“Así que, me han dicho que la razón de esta visita es para ir a un viaje de satisfacción”. (Kurowaal)

 

Kurowaal, quien guió al grupo de Renya a un lugar similar a un salón, por el momento preparaba una serie de sillas, acomodando el número de personas, alrededor de la mesa circular de la habitación y se sentaba en una de ellas.

 

Copas, para todos, fueron colocadas en la parte superior de la mesa. Estaban llenas de algún líquido blanco y turbio.

 

Rona tenía una expresión claramente repulsiva debido a que el líquido daba la sensación de ser ligeramente denso.

 

Mientras Renya se sentaba en un taburete mientras reflexionaba: ‘¿Qué está planeando?’, Kurowaal ofrecía esas bebidas.

 

“Es una bebida llamada Yolto* y se mezcla con un poco de miel. Ya que es buena para el cuerpo, por favor, adelante”. (Kurowaal)

 

(ETN: >> Youruto <<).

 

Habiéndolo ofrecido así, Renya levantó su copa de la mesa y la acercó a su boca.

 

Debido a su manera no cautelosa, Rona y Shion tenían expresiones sorprendidas y la expresión de Kurowaal se asombró un poco.

 

Sin importarle eso, Renya virtió el contenido abajo a su garganta.

 

‘Ciertamente, la sustancia del líquido es un poco gruesa’, era su impresión, ‘pero no es al grado de que es difícil de beber. Llevaba un poco de acidez y dulzura, la cual probablemente que se origina de la miel’.

 

“Eso es un poco inesperado”, decía Kurowaal mientras recogía su propia copa y tomaba un sorbo de ella.

 

“Sólo si es alguien que tiene un estado de alerta mayor”.

 

“Los Elfos no serían tan groseros como alimentar con cosas extrañas a los visitantes repentinamente, ¿verdad?”. (Renya)

 

Renya volvió a poner su copa sobre la mesa mientras albergaba la impresión: “Tiene un sabor refrescante, sin embargo, es muy improbable que vaya bien junto con la cocina”.

 

Mirándolo y después de que él finalmente les dijera su impresión, el grupo de Shion extendió sus manos hacia sus tazas también.

 

“Entonces, volveré a nuestra primera conversación”. (Kurowaal)

 

“¿Sí?”. (Renya)

 

“¿Qué tipo de cosas realmente quieres ver? Aunque es algo dicho por mí, quien es una Elfo, ¿pero no hay nada interesante para los Humanos aquí?”. (Kurowaal)

 

“Vamos a ver”. (Renya)

 

Después de pensar durante un rato, Renya continuó sus palabras:

 

“Desde el principio, vine aquí por curiosidad, pero si hay una comida inusualmente deliciosa o si hay cosas que no se pueden ver en una ciudad Humana, me gustaría que nos las mostrases”. (Renya)

 

Renya no pidió un guía, sin embargo: ‘Ya que la situación es así, parece que vamos a terminar con cosas con poca dificultad, si le pido a Kurowaal que nos guíe alrededor’, juzgó Renya.

 

Mientras observaba el estado de Rona, quien parecía incómoda, era imposible elegir la opción de actuar más libremente en esta situación, en la que la red envolvente de los Elfos parece ir fuerte.

 

‘La situación no parece remediar para que ella vuelva a casa sola’, Renya creía como si estuviera casi seguro.

 

“No creo que debas tener demasiadas expectativas sobre el paisaje”. (Kurowaal)

 

Kurowaal respondió mientras reflexionaba con su mirada vagando por el aire vacío mientras sostenía sus rodillas.

 

013

 

“En cuanto a la comida… ya que realmente no nos gusta la carne, te presentaré platos como condimentos hechos con soja Élfica, ¿me pregunto?”. (Kurowaal)

 

“No es que seamos vegetarianos, pero los Elfos básicamente no comen mucha carne”, explicaba Kurowaal.

 

Como reemplazo, ellos desarrollaron platos y condimentos, los cuales usan plantas.

 

“No creo que los Humanos estén acostumbrados a ellos, pero las cosas como el condimento fermentado, que consiste en granos Élficos machacados y sal, o condimentos, elaborados al retorcerse los frijoles de soja Élficos, son deliciosas y puedo recomendarlas. Creo que los frijoles de soja Élficos verdes hervidos en agua salada y comidas de esa manera son bastante apetecibles. Incluso cambiándolo en harina al triturar frijoles maduros tiene un sabor ideal para ser utilizado en dulces”. (Kurowaal)

 

“… Aunque, de alguna manera, todo lo que estás hablando son frijoles…”. (Renya)

 

‘¿No es la segunda mitad de las observaciones de Kurowaal sobre el edamame* o la harina de soja tostada?’, Renya se preguntaba.

 

(ETN: Frijoles de soja verde).

 

‘Si mi suposición es correcta, el condimento sería cosas como miso y salsa de soja.

 

Si soy capaz de recolectar miso y salsa de soja aquí, el básico sashisuseso* de cocinar estaría completamente disponible y aumentaría mi repertorio de cocina de una sola vez’. (Renya)

 

(ETN: Los cinco condimentos fundamentales utilizados en la cocina japonesa en orden: azúcar (satou), sal (shio), vinagre (su); salsa de soja (suuyu, aunque la pronunciación correcta del kanji japonés es shiyauyu) y miso).

 

Renya no odiaba la cocina occidental, pero creía que la salsa de soja o miso con dashi* de mariscos, apelaba directamente al paladar de una persona japonesa.

 

(NT: Caldo/Sopa).

 

Debido a que Renya se pegaba a ella con ojos centelleantes repentinamente, Kurowaal mostró una sonrisa irónica como si dijera que no podía evitar.

 

“Parece que hay cosas buenas por aquí. ¿Puedes guiarnos por la ciudad mientras nos dirigimos hacia el mercado?”. (Renya)

 

Era la primera vez para Renya veía el paisaje urbano, conducido alrededor por Kurowaal, a lo largo del camino al mercado.

 

Toda la zona residencial de los Elfos estaba en un bosque. Los edificios estaban rodeados de árboles, acogidos por ellos o siendo parte de ellos en una gran diversidad. Tiene un encanto completamente diferente del paisaje de piedra de los Humanos.

 

En el caso de que los Humanos manipulen árboles, ellos lo cortarían, los rasurarían o los doblaban para hacerlos adecuadamente utilizables, pero los Elfos, aprovechando sus largos períodos de vida, trataban a los árboles como parte de todo corrigiendo cosas como los lugares, donde puedan crecer, y la dirección, en la que puedan extenderse, para tenerlos lentamente, lentamente funcionando como parte de la ciudad.

 

Debido a la vista, la cual se sentía a algo similar al cultivo del bonsái, aunque la escala era completamente diferente, Renya creyó que era genial, para él, haber venido aquí por el momento.

 

Ya que era la primera vez que Shion veía una ciudad en el país Élfico, ella caminaba siguiendo a Renya con una expresión distraída. ‘¿Frau no tiene mucho interés en eso?’. Ella caminaba en un estado de cierta manera aferrada a una manga del traje de Renya.

 

Sólo Rona no tenía el margen para disfrutar del paisaje de los alrededores. Sintiendo las miradas lascivas que le adherían de quién sabe dónde, ella caminaba sintiéndose mal.

 

Los habitantes de la ciudad pasando, no se enfrentaban a Rona con tales miradas.

 

Ya que ese era el caso, es una apuesta segura decir que los delincuentes son Elfos que se escondían en alguna parte, sin embargo, incluso con Renya usando sus ojos, él no podía concluir un análisis completo de su número y ubicación aunque de alguna manera sabía que estaban allí .

 

“Hey…”. (Renya)

 

“¿Qué pasa?”. (Kurowaal)

 

¿Ella suponía algo de lo que él quería decir? La voz de Kurowaal era dura.

 

‘Sin embargo, debo decirlo’, continuó Renya:

 

“Por lo que yo sé, tal mirada lasciva es llamado un acto extremadamente despreciable por los Humanos…”. (Renya)

 

“¿Crees que dirán: “Qué informativo”?”. (Kurowaal)

 

Mientras apretaba su puño hasta el grado en que aparentemente hacía notables sonidos, Kurowaal decía mientras se esforzaba por mantener la calma:

 

“Me disculparé repetidamente con respecto a este asunto”. (Kurowaal)

 

“No, bueno, estoy bien, pero ella está… ¿no podemos hacer algo por ella?”. (Renya)

 

“Aunque soy una Elfo, los oponentes son también Elfos. Por otra parte, es muy probable que su lado es más viejo*”. (Kurowaal)

 

(NT: O sea, que ese lado tiene a personas más capacitadas, o “adultos”).

 

La frustración se mezclaba con la voz de Kurowaal.

 

“Será difícil encontrarlos dentro del bosque”. (Kurowaal)

 

“Muu”. (Renya)

 

Renya lamentó humildemente.

 

Renya tenía la confianza para sentirla inmediatamente si se trataba de algo como sed de sangre u hostilidad que se les daba. Además de ser Rona y no a Renya a quien se dirigía esta vez, las miradas estaban libres de fuertes emociones como la hostilidad y tal.

 

Por otra parte, ya que son como miradas que persiguen a su objetivo pegajosamente, Rona estaba sintiendo escalofríos y molestias, pero también se podía decir que se detenía en sólo eso por otro lado.

 

‘Por supuesto que es malo liberar el hechizo <Investigation> dentro de la ciudad también. Incluso si pudiéramos identificar a la otra parte con eso, sólo nos permitiría verlos y es muy improbable que podamos perseguirlos si se ponen serios.

 

(NT: Investigación).

 

Son oponentes problemáticos’, suspiró Renya.

 

Como Renya pensaba: ‘Voy a resolverlo de inmediato si intentan secuestrar a Rona’, Kurowaal, quien estaba junto a él, les informó que llegaron al mercado.

 

Un mercado en el país Elfo tenía una atmósfera muy diferente que en el país Humano después de todo.

 

A pesar de la abundancia de varios tipos de frutas y vegetales que se recogían, la carne era mayormente sin refinar.

 

Había una variedad de exquisitos peces, pero no había una gran variedad de carne.

 

En lugares donde la gente se reunía, era correcto decir que siempre habría puestos. Si se trataba de un mercado Humano, el olor de la carne asada iba a flotar a través de él, pero los puestos Élficos tenían sobre todo sopas y platos hervidos mientras que los platos asados ​​estaban desaparecidos prácticamente.

 

“Por aquí está una tienda relacionada en el condimento en el que mostró interés, Renya-san”. (Kurowaal)

 

La tienda apuntada por Kurowaal, ciertamente era una tienda rebosante de baldes, quienes estaban llenos de una pasta de color marrón claro, y tarros, que tenían un líquido igualmente claro marrón en ellos.

 

Dejando el asunto de las miradas por el momento, Renya comenzó a investigar ferozmente los productos alineados.

 

Pasando por el olor y la apariencia, no había casi ningún error, salvo los que eran salsa de soja y miso que Renya sabía.

 

‘Sin embargo, el problema es el sabor.

 

Como es un mundo diferente, no puedo decir definitivamente que algo extravagante como tener un sabor de chocolate, aunque tenga la apariencia de miso, no puede suceder en absoluto’. (Renya)

 

“Me gustaría degustarlos un poco, pero ¿es eso permitido?”. (Renya)

 

Escuchando la palabra “degustar”, la expresión del encargado se volvió amarga.

 

‘Entiendo sus sentimientos acerca de eso, pero mostrando esa cara mientras hace negocios no es bueno’, evaluó Renya.

 

Sin embargo, siendo quien quiere probarlo, Renya no podía exigirlo fuertemente tampoco.

 

Especialmente, la salsa de soja es un condimento que tiene que ser utilizado tan pronto como fuera posible una vez que rompa el sello en él.

 

Cuanto más tiempo se pusiera en contacto con el aire, más se deterioraría y perdería su sabor. Renya entendía que era difícil ofrecerlo para el degusto.

 

“¿No es posible por lo menos degustar la pasta de color marrón claro de allá?” (Renya)

 

‘Está bien decir que la salsa de soja tendrá muy probablemente el sabor correcto si no hay nada malo con el sabor del miso.

 

Los ingredientes son algo diferentes, pero no es como si tuviera un sabor en gran medida diferente que exceda la imaginación de uno’, juzgó Renya.

 

Debido a que el encargado mostró desaprobación incluso entonces, Kurowaal le susurró algunas palabras.

 

Como su voz era demasiado baja, Renya, quien estaba cerca, tampoco podía oírla, pero parecía que el encargado la oyó. Él miraba fijamente el rostro de Renya y se retiró en el interior de la tienda. Sacando algo parecido a un palo blanco pequeño y puro, recogió un poco de la pasta de color marrón claro con él y lo sostenía a Renya.

 

Renya, quien lo tomó, notó que el palo blanco puro era algo hecho de algunos extremos cortados de vegetales.

 

Adivinando eso, él supuso que probablemente lo comiera así, Renya lo metió en su boca.

 

Debido a que la consistencia de los alimentos, mientras se mastica era crujiente, los jugos de las verduras se extendieron dentro de su boca y se mezclaban con la salinidad y el buen sabor de los frijoles de soja.

 

‘Tengo la sensación de que la salinidad era un poco fuerte, pero es probablemente un tipo de miso que lleva mucho tiempo para madurar y, por lo tanto, una cantidad algo mayor de sal se puso en él.

 

Pasando por el sabor, no hay mayormente error que esto es miso’. (Renya)

 

Renya involuntariamente estaba a punto de colapsar debido al sabor extrañado de su vida anterior, pero como era un lugar público, aguantó con esfuerzo y le dio las gracias al encargado.

 

“Gracias. Quiero comprar esto, pero ¿cómo se llama este condimento?”. (Renya)

 

“Esto es miso. Es un condimento enseñado a los Elfos por un Perdido”. (Encargado)

 

Renya, quien se sorprendió de que el miso (en katakana) era miso (en kanji), incluso en un mundo diferente, se asombró aún más por las siguientes palabras.

 

Parece que un pionero había introducido el método de producir salsa de soja y miso a los Elfos.

 

“Originalmente, los frijoles Élficos eran hervidos y comidos en su estado verde, pero el Perdido, quien cayó en el continente Élfico, se extendió y nos enseñó varios métodos de procesamiento para usar los frijoles y el condimento fue amado por los Elfos durante mucho tiempo”, el encargado le explicaba a Renya.

 

“Esa ojou-san allá dijo que eres un Perdido”. (Encargado)

 

“Es por eso te dejé probar el condimento”, sonrió el encargado.

 

Mientras estaba agradecido por el gran logro del pionero, Renya comenzó a contar cuánto dinero tenía en él en este momento. Viendo la apariencia de tal Renya, Frau entró en la conversación.

 

“¿Cuánto se puede comprar por una moneda de oro ~no?”. (Frau)

 

“Ustedes son extranjeros, ¿verdad? También está la parte de los clientes regulares. No soy capaz de venderte demasiado ya que también toma tiempo para prepararlo, pero… si son 3 barriles de miso y 2 barriles de salsa de soja, los venderé por una moneda de oro”. (Encargado)

 

Un solo barril tenía un tamaño que parecía que unos 10 litros encajarían, siguiendo la estimación de Renya.

 

Él sentía que el precio era un poco demasiado alto, pero también había partes en las que no podía dejar de estar de acuerdo si él asumía que era la corrección de precios de un mundo diferente.

 

Mientras Renya estaba dudando y considerando: ‘Sin embargo, un gasto de una moneda de oro es mucho’, Frau rápidamente sacó una moneda de oro de dentro del bolsillo de su vestido de delantal y lo entregó al encargado.

 

“Lo compraré con esto ~no”. (Frau)

 

“Oi, Frau…”. (Renya)

 

“Maestro quiere comer esto ~no. Así que lo compraré sin vacilación ~no”. (Frau)

 

“No habrá ningún problema, si aumento la venta de gemas mágicas”, alardeaba Frau.

 

Frau se jactaba de una fuerza, que alguien como Renya, no podía igualar en cuanto a la recaudación de fondos y la capacidad administrativa.

 

Mientras guardaba los barriles, los cuales eran laboriosamente trasladados de las estanterías de las tiendas, a su inventario a cambio de la moneda de oro, las orejas de Renya, quienes sinceramente creían: ‘Hombre, no estoy de acuerdo’, repentinamente recogieron los sonidos de los tumultos que ocurría entre la gente de la ciudad.

 

Una vez que giró su rostro en la dirección de los sonidos, él podía incluso escuchar voces similares a los gritos de la gente y el sonido de algo pesado viajar.

 

Como parecía que los Elfos, quienes tenían buenas orejas, también lo notaron inmediatamente, todos miraron inquietos en esa dirección y Shion y Rona, quienes no entendían la situación, se acercaron a Renya.

 

“Renya, ¿qué diablos está pasando?”. (Shion)

 

“De alguna manera… parece que hay un alboroto allá”. (Renya)

 

“Esos son los sonidos de los cascos de los caballos…”. (Kurowaal)

 

Casi al mismo tiempo que Kurowaal murmuró eso, Renya comenzó a correr.

 

Shion siguió un paso más tarde.

 

Una vez que comenzó a correr, inmediatamente vio la figura del caballo, quien era el culpable del alboroto.

 

Parece que un solo Elfo estaba montado en su espalda, pero no importaba cómo lo mirases, el estado del Elfo era extraño.

 

Las dos manos del Elfo, la cuales debían agarrar las riendas, estaban colgando sueltas a los lados. Él no se movía ni siquiera un espasmo, mientras que su cuerpo tenía una postura similar a colgar en el caballo.

 

Como si ese cuerpo no pudiera soportar el balanceo del caballo, se deslizaba poco a poco y, al final, cayó del caballo sin que el Elfo reajustase su postura.

 

“¡Renya! ¡El Elfo cayó!”. (Shion)

 

Incluso más rápido que el grito de Shion, Renya avanzó firmemente.

 

Cambiando el retroceso en fuerza de movimiento, Renya, quien abruptamente aceleró, atrapó el cuerpo mientras corría junto al costado del caballo antes de que el Elfo pudiera chocar contra el suelo desde el caballo.

 

El caballo, quien perdió a su jinete, se apresuró sin control y, en la dirección de su rumbo, se encontraba Shion.

 

“¡¿Shion?!”. (Renya)

 

‘No digas que ella tiene la intención de asumir la cargo tal como está’, se preguntó Renya, pero como era de esperar, no había método realista para hacerlo si se consideraba el peso del caballo.

 

Shion esquivó levemente al caballo que se aproximaba y agarró las riendas, las cuales se balanceaban debido a la fuerza del caballo, con su mano izquierda. Usándolas, ella se subió ágilmente al caballo.

 

“Renya, este caballo es muy difícil de manejar”. (Shion)

 

Shion, quien demostró que era capaz de sostener y manipular las riendas durante el estado desenfrenado del caballo, llamó a Renya, quien se acercó a ella mientras sostenía al Elfo caído.

 

“Está todo cubierto de heridas. No sé de dónde hayan venido, pero ésas son lesiones muy serias”. (Shion)

 

El caballo, el cual era capaz de moverse a pesar de tener lesiones graves por todas partes, continuaba arrojando fuentes de sangre junto con sus movimientos violentos. La ropa de Shion se había empapado en esa sangre aquí y allá, pero ella no parecía importarle eso.

 

“Sí, tengo un sentimiento similar aquí también”. (Renya)

 

Renya, quien respondió, miraba hacia abajo en el inconsciente Elfo en sus manos.

 

La apariencia, bien presenta, hacía difícil distinguir si se trataba de un hombre o una mujer, incluso si miraras de cerca, pero como la sensación del cuerpo era razonablemente firme, Renya juzgó, que era probablemente, un hombre.

 

Teniendo una armadura de cuero con un jouge verde en la parte superior equipada, su aparición de tener un aljaba* colgando de su cintura y llevando un arco en su espalda, lo hacía como arquero.

 

(NT: Es una especie de tubo donde se llevan las flechas).

 

Sin embargo, su equipo estaba roto por todas partes, el continuaba derramando sangre y su aljaba estaba vacío.

 

La cuerda del arco, que llevaba, se rompió y había perdido su uso.

 

“Oi, tranquilízate. ¿Qué pasó?”. (Renya)

 

Sacudiendo un poco el cuerpo del Elfo inconsciente, el Elfo abrió sus ojos, aunque débilmente, una vez Renya le llamó, y miró a Renya.

 

Moviendo sus labios agrietados un poco, emitió una voz ronca.

 

“Al gobierno… contactar…”.

 

‘¿Está su conciencia en desorden o no ha establecido su campo de visión?’. (Renya)

 

El elfo, quien era llevado por Renya, no parecía darse cuenta de que la otra parte era un Humano.

 

“Espera, no hables después de todo. Se acortará tu vida. Ya que hay una sacerdotisa, quien puede lanzar magia curativa, primero vendrá el tratamiento…”. (Renya)

 

“Por favor… la fortaleza de defensa Oriental ha caído…”.

 

¿No escuchaba más las palabras de Renya? El Elfo no dejó de hablar.

 

Aferrado a él como si quisiera perforar sus uñas parcialmente en los brazos de Renya, quien estaba sosteniendo su cuerpo, él reunió su fuerza y ​​siguió hablando.

 

“El Laberinto Forestal… ha… ¡desbordado!”.

 

Afirmando eso, los ojos del Elfo se volvieron vacíos.

 

Perdiendo fuerza de los brazos, los cuales se aferraban a Renya, él débilmente bajó su cabeza. Renya no tenía otra opción que simplemente verlo suceder.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email