ETN: Artes Mágicas -> Artes Divinas

 

 

Renya extiende una red sobre la fogata preparada en la cocina y asa onigiris*.

(NT: Síp, hay tipos de Onigiris que se asan).

 

Él había almacenado una gran cantidad de arroz de su casa en su inventario.

 

No tenía mucha intención de usarlo, pero como el país élfico enviaba regularmente una cantidad considerable de arroz, y dado que había llegado a tal punto que era posible encontrar esporádicamente arroz en el mercado de Kukrika, Renya lo almacenó ansiosamente haciendo uso de sus fondos.

 

Frau, quien tiene la cartera, a menudo era bastante estricta cuando se trata de gastar dinero. Pero al comprar arroz, ella nunca decía nada, porque es el plato favorito de Renya. Sin embargo, Renya rara vez se queja de los alimentos, pero ella no era tacaña cuando proporcionaba fondos para el arroz, ya que se desconoce cuándo podrán comprar el siguiente lote, y si no compran nuevas existencias cuando está a la venta, podría agotarse rápidamente

 

A menos que te límites a llamar al plato con su término general: onigiri, existe una gran variedad de onigiris.

 

Comenzando con el tipo de arroz utilizado, la forma de cocinarlo, su contenido y, además, cómo procesas el onigiri después de darle forma, uno puede crear tantos tipos diferentes como desee.

 

También podrías decir que el repertorio es infinito si no te importa su sabor.

 

En primer lugar, está mal llamar a algo demasiado excéntrico como parte del repertorio, ya que los platos son todo sobre el sabor, es la creencia personal de Renya.

 

Para hacer un onigiri realmente básico esta vez, él cocina una gran cantidad de arroz en la cocina construida por los soldados, coloca miso en el onigiri después de rostizarlos ligeramente una vez y luego los asa bien.

 

El que maneja ese proceso es solo Renya con Croire, quien lo asiste como ayudante, pero el miso onigiri hecho por los dos, que se asan uno tras otro a una velocidad y habilidad impensables, continúan desapareciendo sucesivamente a un ritmo increíble.

 

Traje dos barriles de miso en mi inventario, pero podría no durar la duración del entrenamiento si continúa consumiéndose a esta velocidad, teme Renya.

 

Una vez que eso suceda, sería mejor cambiar a la salsa de soja, la cual también he traído en barriles, pero, aunque he traído dos barriles de salsa de soja, no puedo decir con seguridad que será suficiente.

 

Junto a Renya, quien diligentemente rostiza los onigiris, la carne que usa miso como base, y hierbas silvestres que recogió Croire en las cercanías se cocinan juntos dentro de un recipiente cilíndrico calentado por fuego mientras hacen ruidos a fuego lento.

 

A primera hora de la mañana, los soldados habían cazado un gran jabalí y lo habían desmantelado de inmediato. Después de cortar la carne en trozos apropiados, la cocinaron junto con la hierba silvestre en un caldo mezclado con miso. Renya nombró arbitrariamente a ese plato tonjiru al estilo de otro mundo.

 

Las cucharas de esa sopa se vierten una tras otra y su volumen disminuye a un ritmo asombroso.

 

Como la carne del jabalí era demasiado grande, una olla no era suficiente para contenerla toda. Y como los que comían eran un grupo de 100 soldados, Renya había alineado a varios de ellos. Sin embargo, como muchas de las ollas ahora estaban vacías, Renya tuvo que rehacer un montón de platos nuevos.

 

“De alguna manera siento que vine aquí como cocinero”. (Renya)

 

Incluso mientras se queja, las manos de Renya no dejan de moverse.

 

Mete las manos en agua, que ha sido preparada con un poco de sal mezclada, agarra rápidamente el arroz caliente con sus manos, y rápidamente lo forma en un triángulo.

 

Cuando lo colocó en la parte superior de la red, fue retirado de la red por una mano, la cual se extendía por el costado, a pesar de que el onigiri ni siquiera ha sido asado.

 

“¡Hey! ¡¿Qué estás haciendo?!”. (Renya)

 

“¡Lo siento, Instructor-dono! ¡Es porque no tengo tiempo para esperar a que termine de asar!”.

 

Incluso mientras se disculpaba con Renya, el soldado, quien había robado el onigiri, se lo metió en la boca y comenzó a masticar.

 

Antes de que Renya se dé cuenta, ya no queda ni un solo onigiri a la parrilla.

 

La producción de onigiri no puede satisfacer la demanda en absoluto.

 

Una vez que gira su mirada mientras suspira hacia la cerca, que está escondiendo el campamento, ve algunas siluetas que han estallado en llamas, mientras producen sonidos crujientes, en un gran agujero que había sido excavado sin que él se diera cuenta.

 

Era un agujero que debería ser bastante profundo, pero debido a que había muchas cosas que se lanzaban dentro, el agujero ya se había llenado hasta el borde. Era una vista que le hacía preocuparse si el fuego se extinguiría alguna vez.

 

Humo se eleva junto a las ardientes llamas, pero Croire está controlando secretamente el humo con hechicería de viento para que no se esparza.

 

Estoy bastante seguro que comer estará fuera cuestión si ese humo termina flotando hacia aquí, juzga Renya.

 

Lo que se había arrojado al agujero eran cadáveres de monstruos que variaban en tipos y tamaños.

 

Los monstruos, que fueron cazados por los soldados dentro del bosque, tuvieron sus piedras mágicas arrancadas en el lugar y fueron quemados en un sitio de incineración recientemente construido cerca del campamento. Estas tareas se están llevando a cabo actualmente en el foso.

 

“¡Recuerden, chicos! ¡Continúen cazando los monstruos en las cercanías y no dejen que ni uno solo viva! ¡Son oponentes que harán mucho daño si dejan que uno de ellos escape! No hay necesidad de contenerse. ¡Este es también el deseo de Instructor-dono! ¡Búsquenlos, incluso si tienen que dividir el terreno del suelo y aniquilarlos completamente! ¡Es una escaramuza preliminar antes de la de los subordinados de esos asquerosos nobles! ¡Muestren los frutos de su entrenamiento a Instructor-dono!”. (Keith)

 

Keith pronunció tal discurso frente a los soldados alineados a primera hora de la mañana.

 

Ciertamente, el que dio esa orden fue Renya.

 

Él había convocado a Keith la noche anterior y le informó de los contenidos del entrenamiento:

 

“El objetivo es que experimenten personalmente algo similar al combate real. Para ser precisos, haré que luchen fervientemente contra los monstruos que viven aquí. También puede haber monstruos muy peligrosos, pero no escucharé ninguna queja. El período de entrenamiento programado es de diez días, pero ten en cuenta que depende de los resultados del entrenamiento durante ese período, ya sea que puedan regresar a la ciudad posteriormente. No hay manera de que les permita luchar contra el ejército privado de los nobles en un estado que facilite ver que perderán”. (Renya)

 

Renya le dijo a Keith con la intención de decir “Aparte de la habilidad, no puedo permitir que los soldados, que no tienen una apropiada determinación de batalla, luchar”, pero Keith lo interpretó a su manera y aparentemente ajustó las expectativas ligeramente por encima de lo que Renya había planeado.

 

“¡Soldados, me gustaría que escuchen!”. (Shion)

 

Shion los instigó aún más.

 

“¡¿Incluso tú vas a dar un discurso?!”. Renya estaba sorprendido, pero Shion aparentemente no notó su expresión.

 

“Exterminar a los monstruos aquí y ahora no solo servirá como el toque final a nuestro entrenamiento. Que ustedes derroten a los monstruos también tiene el significado de detener cualquier daño que pueda recaer en la gente de nuestro Principado de Trident en el futuro. Soy Shion, una Princesa del Principado de Trident. Sobre mi deber como Princesa, les prometo que siempre lucharé en la línea del frente hasta que termine este entrenamiento. ¡Soldados, les pido que me ayuden en eso!”. (Shion)

 

Renya quería replicar “Una princesa no tiene ese tipo de deber”, pero no es una atmósfera que le permita hacer tal interjección.

 

“¡Chicos! ¡Incluso Su Alteza la Princesa ha hecho tal deseo! ¡Ahora es el momento de mostrar nuestro poder y orgullo como el ejército nacional! ¡Junto con Su Alteza la Princesa!”. (Keith)

 

““““¡¡Junto con Su Alteza la Princesa !!””””.

 

“¡Muerte a los monstruos!”. (Keith)

 

““““¡Muerte a los monstruos!””””.

 

“¿Renya-san? ¿Ellos van a iniciar una guerra contra alguien?”. (Croire)

 

Al ver a los soldados irse, que parten del campamento mientras levantan gritos de batalla y alzan sus armas con una mirada un tanto en blanco, Croire le pregunta a Renya, pero Renya carece de las palabras para responderle.

 

Este tipo de instigación era demasiada responsabilidad para Renya.

 

Primero les dije que se deshicieran de su timidez, diciéndoles que de alguna manera cambiaran su estado de ánimo o que esperaran que mantuvieran sus bocas cerradas y pelearan, había muchas cosas que quería decir, pero hablar como Keith o Shion es probablemente imposible para mí, ¿no es así?, termina pensando Renya.

 

Lo que Renya quería que los soldados experimentaran en este bosque era el acto de matar seres vivos con sus propias manos.

 

Es un hecho que algo así solo puede llamarse natural para los soldados, pero de acuerdo a lo que Renya había escuchado y aprendido de Shion, una gran guerra no había tenido lugar en el continente humano durante varios siglos.

 

Parece que los soldados de todas las naciones luchaban ocasionalmente, si está restringido a los monstruos que aparecen de vez en cuando, pero no es como si todo un ejército pudiera experimentar algo así. Una vez que él intentó preguntarle a Keith, incluso los cien soldados que participaban en el entrenamiento de esta vez eran el tipo de soldados que nunca han matado a alguien a pesar de haber recibido entrenamiento para ello.

 

Una vez que llegue el momento del combate real, marcará una gran diferencia si tienen o no una experiencia de este tipo, anticipa Renya.

 

Pero, aunque sea cierto, no hay personas en el área que puedan ser asesinadas sin problema.

 

Como resultado de meditar sobre varias opciones, Renya concluyó que lanzar a los soldados en el Bosque Miasma era probablemente la mejor opción.

 

También consideró la posibilidad de ir al Laberinto Forestal*, pero en comparación con el Bosque Miasma, es estrecho e inadecuado para el combate a gran escala.

(NT: En capítulos pasados lo llamaba Bosque de Laberinto y Laberinto Forestal, ya que no sabía cuál de las dos escoger, por lo que me decidí por la segunda desde ahora).

 

Además, el actual Laberinto Forestal se encuentra en un estado de observación obligatoria. No podía imaginar que sería una buena idea provocar a los supervisores andando en el laberinto.

 

Por el momento, ya que pudieron marchar solos en el bosque sin que yo tuviera que obligarlos a avanzar, supongo que está bien tal como está, consintió.

 

Mientras pensaba qué podría hacer mientras tanto, Renya decidió que prepararía la comida de los soldados y le pidió a Croire que lo ayudara. Pero después de comenzar los preparativos, las cosas empezaron a volverse extrañas.

 

Primero, la mitad de los soldados regresaron repentinamente.

 

Renya se preguntó si se arrepintieron, pero una vez que llegaron al campamento, regresaron de inmediato a la zona de dormir, se quitaron la armadura y comenzaron a dormir.

 

Frente al desconcertado Renya, 25 soldados cercanos comenzaron a cavar un agujero fuera de la cerca y comenzaron a recoger ramas y hojas caídas para usarlas como combustible.

 

En este punto, Renya notó la intención de los soldados.

 

De alguna manera, parece que han tomado las palabras 「tenerlos luchando fervientemente」 seriamente.

 

En otras palabras, con el fin de una ferviente lucha, dividieron la unidad de 100 soldados en cuatro escuadrones.

 

Mientras un escuadrón lucha, un escuadrón se encarga de saquear las materias primas y deshacerse de los cadáveres, y los dos equipos restantes se enfocan en descansar sus cuerpos mientras esperan su turno. Al hacer tal rotación, aparentemente planean cazar sin descanso hasta el final del entrenamiento.

 

En ese caso, también estaba la opinión que podría estar bien establecer una rotación de tres turnos con tres escuadrones, pero Renya quería evaluarlos altamente para dividirse deliberadamente en cuatro con más escuadrones individuales.

 

Debido a esto, es posible tomar descansos más largos y tomar un solo escuadrón como excedente en caso de que ocurra algo inesperado.

 

Por supuesto, incluso Renya no espera que sean capaces de luchar seriamente por la larga duración de diez días, incluso si intentan hacer un trabajo tan agotador.

 

Aun así, supongo que los veré prosperar mientras puedan, decidió Renya.

 

Los cadáveres de monstruos que son llevados continuamente son cortados, se les quitan sus piedras mágicas y se arrojan al fuego.

 

Los animales salvajes que son considerados una amenaza para las personas a pesar de no ser monstruos son cazados hábil y eficientemente y se remueven sus pieles.

 

Sus partes comestibles se cocinan inmediatamente o se cortan y se almacenan para madurar. Las partes no comestibles y la basura se queman junto con los monstruos.

 

Renya termina asombrado porque construyeron expresamente una cabaña que excluye la luz del sol y, además, tiene una buena ventilación para preservar la carne y hacerla madurar.

 

Sea como sea, cosas como los materiales de monstruos y piedras mágicas, así como los materiales de animales y carne son entregados sucesivamente frente a los ojos de Renya hasta el punto de que gradualmente forman una colina.

 

Probablemente se detendrán una vez que se ponga el sol, pensó ligeramente Renya, pero con el breve comentario de Keith “De aquí en adelante se está entrenando para el combate nocturno”, ellos no dejaron de luchar mientras iluminaban sus alrededores con antorchas y hechizos, que son lanzados sobre sus palmas

 

Si hacen ese tipo de combate, los soldados heridos serán una consecuencia obvia.

 

Renya no puede usar artes divinas.

 

Sin relación con si tiene alguna motivación para aprenderlas o no, Renya nunca ha creído en Dios.

 

A diferencia de la hechicería, las artes divinas se ejercidas tomando prestado el poder de Dios, quien realmente existe en este mundo.

 

Eso significa que alguien que no cree en el prestador del poder no puede usar artes divinas.

 

Además, es casi imposible hacer que los valiosos usuarios de arte curativo acompañen a los soldados en su entrenamiento.

 

Los usuarios de arte curativo son personas que deben ser protegidas. Si algo les sucede después de haberlos acompañado en el entrenamiento, se producirá una situación que no se puede deshacer.

 

La circunstancia de que no existiera ningún tipo de curación no era muy deseable para Renya, pero incluso así, las medicinas que recibió de Emil y las plantas medicinales que Croire recogió en el Bosque Miasma funcionaban como sustituto.

 

Para las lesiones leves utilizaban las plantas medicinales de Croire, y para las lesiones levemente más fuertes administraban las medicinas de recuperación de Emil.

 

“Renya-san… los humanos, se vuelven más fuertes, volviéndose locos, ¿no es así?”. (Croire)

 

Obviamente, debido a la esbeltez de sus líneas corporales, los Elfos son bastante inferiores en cuanto a resistencia en comparación con los humanos.

 

A los ojos de Croire, el comportamiento de los soldados de continuar cazando fervientemente en una rotación de tres turnos* parece ser una especie de locura.

(ETN: Probablemente error del autor, ya que están usando una rotación de dos turnos).

 

“¿No están luchando con vigor una vez que se pusieron de humor? Estoy seguro de eso…”. (Renya)

 

Renya responde mientras mira las piedras mágicas que son transportadas de manera despreocupada como si llevaran guijarros desde el lecho de un río.

 

La cantidad de materiales invertidos en esta excursión no fue tanto y tampoco costó mucho. Sin embargo, después de deducir estos materiales a los que se estaban acumulando frente a Renya, dio bastante excedente.

 

Dado que el propio Renya puede cargar los costos al Principado, realmente no le importa mucho el dinero, pero Renya cree que será una ocasión feliz para los soldados si hay algo así como una bonificación después del difícil entrenamiento.

 

Mientras lanzaba grandes cantidades de arroz en un recipiente que estaba lleno de agua para cocinar más arroz, que una vez más se había agotado, Renya comenzó a contar victoria antes de tiempo y se preguntó cuánto beneficio podrían ellos obtener.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email