Inicio / KNWM – Capítulo 2: La Voz Del Monstruo – Parte 2

◊♦◊♦◊♦◊

 

[Hiiro]

 

‘Lo sabía’, pensó Hiiro. Muir también miró hacia Hiiro esperando su aprobación.

 

Él sabía que ellos tomarían una decisión así, porque eran de buenos de corazón, pero él todavía no había reunido sus pensamientos, así que no podía contestarles fácilmente.

 

“Hey, Anciano, eres consciente que estamos siendo perseguidos, ¿no es así?”. (Hiiro)

 

“Ah”, Arnold respondió fuertemente. Parecía que había pensado mucho acerca de ello antes de contestar.

 

“Hiiro, sé que no haces favores si no obtienes nada a cambio, por eso, no te voy a forzar. Ayudaste a Muir una vez y te agradezco por eso. No tienes que seguir adelante con nuestro egoísmo”. (Arnold)

 

En ese momento, Muir pareció triste, pero Hiiro no se dio cuenta.

 

“Así que, si dices que no quieres, entonces me rendiré. Viajar contigo es divertido y realmente eres fuerte. Pero no queremos ser más molestias. Sea cual sea tu respuesta, la aceptaremos”. (Arnold)

 

Muir asintió tratando de convencerse a sí misma y, como Arnold, también miró hacia él. Hiiro también los miró.

 

“… Eso me recuerda, te debo algo, Anciano”. (Hiiro)

 

“… ¿Hah? ¿Me debes? ¿De qué estás hablando?”. (Arnold)

 

Arnold realmente no sabía de lo que Hiiro estaba hablando y miró a Hiiro fija e inexpresivamente mientras los signos de interrogación comenzaban a flotar por encima de su cabeza.

 

“¿Lo olvidaste? Fue cuando peleamos con ese Topknot”. (Hiiro)

 

Sí, el otro día Hiiro luchó contra un hombre llamado Folse, quien comandaba «Beast Cage». Folse era extremadamente fuerte y, justo cuando Hiiro estaba a punto de ser asesinado, Arnold lo había salvado lanzando su espada hacia Folse. Gracias a Arnold, la vida de Hiiro había sido salvada.

 

Hiiro le había hablado de aquella vez, pero Arnold no recordaba nada e inclinó su cabeza. Al ver eso, Hiiro dijo sin rodeos.

 

“Pagaré esa deuda, pero después de esto no te debo nada. La próxima vez que me pidas algo, tienes que preparar una compensación satisfactoria para mí”. (Hiiro)

 

Dijo Hiiro mientras caminaba hacia la dirección en que se había ido el Sky Wolf. Arnold, quien había estado mirando fijamente a Hiiro distraídamente, se echó a reír,

 

“¿Qué diab-? En serio, ¡no eres muy honesto, ¿verdad?!”. (Arnold)

 

Hiiro honestamente sólo quería pagar su deuda, pero Arnold malinterpretó y pensó que él era un tsundere. Muir también pensó lo mismo que Arnold y pensó que era la actitud de Hiiro.

 

“Hiiro-san es un poco lindo…”. (Muir)

 

Hiiro no estaba siendo un tsundere, pero no hace falta decir que la popularidad de Hiiro había aumentado.

 

No sabían que el verdadero objetivo de Hiiro eran los valiosos libros y datos que pudieran estar en el terreno de pruebas.

 

‘Será bueno si también puedo leer los datos de la investigación al menos una vez’. (Hiiro)

 

Después de todo, Hiiro era una persona que perseguía sus deseos sin importar a donde lo llevara.

 

◊♦◊♦◊♦◊

 

Personas en abrigos blancos se movían inquietos mientras alguien con un gran cuerpo dormía en un escritorio.

 

“¡Jefe, por favor, despierte!”.

 

El hombre, que estaba durmiendo, era el Jefe, y el hombre, que elevó su voz tratando de despertarlo, era su subordinado.

 

“… Guga~”. (Jefe)

 

Pero el ronquido del Jefe sólo se hizo más fuerte. Como último recurso, su subordinado sacó algo de su bolsillo. Tenía un olor dulce y tenía la forma de una dona. La acercó a la nariz del jefe.

 

* ESPASMO ESPASMO ESPASMO *

 

La nariz del Jefe empezó a temblar poco a poco y, justo cuando su subordinado había pensado que iba a abrir los ojos, la boca del Jefe se abrió ampliamente y trató de comer la dulce dona ante él.

 

* ¡TINTINEO! *

 

La dulce dona instantáneamente desapareció de su lugar y lo único que quedó fue el impacto de sus dientes chocando.

 

“¡Nuh! ¡Qué horrible de ti! ¡No olvidaré esto!”. (Jefe)

 

El Jefe gritó lloroso mientras miraba a su subordinado en desesperación.

 

“Oh, buenos días, Jefe. Tengo varias cosas que reportarle”. (Pevin)

 

“¡Algún día te convertiré en dulces y te comeré, Pevin!”.

 

“Eso asusta. Pero ya he preparado sus dulces”. (Pevin)

 

“¡¿Qué?! ¡¿Es eso cierto?!”. (Jefe)

 

“Sí, por favor, mire hacia allá”. (Pevin)

 

Una sólida estantería llena de pasteles entró en su vista.

 

“¡Uohoh~! ¡Es un ceke*, ¿no?!”. (Jefe)

(NT: No encontré traducción y casi nada de información para la palabra, pero creo que es como un pastel).

 

Los ojos del Jefe brillaban como un niño que acababa de encontrar un juguete nuevo.

 

“Jefe, es un pastel no un ceke. Lo entendió mal. Por cierto, esto es un pastel de chocolate”. (Pevin)

 

“¡Ooh~! Eso es popular en el Beast Kingdom en este momento. Se llama «Chocoret», ¿verdad? Ooh~, es tan marrón. Puedo comer, ¿verdad?”. (Jefe)

 

“Por favor, hágalo después de que termine su trabajo”. (Pevin)

 

El hombre, llamado Pevin, ajustó sus gafas mientras respondía.

 

“¡Lo dices en serio, ¿verdad?! ¡Acabemos con ello! ¿Mhm? ¿Que tengo que hacer?”. (Jefe)

 

La forma en que hablaba no coincidía con su enorme cuerpo o, más bien, con su cuerpo gordo. El cabello del jefe estaba extendido hacia atrás y él estaba bastante gordo. Su rasgo número uno era su enorme nariz de cerdo y llevaba un monóculo.

 

“En primer lugar, un pequeño problema ha ocurrido, así que, por favor, escuche”. (Pevin)

 

“¿Problema? ¿Qué tipo de problema?”. (Jefe)

 

“Uno de los Sky Wolves, usados en el experimento, ha escapado”. (Pevin)

 

“Puh, ¿huh? ¿Lo mataste?”. (Jefe)

 

“No, logramos herirlo antes de que escapara. Bueno, morirá con esa clase de herida de todos modos y nadie lo ayudará porque es un monstruo”. (Pevin)

 

“¡Entonces no hay problema! Pero últimamente, ¿no ha disminuido el número de especímenes?”. (Jefe)

 

“Sí, ese es el tema principal. En este momento sólo tenemos los Sky Wolves, pero sólo hay siete de ellos. Tenemos que reemplazarlos lo antes posible… Los contactos de la organización están aquí. ¿Le gustaría empezar a negociar con ellos?”. (Pevin)

 

El jefe hizo un rostro muy amargo.

 

“Eh~, es realmente problemático, ¿no es así~?”. (Jefe)

 

“Esto también es por el bien de la investigación”. (Pevin)

 

“Sí~, lo entiendo, pero no me gustan mucho, ¿sabes?”. (Jefe)

 

“Usted no puede hacer negocios si solo hace lo que quiere”. (Pevin)

 

“Sí~, no puede ser evitado. Ahora que lo pienso, me informaron el otro día que estaban en camino. Me pregunto si me trajeron algunos especímenes”. (Jefe)

 

“Eso sería bueno”. (Pevin)

 

“Bueno, traen especímenes que valen la pena experimentar, así que son útiles”, dijo el Jefe mientras olfateaba y luego abrió su boca y dijo.

 

“¿Pasa algo malo?”. (Pevin)

 

“Mhm~, ahora que lo pienso, es casi hora de presumir eso”. (Jefe)

 

“… Pero aún no es posible controlar eso todavía”. (Pevin)

 

“¿Qué estás diciendo, Pevin? El fracaso es esencial para la experimentación, ¿verdad?”. (Jefe)

 

“Entiendo. Bueno, ya que están viniendo, ¿le gustaría hacer que los restantes Sky Wolves sean sus oponentes?”. (Pevin)

 

“Ooh~, ¡eso sería divertido, ¿sí?!”. (Jefe)

 

“Entonces, iré a hacer los preparativos”. (Pevin)

 

Pevin se inclinó ligeramente y trató de marcharse, pero…

 

“Ah, puedo comer los dulces ahora, ¿verdad?”. (Jefe)

 

“Jefe, todavía tiene trabajo que hacer”. (Pevin)

 

“Uh~, ¡eres horrible! ¡Está mal! ¡Algún día, yo def~initivamente te convertiré en dulces y te comeré~!”. (Jefe)

 

Pevin echó una mirada atrás al jefe, quien estaba lanzando sus brazos y piernas en un berrinche como un niño. Pevin volvió a su trabajo y lo ignoró por completo.

 

Sin embargo, el Jefe no pudo soportarlo y en silencio se comió los dulces en la estantería. Pevin prediciéndolo sobre comer los dulces es otra historia.

 

◊♦◊♦◊♦◊

 

“¿Aquí?”. (Wi)

 

Winka, quien se había separado de Hiiro y compañía, había llegado a un gran edificio en la parte trasera del Sky Wolf. El edificio era blanco y rodeado por una valla cableada. Estaba rodeado de rocas, no, para ser exactos, construyeron el complejo dentro de esas rocas.

 

Había solamente una entrada, la cual tenía una puerta sólida de hierro, además, Winka había descubierto el ojo de la cerradura.

 

“Lobo es… No, vamos a darte un nombre. Síp… Vamos a llamarte Winger, ya que tiene alas, ¿okay?”. (Wi)

 

El Sky Wolf también le gustó el nombre y asintió con su cabeza.

 

“¿De dónde has escapado, Winger?”. (Wi)

 

Winka preguntó, y Winger la guió constantemente hacia el lugar de donde había escapado. Winka fue detrás de la zona rocosa y luego Winger metió su nariz para indicar el lugar.

 

“Mhm… ¿Dónde?”. (Wi)

 

Winka miró a su alrededor y notó que una de las ventanas estaba rota. Ella pudo darse cuenta mirando las otras ventanas que una rejilla de alambre debería haber sido adjuntada. Era probable que Winger se preparó a sí mismo para herirse y embestir la ventana. La gran herida en la cabeza fue causada por esta acción.

 

“¿Podemos entrar desde allí?”. (Wi)

 

Winka no tenía ninguna estrategia o, más bien, no la pensó en absoluto. Su plan era entrar, vencer a los malos y salvar a la familia de Winger. Cuando Winka y Winger se acercaron al complejo…

 

* ¡BEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEP! *

 

Sonó una sirena penetrante. Winka abrió sus ojos al oír el sonido y estaba segura que su presencia había sido descubierta.

 

“¡Vamos, Winger!”. (Wi)

 

“¡Woof!”.

 

Ella había pensado que, ya que ya era así, no tenía más remedio que moverse y saltar a través de la ventana que Winger había escapado.

 

◊♦◊♦◊♦◊

 

El sonido de la sirena también alcanzó los oídos de Hiiro y compañía.

 

“Hey, Hiiro, ¿qué es este sonido?”, preguntó Arnold mientras corría.

 

“Es probablemente una tonta actuando como una idiota, ¿verdad?”. (Hiiro)

 

“¿…?”. (Arnold)

 

Hiiro no pensaba que Winka era una para las estrategias como él lo era. En todo caso, ella resolvía las cosas al abrirse paso, como lo hacía Arnold. Por lo tanto, Hiiro, quien sabía que era un campo de pruebas, sabía que había sido descubierta por los sonidos de la sirena. Aunque había pensado que era una tontería correr sin un plan, era muy impresionante para ella poder meterse en un lugar tan peligroso para otras personas, no, para un monstruo.

 

“De todos modos, debemos darnos prisa. ¡Resiste fuertemente, Muir!”. (Arnold)

 

“¡S-Sí!”. (Muir)

 

Dijo Arnold mientras aceleraba con Muir en sus brazos. Hiiro murmuró que no servía de nada, pero lo siguió de todos modos.

 

◊♦◊♦◊♦◊

 

No fue sólo Winka y compañía quien fueron sorprendidos por la sirena, las personas dentro del establecimiento también estaban sorprendidas.

 

“¿Qué está pasando?”, Pevin le preguntó a alguien. Esa persona parecía tener prisa.

 

“¡Parece que hay un intruso! También hay una reacción mágica por parte del Sky Wolf escapado”.

 

Había agujas colgando al final de los hilos dentro de una bola que parecía una bola de cristal. Una de esas agujas giraba alrededor y brillaba con una luz roja. Era un detector mágico. Mientras la persona lo observaba, había notado que Pevin estaba allí. Otra aguja se movía mientras brillaba de azul, indicaba la presencia de otro intruso.

 

“¿Quién es?”. (Pevin)

 

“¡No lo sé! Pero estoy seguro de que es una persona”.

 

Pevin pensó un poco, entonces…

 

“Le reportaré al Jefe. No maten a los intrusos, atrápenlos si es posible”. (Pevin)

 

“¡E-Entiendo!”.

 

Pevin rápidamente se dirigió directamente al Jefe.

 

Un hombre de túnica blanca, a diferencia de los que llevaban los investigadores, permanecía inmóvil frente a una puerta.

 

“¿Cómo llegó a un lugar como este?”. (Pevin)

 

El hombre, con el que Pevin hablaba, era el contacto de la organización y él había estado hablando con el Jefe hasta hace algún momento. Tenían una relación profunda con la organización. La organización les proporcionaba monstruos para la experimentación. Por supuesto 【Buscador】 también proporcionaba garantías adecuadas, en forma de dinero o información que era beneficiosa para la organización.

 

Un contacto de la organización había llegado para las negociaciones y debería haber estado hablando con el Jefe. Era un misterio el por qué parecía confundido en un lugar como este.

 

“Bu-Bueno, ya ve…”.

 

Pevin lo escuchó mientras abría la puerta cuando una vena apareció en su frente. Se quitó el objeto delante de sus ojos. Ése era definitivamente el jefe―――

 

Sorprendentemente, mientras sonaba la sirena….

 

“Guga~ Bi~”. (Jefe)

 

Su nariz se hinchaba.

 

“¡¿Por qué está durmiendo en una situación como esta?!”. (Pevin)

 

“¡Hifoh!”. (Jefe)

 

Pevin repentinamente gritó cerca de su oído y el Jefe se puso en pie de un salto.

 

“Uoh~, ¿qué, qué? Ah, buenos días, Pevin”. (Jefe)

 

“Buenos días. ¿Ha tenido un buen sueño?”. (Pevin)

 

“Pe-Pevin… Eres aterrador…”. (Jefe)

 

Pevin estaba sonriendo, pero algo negro brotaba detrás de él y el rostro del Jefe palideció.

 

“Escuché sobre ello. Tiene sueño durante las negociaciones y se queda dormido… ¿Todavía puede llamarse jefe de 【Buscador】?”. (Pevin)

 

“Puh~, es porque era tan aburrido, ¿sabes?”. (Jefe)

 

“¡¿Qué está diciendo?! ¡Cortésmente le expliqué la situación actual! Le dije cuánto debía pagar por los especímenes. Además, ¡le presenté un precio bastante razonable!”. (Pevin)

 

“Te dije que estaba bien con eso, ¿sí? Pensé que las negociaciones habían terminado, así que me quedé dormido, ¿sabes?”. (Jefe)

 

“¡No duerma!”, dijo Pevin sorprendido. El hombre de túnica blanca permanecía de pie junto a la puerta, desconectado de esto.

 

“Bueno, si las negociaciones hubieran terminado, no me importaría. Sé que esto es repentino, pero me gustaría que el Jefe cuidadosamente captara la situación”. (Pevin)

 

“¿Mhm? Oh, ah, ¿eh? ¿Qué es ese sonido?”. (Jefe)

 

El Jefe finalmente notó el sonido y comenzó a mirar alrededor. El hombre de túnica blanca también estaba interesado en lo que estaba pasando y continuaba escuchando.

 

Pevin explicó la conversación que acababa de tener con el investigador a el Jefe.

 

“¿Qué va a hacer, Jefe?”. (Pevin)

 

“Bueno~… ¡Ah, tengo una buena idea! ¡Vamos a usar eso en ellos!”. (Jefe)

 

“Pensé que diría eso. Ya he emitido la orden de captura, pero existe la posibilidad de que el human muera, así que tenga paciencia”. (Pevin)

 

“Si es posible, quiero que mueran mientras enfrentan eso”. (Jefe)

 

“Bueno, entonces, ¿vamos a ver?”. (Pevin)

 

“Lo entiendes, síp”. (Jefe)

 

“Ah, ¿qué hará?”, preguntó Pevin al hombre de túnica blanca.

 

“Ah, e-es cierto. Los documentos del contrato están en el carruaje, lo redactaré y lo traeré aquí. Tomará algún tiempo, así que me gustaría ir a hacer eso. Bueno, no me importa si toman tiempo para lidiar con el enemigo”. (Jefe)

 

“Entiendo. Nos veremos más tarde”, dijo Pevin. El hombre rechinó un poco sus dientes y salió de la habitación.

 

“Bueno, entonces, deberíamos ir a trabajar”. (Pevin)

 

* ¡GRRRRUUUUUUÑÑÑIIIIR! *

 

“………………………………”. (Jefe)

 

“Ah, quiero comer dulces”. (Jefe)

 

“Es una emergencia, Jefe”. (Pevin)

 

Pevin rechazó al Jefe y él resopló sus mejillas.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: