utilizables por cualquier persona y son costosos. También tienden a tener problemas de capacidad, aunque hay algunos que tienen grandes capacidades.

 

“La bolsa mágica que te he confiado sólo puede ser usada por magos y sólo si han sido registradas, como tú. En términos de capacidad, es proporcional a la capacidad mágica del usuario, así que la capacidad aumentará a medida que aumenta la capacidad mágica del usuario”. (Alfred)

 

Como dijo aquello, el Maestro me entregó una bolsa mágica del tamaño de una bolsa de peto con un cristal de maná que parecía un cordón unido a él.

 

“Es pequeña, pero la boca crecerá cuando pones algo grande en ella, así que está bien. Te confiaré todo su contenido. Después de todo, es mejor para ti tenerlos en comparación con dejarlos deteriorándose en el Bosque Demoníaco. Estoy contando contigo”. (Alfred)

 

“Sí…”. (Wendelin)

 

Cuando finalmente disparé la luz sagrada, que se estaba acumulando hacia el Maestro, mis lágrimas empezaron a acelerar junto a mi nariz que moqueaba.

 

El Maestro estaba envuelto en un vórtice de luz pálida en un instante.

 

006

 

“Esta es una buena magia. No siento dolor, sino que es como si estuviera envuelto en un calor acogedor”. (Alfred)

 

Contrario a las palabras del Maestro, su cuerpo se estaba volviendo transparente.

 

El Maestro realmente va a desaparecer pronto.

 

“Maestro, gracias por todo hasta ahora”. (Wendelin)

 

“Gracias por dejarme morir agradablemente. Volvamos a encontrarnos en el otro mundo, dentro de unos cien años a partir de ahora”. (Alfred)

 

Me preguntaba sobre esa última parte, pero después de que dijo eso, las únicas cosas que quedaban eran su equipo y la bolsa mágica. Su cuerpo había ascendido al cielo junto con una luz pálida.

 

Este es mi recuerdo del breve intercambio con Alfred Reinford, a quien yo consideraba mi único verdadero Maestro.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: