Capítulo 14: Parece Ser Un Asalto Nocturno

‘¿Es pasada la medianoche?’, pensó sin ningún tipo de base.

 

Ya que no había reloj, por lo general era imposible decir cuál era la hora exacta en este momento.

 

Después de que los ciudadanos se durmieran, diferente de su mundo anterior, difícilmente podrías llamar una actividad nocturna en este mundo.

 

Porque no había nada que hiciera ningún sonido, ni nada que escuchar, el silencio se convirtió casi doloroso. Sólo su propia respiración podía ser escuchada en silencio.

 

En aquel entonces en que estaba en la aldea de pioneros, la manada de perros o lobos, no estaba seguro de cuál de ellos, que vivían en el bosque, se podían escuchar aullando. En la ciudad incluso eso faltaba.

 

Las instalaciones de placer y diversión ya habían cerrado, y todos se metieron en sus camas, ya que ninguna persona decente estaría despierta en este momento. A lo más se oían las quejas quejumbrosas de aquellos a quienes no se les permitía abandonar su puesto, que no serían más que los guardias de la ciudad.

 

Mientras pensaba en esta situación, Renya estaba sentado encima de su cama.

 

Estaba oscuro en su habitación.

 

Cada habitación estaba equipada con una vela para proporcionar una fuente de luz. Por supuesto que se apagaba una vez que el ocupante se fuera a dormir.

 

Por el momento, la única luz que entraba en la habitación provenía de la única ventana, junto a la brillante luna que estaba en lo alto del cielo y que brillaba bajo su luz sobre la superficie.

 

Como la ventana no era demasiado transparente, era difícil mirar claramente el cielo.

 

¿No se sentía lo suficientemente cansado del agotamiento? ¿O la cama no se adapta a sus gustos?

 

Aparentemente, él no era capaz de dormir y tener un sueño tranquilo.

 

Aunque también había bebido alcohol durante la cena, su somnolencia no había aumentado en absoluto. Además, él sólo se había ido a la cama como el grupo de Shion le había recomendado hacerlo. La cama en sí era más o menos bastante limpia. Pero, por alguna razón u otra, él, de alguna manera, no se sentía muy cómodo acostado en ella.

 

Después de venir a este mundo, él no había tenido todavía una ocasión de tomar un baño apropiado, lo cual también pudiera ser una razón de su inquietud actual. ‘Aunque no es en la medida en que pueda quedarme dormido, obviamente hay algo de somnolencia tirando firmemente en mi mente’, evaluó Renya.

 

No significaba particularmente que Renya fuera un holgazán.

 

Sólo, en cuanto a las costumbres de este mundo, el evento de tomar un baño no era una ocurrencia común.

 

Dado que ese era el caso, él se preguntó cómo los habitantes de este mundo mantenían sus cuerpos limpios sin tomar un baño. Recoger el agua de una cuenca para lavarse la cara y luego usarla con un paño para limpiar el cuerpo del sudor y la suciedad, parecía ser el método estándar para mantener el cuerpo limpio.

 

Renya había recordado que él era un japonés en su mundo anterior.

 

Y así, al igual que la gran mayoría de las personas japonesas, Renya percibió la cuestión de tomar un baño como una devoción normal.

 

Pero él no fue capaz de hacer eso aquí.

 

No era como que los baños fueran desconocidos aquí, pero cosas tales como la recolección de agua caliente para llenar la bañera sólo para remojar el cuerpo en el agua caliente era algo irrazonable para el público común debido a los costos involucrados. Excepto por la aparente porción de personas ricas como los nobles y la realeza, Renya no era consciente de cualquier otra persona tomando un baño.

 

Aunque era extremadamente desagradable, él no tenía otra opción que aguantarlo por ahora.

 

Como no podía soportarlo, él había recibido un lavabo lleno de agua caliente del empleado de la posada antes de irse a dormir. Limpiando todo su cuerpo con un paño, Renya tuvo la sensación de quedar ligeramente limpio al final. Dado que él no podía usar una bañera para remojar todo su cuerpo en agua caliente, su cuerpo no se sentía completamente relajado después de todo tampoco.

 

‘También está el asunto urgente de mejorar mis comidas. Después de haber probado esa cena antes, es absolutamente necesario hacer algo acerca toda la situación para mejorarla significativamente’, Renya incómodamente se quejó sobre el futuro.

 

Mientras pensaba en tales asuntos serios, él terminó animándose completamente.

 

Entonces, como si esperara esa oportunidad, dos suaves golpes resonaron de la puerta de entrada.

 

Por un momento, Renya pensó haberse equivocado al escucharlo mientras miraba hacia la puerta.

 

Durante un rato hubo una pausa antes de que alguien golpeara otra vez.

 

Aunque no parecía que hubiera escuchado mal, Renya no recordaba haber tenido conocidos que visitaran su habitación tan tarde en la noche.

 

O más bien, en el caso de Renya, él casi no tenía conocidos.

 

Hablando de conocidos, actualmente sólo serían Shion y Rona.

 

Él no podía contar en aquellos que sólo conocía por sus rostros y nombres, lo cual se aplicaría al sublíder de la sucursal Fritz, como él no le había dicho en qué posada él elegiría como lugar de descanso, por lo él que podría ser excluido de las posibilidades.

 

Habiendo hecho esta selección por exclusión, sólo podía ser Shion o Rona quienes habían elegido la misma posada que él. Sin embargo, no había manera de que una joven mujer visitara la habitación de un hombre tan tarde en la noche.

 

‘Deberían ser al menos cuidadosas’, pensó Renya usando su sentido común.

 

Como no estaba seguro de si era habitual visitar la habitación de un hombre en medio de la noche en este mundo alternativo, no pudo llegar a una conclusión definitiva sobre qué hacer.

 

‘Si esto es un poco como lo que les ocurre a los protagonistas de las novelas ligeras, de alguna manera habría levantado una bandera con una heroína en alguna parte, ¿no?’. A pesar de que debería estar encantado acerca de tal cosa, Renya era desafortunadamente un excesivo realista y, además, un ligero pesimista también.

 

Ya que tenía la convicción de que desde el principio un evento tan agradablemente embarazoso no ocurriría de todos modos, no podía dejar de sentir que el visitante nocturno olía a problemas.

 

Desde dentro del pequeño equipaje que él tenía, recuperó el cuchillo que había tomado prestado para quitar las materias primas de los monstruos.

 

Agarrando este desenvainado cuchillo en su mano derecha, se acercó a la pared junto a la puerta que lo ocultaría detrás de la puerta abierta de cualquiera que entrara.

 

En realidad, él preferiría sostener una poderosa espada larga como un arma, pero casi no había oportunidad de obtenerla en este momento. En ese caso, todo este asunto no sería tan molesto. Él sería capaz de infundir en su oponente una sensación de temor y profunda duda, con la hoja desenvainada de una larga espada.

 

Después del segundo golpe, no había ninguna indicación de que la puerta se abriría.

 

‘Aun así, la persona que había golpeado antes debe estar esperando al otro lado de la puerta’, juzgó Renya.

 

Cautelosamente apretando la perilla de la puerta con su mano izquierda, él habló en una pequeña, pero todavía clara voz para que la otra persona al otro lado pudiera oírla.

 

“¿Quién está allí?”. (Renya)

 

“Perdón por molestarte tan tarde en la noche. Soy yo, Rona. Quiero hablar contigo un rato. Si no te importa, ¿podrías dejarme entrar?”. (Rona)

 

La voz que le respondía era ciertamente la de Rona.

 

La persona al otro lado de la puerta era sin duda una de sus conocidos, aunque no podía probarlo. De alguna manera, Renya tuvo la fuerte sensación de que algún tipo de problema se acercaba a él y así, él hizo una mueca.

 

Si se tratara de Shion, en el peor de los casos, él podría tratar de fingir ignorancia a las circunstancias y tratar la situación superficialmente diciendo que hay una posibilidad de que él pierda su lujuria si ella venía a visitar su habitación, aunque la posibilidad de que realmente sucediera era delgada.

 

Sin embargo, con Rona aquí, era una diferente historia.

 

A primera vista, ella parecía estar llena de brechas en su guardia, pero en realidad, no había brechas en absoluto.

 

Además, basándose en que ella también era una aprendiz de sacerdotisa, también había que tener cuidado de su profundidad en comparación con Shion, en torno a quien él no tenía que ser tan modesto.

 

Tal mujer visitaba la habitación de un hombre tan tarde en la noche.

 

Definitivamente había algo malo, o más bien, era imposible que no hubiera nada malo.

 

Como no había manera de que no fuera nada, sin embargo, como era posible que pasaran mucho tiempo juntos como compañeros de ahora en adelante, él tampoco podía tratarla cruelmente ahora.

 

“¿El tema no puede esperar hasta mañana? Yo también quiero dormir. Estoy cansado”. (Renya)

 

“Es un tema que hay que abordar ahora. ¿Puedo pedir perdón por mi petición irrazonable?”. (Rona)

 

El tono de Renya llevó completamente la sutilidad de decirle a ella que volviera a su habitación inmediatamente. Mientras que el tono de Rona emitía la sensación de que ella no tenía intención de retirarse del todo.

 

Renya dudó.

 

Era fácil insistir firmemente en que regresara a su propia habitación.

 

Pero eso haría que la impresión de Rona de él empeorara, lo que le llevaría a tener que declinar la invitación de Shion.

 

Ciertamente, Renya estaba todavía mal informado acerca de las circunstancias de este mundo, pero tenía la suficiente confianza como para encontrarse de alguna manera a una persona que pudiera ayudarlo en este sentido.

 

En realidad, en este caso, aunque él había pedido un tiempo para considerarlo, él había llegado a la conclusión de que la negativa inmediata daría lugar a una relación no demasiado buena después de eso. Sin embargo, él pretendía rechazar la invitación misma.

 

Si él ya tenía que actuar junto con alguien, él preferiría que fueran compañeros del mismo sexo, ya que sería más cómodo de esa manera.

 

Él no debería tener que lidiar con el sexo opuesto de un modo u otro.

 

Por lo tanto, la primera cosa que haría mañana sería rechazar la invitación de Shion. Él planeaba regresar al Gremio para buscar un grupo.

 

‘Por otra parte, Shion es de alguna manera inexperta y Rona es una persona que nunca se sabe en lo que está pensando’, juzgó Renya.

 

‘Esas dos están escondiendo algo y eso, con casi absoluta certeza, conducirá a muchos problemas’. (Renya)

 

Ésa era la conclusión a la que había llegado Renya.

 

Sin embargo, justo en ese momento, ésta llegó para hacer una corta visita

 

‘Es decir, entiendo la sensación de ciertas partes del cuerpo, no importa cómo se marchitó mi cuerpo, podría haber sido como previamente morí pacíficamente a la edad de 94 años como un anciano. Después de todo, puedo ser clasificado como un hombre al final. Sé del grado previo de enredo debido a mi dedo meñique*’, él pensó.

 

(ETN: No estoy seguro “小指の先がひっかかる程度には属している” / EEN: ¿Hilo rojo del destino unido a los dedos rosados que une hombres y mujeres juntos como amantes?).

 

‘Bueno, ¿qué hay de declinar libremente todas las solicitudes de las mujeres?’. (Renya)

 

A Renya no le importaba su propio rostro cuando estaba en la aldea de pioneros. Él sólo empezó a hacerlo después de ver el reflejo en el agua del lavabo que había tomado de la posada.

 

Cabello y ojos negros, y una apariencia personal medio que emite un profundo conocimiento.

 

Fácil de gustar y fácil de odiar, siendo aceptable así como ser impropio. Tal fue la impresión que él recibió.

 

‘Y en la aldea de pioneros, las rescaté a ambas y las ayudé aún más, dejando una buena impresión’, evaluó con certeza.

 

La probabilidad de que ella viniera aquí para confesar su amor era igual a sacar el tiquete ganador de 100’000.000 de yenes de un tiquete de 100 yenes*. Sin embargo, él no pudo declarar con absoluta certeza que tampoco lo era.

 

(NT: 100 yenes son: 0.89 dólares. 100’000.000 de yenes son: 894.000 dólares).

 

“… De ninguna manera”. (Renya)

 

Mientras Renya llegó a esa conclusión a una velocidad anormal, decidió dejar entrar a Rona en la habitación.

 

Había dos razones.

 

Primera, incluso si Rona estaba planeando algo, él predijo que sería lo suficientemente capaz de hacerle frente.

 

Segundo, no encontró ninguna palabra para absolutamente persuadir a Rona de que regresara a su habitación.

 

“Entendido. La puerta está abierta. Ya que no tengo intención de invitarte, entra a tu propia discreción”. (Renya)

 

“Las palabras amables y acogedoras son problemáticas, pero como no se puede ayudar, me ocuparé de ti”, fue la voz que le transmitió con su respuesta. Cuando Renya desbloqueó la puerta con la llave, inmediatamente giró su espalda hacia la puerta.

 

Colocó el cuchillo que sostenía debajo de la almohada en la cama. Mientras se sentaba en el borde de la cama, una sonrisa lasciva flotaba en su rostro, pero pronto la disipó después de pensarlo profundamente. No importa cuánto tiempo pasara, él no notó particularmente el sonido de la puerta abriéndose.

 

Pensando que ella realmente no esperaría a que la puerta se abriera para ella, Renya se giró hacia la puerta. Ante sus ojos, Rona estaba de pie con su habitual rostro sonriente, donde nunca sabías en qué estaba pensando.

 

‘No tuve cuidado. ¿Cuándo entró?’, pensando en esta pregunta, Renya estaba un paso tarde.

 

Utilizando ese retraso momentáneo, Rona aprovechó esa oportunidad para enfrentarse a Renya con su propio cuerpo, empujándolo hacia abajo sobre la cama para que se acostara boca arriba.

 

Con una sensación de: ‘¿Qué tipo de broma se supone que es esta?’, su típico tren de pensamientos hizo que Renya se retrasara en su reacción.

 

Cuando finalmente se dio cuenta, ella había tomado completamente la posición de montura y así, terminó de sujetarlo.

 

004

 

“Renya-san…”. (Rona)

 

Ella sostenía los hombros de Renya con ambas manos y Rona acercó su cara a la suya de una sola vez.

 

Ella todavía llevaba su traje de su sacerdotisa sin ninguna buena razón ni siquiera en la mitad de la noche, Rona tenía la intención de abordarlo desde el principio. La apariencia de su traje nocturno sólo se veía obstaculizada por el hilo de su cintura.

 

A medida que el área del cuello se abría ampliamente en comparación con el atuendo habitual de sacerdotisa, naturalmente, el aspecto del volumen de sus senos, los cuales normalmente no se veían, sobresalían a medio camino. Estando en una posición de montaje, el dobladillo de su ropa acabó revelando un poco de sus muslos. La escena era definitivamente lasciva. El pulso de Renya aumentó ligeramente.

 

“Lo entiendes, ¿verdad?… Qué clase de situación es esta”. (Rona)

 

“No, no lo entiendo totalmente. No recuerdo haber levantado tal bandera en absoluto”. (Renya)

 

Rona alejo sus manos que inmovilizaban sus hombros para ocuparse del dobladillo de su camisa*.

 

(NT: La camisa de Renya).

 

‘No, eso es definitivamente una mala idea’, pensó Renya cuando su camisa fue levantada al instante exponiendo su piel desnuda. Cambiando su posición del cuerpo de su vientre abajo a las caderas, ella utilizó la transición para presionar su cuerpo abajo en el suyo con la piel expuesta para abrazarlo. Mientras lo hacía, los labios de Rona se aproximaban al oído de Renya.

 

“Después de hacer tanto… ¿tienes la intención de hacerme decirlo?”. (Rona)

 

A medida que las partes de sus cuerpos se tocaban, la transmisión del calor, ternura y peso, no fueron obstaculizadas por la ropa. La razón de Renya fue fácilmente volando. El resto de la parte serena que aún quedaba, que se hallaba en lo profundo de su mente, gritó: “¡Es una trampa! ¡Definitivamente es una trampa!”.

 

Oponerse a esto era otra parte de su mente, gritando: “Incluso si es una trampa, no hay nada que odiar sobre esto”.

 

Como él no tenía experiencia en cómo tratar con las mujeres, llegó a la conclusión de simplemente ir con el flujo. “¿Qué tan lejos vas a llegar al final?”, escucho la apenas audible voz negando su conclusión.

 

Al ser sorprendido por eso, él decidió seguir la calmada voz dentro de su mente en lugar de los deseos de su propio cuerpo. Él aplastó la fuerza de Rona con el poder de su propio cuerpo.

 

Atacarla en el momento de su guardia baja, aunque estaba tendido hacia arriba, no significaba que Renya estuviera completamente indefenso.

 

Luchando varias veces, trató de escapar de Rona por lo menos. Mientras que con su brazo lo estaba abrazando, pegó sus cuerpos juntos y lo apretó hacia abajo, ella no le permitía escapar.

 

En caso de un simple concurso de poder, no había razón para que Renya perdiera contra Rona. Sin embargo, sus posiciones corporales estaban a favor de Rona en esta situación.

 

‘Es imposible apartarla, ¿huh? Está el retroceso de darle un golpe, también. No entiendo lo que Rona apunta con la situación actual’. A Renya ya no le importaban los métodos más.

 

“Por favor, no actúes tan violentamente, Renya-san… Deja que yo me ocupe. Te haré sentir bien”. (Rona)

 

“Es-Espera, maldición. Primero que todo, cálmate. No, ¿soy yo quien tiene que calmarse?… De todos modos, quítate de encima. ¡Siendo arrastrado a semejante situación, no veo ninguna razón o recuerdo para explicarlo!”. (Renya)

 

“¿Quieres molestar a los vecinos con tus fuertes gritos? ¿O quieres qué… tape esta boca con la tuya?”. (Rona)

 

“D-E-T-E-N-T-E. ¡No me susurras en el oído, no uses un tono tan sensual y no soples tu aliento caliente en mi oído!”. (Renya)

 

Una parte del oído de Renya estaba envuelto en una cálida sensación de humedad.

 

Era solo una mordedura imaginaria. Algo tibio le acariciaba el lóbulo de su oído.

 

En el momento en que esta sensación comparativa corrió por su espina dorsal, Renya decidió separarse de ella.

 

Namely: ‘¿Quieres que tu sentido del yo sea arrastrado de esta manera? ¿O quieres seguir adelante con resolución?’.

 

“Rona, esta es la última advertencia. Detente ahora mismo…”. (Renya)

 

“Renya-san…”. (Rona)

 

Hacia su fría actitud, Rona le mordió hábilmente sus oídos cavando en sus dientes sólo un poquito.

 

‘Esto ya ha superado la etapa de conversación’, entendió Renya. De repente, apretando la mano derecha en un puño, él sólo hizo que su pulgar se levantara con fuerza.

 

“Te di una advertencia justa”. (Renya)

 

Usando su pulgar extendido, él lo empujó hacia el lado del abdomen de Rona.

 

“¡¿Hiyaa?!”. (Rona)

 

Gritando en confusión, el cuerpo de Rona perdió su fuerza.

 

Entonces, sin piedad, Renya continuó golpeando ambos lados del abdomen de Rona con ataques similares. Sin darle ninguna oportunidad de recuperar su posición, Renya huyó de debajo de Rona.

 

Simultáneamente, se quitó la ropa de Rona y la volcó encima de la cama mientras, al mismo tiempo, se saltaba hacia la almohada para agarrar el cuchillo que había escondido allí. Luego, saltó hacia atrás, cerca de la pared.

 

Al menos, ya había tomado la distancia necesaria, como le había ordenado su tranquila mente.

 

La parte no tan tranquila de él entró en un estado similar al ruido de la miel hirviente*.

 

(ETN: Otro idioma, ¿supongo?).

 

‘Es buena cosa que mi cuerpo se volviera joven otra vez, pero con tal debilidad ocurriendo al mismo tiempo, no debo ser negligente’, evaluó Renya mientras ásperamente tomaba el aliento.

 

Rona, quien había sido arrojada encima de la cama y, tendida allí con sus extremidades extendidas, no mostró ninguna señal de levantarse.

 

‘Ya que es de noche, es bueno que la habitación permanezca envuelta en la oscuridad’, reflexionó Renya mientras esperaba que su respiración se regulara.

 

Lo más probable es que su rostro estuviera rojo brillante. Él no quería considerarlo demasiado. El estado de su parte inferior no podía ser ayudada en tal situación, ya fuera como él era un hombre después de todo. Este incidente iba a ser problemático.

 

Renya no podía negarlo si alguien le preguntaba. Por un tiempo ahora, tenía el deseo de volver a la cama, incluso mientras trataba frenéticamente de calmar su mente. Él repetidamente tomó respiraciones profundas.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: