‘……’.

 

Después de absorber la memoria de Wendelin del sueño, me desperté junto con mis nuevos hermanos a desayunar en el comedor de la mansión.

 

Aunque digo mansión, era sólo la mansión de un noble de rango inferior.

 

Como hay un número limitado de habitaciones, se dividen en consecuencia por utilidad.

 

Hay un estudio; un almacén de alimentos, dinero, bienes y armaduras; y etcétera… En mi opinión, es, en el mejor de los casos, similar a la casa de un agricultor rico.

 

Aquellos que tienen su propio cuarto personal, son el actual jefe de familia, Artur (45 años), y su esposa legal, Johanna (44). Los otros incluyen a Kurt (25, el hijo mayor) y Hermann (23, el segundo hijo).

 

Los cuatro hermanos restantes, de la esposa legal, habían sido empujados en una habitación.

 

Además de mí, están Paul (19, el tercer hijo), Helmut (17, el cuarto hijo), y Erich (16, el quinto hijo).

 

Esta es la escena deprimente de una casa superpoblada, aunque es un buen escenario para una vieja novela.

 

Cabe señalar que la amante, Leila (31), reside en la casa de sus padres, la villa del jefe del pueblo.

 

Viviendo con ella, están sus hijos, Walter (14, el sexto hijo), Karl (13, el séptimo hijo), Agnes (11, la hija mayor) y Karina (10, la segunda hija).

 

Aunque su nombre perteneciera a los nobles alemanes propio, el hecho es el mismo en cualquiera de los dos mundos.

 

De la información en el sueño de ayer, parece que no hay suficientes habitaciones para todos los que residen en la mansión.

 

Como no era necesario que el hijo de la amante recibiera la educación de un noble, no había necesidad de que se quedaran en la mansión, ni de interacciones con ellos.

 

Aunque, el Wendelin anterior, los había conocido muchas veces en su memoria.

 

Otros que viven allí, son el heredero del jefe del pueblo y su esposa, quien resulta ser una persona influyente en el territorio, pero la política de todo eso no me importa, ya que no lo heredaré.

 

De vuelta en la mansión, hay sirvientes que se pueden ver manteniendo la casa. Abel (71) es el mayordomo que ha estado sirviendo a la familia desde el jefe anterior. También hay cuatro sirvientas, pero todas ellas son abuelas del pueblo, ya que existe la posibilidad de que Artur, con cero planes y valores familiares, las impregne.

 

Están también los sirvientes que comandan la milicia en tiempos de guerra, pero son esencialmente agricultores ordinarios, artesanos, cazadores o herreros del pueblo. Ya que no viven en la mansión, todos ellos conmutan a trabajar desde sus casas familiares en el pueblo.

 

En los pueblos pobres de la frontera, como este, no hay diferencia entre un guerrero y un agricultor.

 

En el caso de una emergencia, sus nobles gobernantes pueden movilizarlos a voluntad.

 

Aun así, no ha habido conflictos en un pequeño territorio como este durante los últimos 200 años.

 

Para empezar, el territorio Baumeister, del actual jefe de familia, Artur von Benno Baumeister, se encuentra en el extremo sur del Reino Helmut, en el continente Lingaia.

 

El único enemigo potencial para el Reino de Helmut, sería el Santo Imperio de Urquhart, que se encuentra al norte del continente. Sin embargo, las dos naciones están divididas por un desierto masivo.

 

El Imperio Sagrado de Urquhart había avanzado contribuyendo con dinero y mano de obra en el desarrollo de esta área, pero aún tiene que asegurar un acercamiento seguro al Reino Helmut ubicado al sur.

 

Es decir, ambas partes no pueden permitirse la guerra debido a los gastos logísticos.

 

Sin embargo, hasta hace unos 200 años, ambas naciones han convocado repetidamente ejércitos como una medida cautelar.

 

Procedieron a firmar posteriormente un tratado de cese al fuego, ya que el ejercicio sólo desperdiciaba alimentos y recursos. Así, una frontera pacífica fue establecida.

 

Además, desde que se abrió el comercio entre las dos naciones, y excluyendo a algunos extremistas, se puede decir que las llamas de la guerra se han extinguido.

 

Por lo tanto, estoy a gusto, ya que no tendré que experimentar la guerra.

(NT: Jajajaja).

 

Puedo decir que tuve suerte en ese aspecto.

 

“Querido, ¿qué pasa?”. (Johanna)

 

Dirijo mi mirada a la comida frente a mí. Pan integral servido con una pequeña porción de carne y vegetales. Un plato de sopa sazonado con sal.

 

Es una comida increíblemente simple, pero parece que comer carne por la mañana es una prueba de nobleza.

 

Los nobles comían tres comidas al día, mientras que los agricultores comían sólo dos.

 

Ya que ambos del menú, incluía pan y sopa, las distinciones sociales no parecen tan diferentes.

 

El pan marrón era duro y sin sabor, si sólo fuera seguido con un poco de pan blanco, mermelada, mantequilla, queso y té o algo así. El pobre conjunto de sopa se volvería precioso con eso.

 

Escuché que hay grandes diferencias en el menú entre zonas rurales, urbanas y otras áreas.

 

¿Es eso cierto? No sabría a menos que vaya a las otras áreas.

 

Si es cierto, entonces tengo algunas noticias decepcionantes: nuestro territorio de Baumeister, parece ser bastante pobre.

 

“La cuestión de establecer una sucursal del Gremio de Aventureros ha sido rechazada”. (Artur)

 

“Podrían haber estado ocupados con el trabajo”. (Johanna)

 

“Remitiendo más rutas de transporte o similares habría estado bien también”. (Artur)

 

Mi nuevo padre, Artur, tiene una mirada agria frente a su plato restante de sopa.

 

Se confirmó antes que la magia existe en este nuevo mundo, así como el famoso Gremio de Aventureros.

 

Magia y criaturas como los monstruos existen también, por lo que debe haber Aventureros quienes los cazan para ganarse la vida.

 

“Ya que los monstruos en nuestro territorio son bastante fuertes…”. (Artur)

 

“Padre, ¿no puedes llamar al ejército para cazarlos en una sola redada?”. (Kurt)

 

“Kurt, eso no es posible. No podemos repetir el mismo error que el difunto Breithilde Margrave*-dono”. (Artur)

(NT: Magrave es un título germánico equivalente a Marqués).

 

El heredero y el hijo mayor, Kurt nii-san, sugirió obtener un ejército, pero fue inmediatamente rechazado por Artur.

 

“¿Puedo decir algo… Padre?”. (Wendelin)

 

“¿Qué pasa, Wendelin? Y no más sopa para ti”. (Artur)

 

De los sueños de ayer, yo, como el octavo hijo, tengo 6 años de edad si se cuenta desde el año nuevo. Yo era incluso siete años más joven que el séptimo hijo.

 

Por lo tanto, mi asiento está al final de la mesa del comedor, en el borde incluso.

 

Yo estaba simplemente haciendo una pregunta, pero fue mal entendido como querer una segunda porción. Podrías considerar que es más manifiesto de que esta casa es pobre.

 

“No, no estoy pidiendo más sopa. Quiero preguntar por el Breithilde Margrave-sama que intentó cazar a los monstruos”. (Wendelin)

 

“Sobre eso, ¿huh? Se nos solicitó ayuda con la subyugación de monstruos en nuestro territorio de Baumeister hace unos años…”. (Artur)

 

A juzgar por los términos de la solicitud, parecían haber confiado en el esfuerzo, pero después de provocar a los monstruos en su propio campo inútilmente, el ejército del Margrave, de 2.000, recibió un miserable golpe aplastante.

 

Justo después de que el nuevo jefe de Breithilde Margrave asumiera el mando, su primer trabajo fue reconstruir el ejército destruido.

 

“El nuevo Breithilde Margrave-dono dijo que, como noble, no tiene los derechos sobre el territorio actualmente ocupado por los monstruos. Para ponerlo en otra perspectiva, significa que él nunca volvería a comprometerse a los monstruos en nuestro territorio de Baumeister nunca más”. (Artur)

 

Y así, tengo que pasar mi vida en un lugar terriblemente siniestro hasta que crezca.

 

La sopa, que puse en mi boca, se sentía sin sabor cuando lo pensé.

 

No era tan sabrosa para empezar, ya que sólo fue sasonada con pequeñas cantidades de sal.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email