Mi prima se apiado de mí en la corrección porque estaba enfermo, así que agradézcanle. >:’v

Como dije en el anterior capítulo, el capítulo 63 estará traducido para máximo el viernes, su publicación depende de si tenga que corregirse o no.

Sin más, disfruten su lectura…



 

Un espectáculo increíble se desarrollaba en el campo de batalla.

 

Un hombre de traje negro, quien estaba alrededor de una o dos cabezas más pequeñas que el Demonio, agarraba la hoja de una delgada katana y recibía, alejaba y rechazaba los golpes de una gran espada, lo que probablemente significaría muerte segura si golpeaba, lanzada por un Demonio con todo su cuerpo revestido con una armadura negra.

 

“Sabes, no hay necesidad de algo así una vez que me acostumbre, ¿eh?”.

 

Mientras levantaba una risa, Renya repelía los ataques del Demonio uno tras otro.

 

Cada vez que la gran espada y la katana chocaban, las chispas se enviaban volando y un sonido metálico agudo reverberaba en los alrededores.

 

La gran espada, la cual fue rechazada por Renya, tenía su trayectoria torcida y se lanzó en una dirección no prevista por el Demonio, sin embargo, cada vez que sucedía, el Demonio la regresaba a la trayectoria adecuada con fuerza bruta y la conectaba al siguiente ataque.

 

“¡Es-ta! ¡Mierda!”.

 

007

 

No importaba cuánto rugía el Demonio, no importaba con cuánta fuerza él manejara su gran espada, las trayectorias de los golpes de Renya nunca se volvían inestables.

 

Con extrema precisión, él repelía la gran espada del Demonio y, de vez en cuando, su hoja alcanzaba la armadura negra de cuerpo completo.

 

Debido a que los golpes de Renya aumentaban gradualmente en velocidad durante el acto, la expresión del Demonio estaba teñida de impaciencia.

 

El Demonio, quien al final fue derrotado tras innumerables intercambios, saltó temporalmente atrás para recuperarse y recobrar el control.

 

No persiguiendo allí, Renya se dirigió al Demonio con una voz ligeramente aguafiestas.

 

“¿Así que retrocedes? Es una mala jugada, ¿no?”. (Renya)

 

“¡¿Qué son?!”.

 

Frente al Demonio, quien estaba a punto de responder, más de 10 <Magic Bullet> paralelas activadas, se acercaban de Renya.

 

El Demonio apenas eliminó cuatro balas mágicas de las que le lanzaron con su gran espada, pero en el momento en que la hoja se encontró con la quinta bala mágica, la gran espada se rompió, incapaz de soportar la tensión finalmente.

 

Lanzando la gran espada, la cual perdió su uso pretendido, el Demonio rugió con maná cargado en su voz.

 

Abrumadas por el poder mágico, las restantes balas mágicas se dispersaron en el aire.

 

“Ese también es un mal movimiento. Me pregunto, ¿por qué prefieres la defensa sobre la evasión?”. (Renya)

 

La voz de Renya retumbó justo al lado del Demonio.

 

Renya hundió su puño en la cara del Demonio, quien se giró en la dirección de la voz en pánico.

 

El Demonio, quien quería de alguna manera abrirse a una distancia, saltó hacia atrás con el impulso de ser golpeado, sacó una gran espada del espacio vacío y mantuvo a raya a Renya inmediatamente tomando una postura.

 

La sangre fluía en gotas de su boca y nariz.

 

“Un usuario de almacenamiento del vacío, ¿huh? Aunque eso es increíble, ya que tu propia fuerza es inútil, tus técnicas de combate son torpes”. (Renya)

 

Renya decía con un tono sorprendido, mientras sacudía su débil mano derecha que sutilizó para golpear.

 

Antes de que uno lo supiera, la katana se había enfundado en la vaina de su cintura.

 

“Así que, ahora que tu arma es nueva, ven conmigo rápidamente”. (Renya)

 

El Demonio no devolvió ninguna palabra, ni siquiera cuando se le señaló.

 

Si miramos su cuerpo con sólo los ojos, la armadura, la cual debía jactarse de una considerable fuerza de defensa, estaba plagada de cortes similares que la arrancaban profundamente.

 

Eran los lugares golpeados por Renya.

 

Debería haber sido un artículo de belleza rara que ni siquiera pudiera ser rayado por algo parecido a un arma Humana, pero la armadura usada por el Demonio había terminado hecha jirones en el intercambio de golpes con Renya en poco tiempo.

 

Una vez que giraras la vista en la gran espada desechada, el resultado del intercambio se podía ver allí también, pues la gran espada estaba cubierta por todas partes con grietas.

 

Era algo que Renya no sabía, pero este Demonio manejaba espadas las cuales tenían su propio maná cargadas en ellas.

 

Es por eso que es mucho más resistente que una espada regular y su potencia es alta también. Además de eso, era posible utilizar ataques de largo alcance con ella. Y, además de eso, podría incluso repeler hechizos.

 

El Demonio albergaba miedo debido al hecho de que una espada tan grande no resistió los ataques de Renya.

 

Es una historia imposible para un arma Humana.

 

“¡¿Qué pasa con esa arma?! ¡¿Dónde diablos la has conseguido?!”.

 

“La cambié de una vendedora ambulante”. (Renya)

 

El Demonio se quedó sin palabras debido a la pronta respuesta.

 

“¡Eso es imposible! Algo como una vendedora ambulante que trata con tales mercancías es…”.

 

“Aunque eso es lo que dices, la verdad es la verdad, ya sabes”. (Renya)

 

‘Aunque ella era ciertamente una vendedora ambulante sospechosa’, Renya agregó en su mente.

 

“La recibí a cambio de un artículo de grado 10 llamado espada de bambú. De alguna manera, el grado 10 parece ser increíblemente raro”. (Renya)

 

“¡¿Grado 10?! ¡¿Un artefacto?!”.

 

“Ah, de alguna manera se le agregó tal explicación, creo”. (Renya)

 

Renya asintió indiferentemente a las palabras del Demonio, las cuales parecían un grito.

 

No importaba lo sorprendido que estuviera el Demonio, Renya no era capaz de entender por qué ese era el caso.

 

“¡¿Eres un idiota?! ¡Si es un artefacto, es un resto de la Era de los Dioses! ¡Incluso si viajas por todos los continentes de este mundo, es un elemento que no existe excepto en leyendas! ¡¿Y tú intercambiaste eso, dices?!”.

 

“… Hee, eso es increíble”. (Renya)

(NT: Que hijo de pu** :’v).

 

El Demonio lo destacaba con una fuerza que burbujea espuma de su boca, sin embargo, para Renya, no hacía un chasquido incluso ahora.

 

‘Para empezar, ya que era un artículo que recibí de esa niña en el momento en que fui enviado al mundo aquí, ¿no es obvio que se lleve el nombre de ser el resto de la Era de los Dioses?’. Esa es la extensión de los pensamientos de Renya.

 

‘Por otra parte, no importa cuán sorprendente lo llamen, la cosa en sí es una espada de bambú’. (Renya)

 

Desde el punto de vista de Renya, no podía entender lo que era tan bueno en eso.

 

“Qué diablos eres…?”.

 

Debido a que la expresión de Renya no cambiaba demasiado, el Demonio lo miró con una mirada como si estuviera viendo un fantasma, controlándose a sí mismo, él gritó en voz alta para que resonara en la vecindad.

 

“¡Soldados! ¡Confinen a este tipo!”.

 

“¿Oh?”. (Renya)

 

Renya inclinó su cabeza hacia un lado debido a la extraña orden que el Demonio comenzó a dar.

 

Goblins y Orcos, quienes escucharon la orden del Demonio, comenzaron a rodear a Renya.

 

“¡Whoa! Incluso si fueras a estimular a estos compañeros tan tarde en el juego…”. (Renya)

 

“¡Ustedes! ¡Confinen a este tipo! ¡Volveré al país!”.

 

“… ¿Haa?”. (Renya)

 

Renya frunció el ceño preguntándose: “¿De qué está hablando ese tipo?”, pero al Demonio no le importaba eso.

 

En ese momento, el asunto con la raza Élfica ya había desaparecido por completo de dentro de la mente del Demonio.

 

‘En lugar de una cuestión tan trivial, si no regreso inmediatamente al país con la información de este extraño Humano’, era el pensamiento que lo estaba impulsando.

 

‘No sólo puede luchar por encima de la igualdad conmigo, quien es un Demonio, en el cuerpo de un Humano, pero tiene una historia de haber poseído un artefacto. Por otra parte, dejando ir eso, obtuvo un arma que no se puede imaginar con sentido común como artículo.

 

A pesar de que ya es anormal para un Humano luchar con un Demonio por sí mismo, la idea normalmente impensable de dejar ir un artefacto y en su lugar obtener un arma, es un disparate.

 

Por otra parte, aunque es sólo mi intuición, ¿no era la existencia de este Humano la fuerza impulsora detrás de las escenas para la tenaz resistencia de los Elfos esta vez?’, el Demonio se preguntaba.

 

‘¿No es posible que esto se convierta en una amenaza para los Demonios?’, él consideró.

 

“¡Hombre Humano! ¡Quiero que retrocedas aquí! ¡Déjeme oír tú nombre primero! ¡Preséntate!”.

 

“¿Qué clase de estúpida mierda estás escupiendo?”. (Renya)

 

Renya, quien estaba completamente sorprendido, miró fugazmente a los Orcos y Goblins que se amontonaban alrededor de él.

 

Aunque es por un instante, los pies de los monstruos se detuvieron debido a la presión en su mirada.

 

Aunque era sólo una pequeña cantidad de tiempo, este instante era más que suficiente para Renya.

 

Mientras mostraba una rotación girando alrededor de su cuerpo, el destello del desenvaine de su katana, atravesaba los cuerpos de los monstruos que lo rodearon, los separó en un instante y los convirtió en carne.

 

Sin siquiera mirar los trozos de carne cayendo en el suelo, Renya corrió mientras apuntaba al Demonio, quien estaba en el proceso de intercambiar para escapar.

 

Los monstruos, que se interponían en el camino mientras ejecutaban lealmente sus órdenes, eran cortados en el lugar y derramaban su sangre en el suelo.

 

“Este… ¡¿es un monstruo?!”.

 

A pesar de que el Demonio lanzó un golpe en desesperación con el fin de cortarlo, no llegó al cuerpo de Renya.

 

En el instante siguiente, cuando el Demonio pensó: ‘Lo esquivé’, la figura de Renya se paró frente a los ojos del Demonio.

 

“¿Quién te dijo que estaba bien huir?”. (Renya)

 

La punta de la katana, la cual estaba retenida por la pregunta de Renya, estaba atravesando muy profundamente en el muslo derecho del Demonio justo en frente.

 

Un gemido se alzó de la garganta del Demonio debido al dolor retrasado.

 

Renya, quien dio vuelta alrededor de la katana con un sonido de moliendo como si abriera esa herida, extrajo la katana del muslo después de pasar bastante tiempo para agrandando la herida.

 

Derramando la sangre que fluía de la katana sacada, el Demonio dejó caer su espada y cayo de rodillas, pero Renya envió una patada voladora al cuello del Demonio, quien había bajado su cuerpo debido a que cayó de rodillas, e hizo que su cuerpo cayera al suelo.

 

“¡Hey, hey! Algo como dejar ir tu arma durante el combate, realmente no se puede evitar”. (Renya)

 

Una vez que Renya señala eso mientras suspiraba, el Demonio se inclinó hasta su propia arma mientras trataba de gatear. ‘¿Finalmente se dio cuenta de que la había dejado caer?’.

 

Renya, quien se adelantó antes de que el Demonio pudiera agarrar la empuñadura de su arma con la mano, envió la gran espada volando poniéndola a una distancia donde las manos del Demonio no llegarían.

 

“Es un arma de la que se suelta una vez, así que no esperes que sea utilizable una segunda vez, ¿no te enseñaron eso?”. (Renya)

 

“¡Guu, esto!”.

 

¿Está restringido el lado del pie, el cual fue perforado por la katana? El Demonio no era capaz de ponerse de pie, incluso si trataba de hacerlo, pero de alguna manera, él avanzó luchando en el suelo para alejarse de Renya.

 

Renya miró esa apariencia con una fría mirada, sin embargo, poco tiempo después, lo siguió lentamente mientras llevaba la katana desenvainada en su mano.

 

“¡N-No vengas!”.

 

“Algo así como intentar huir en este momento, no hay manera de que una historia tan egoísta pase, ¿verdad?”. (Renya)

 

Sus palabras estaban muy tranquilas, pero la atmósfera que emitía él estaba cambiando poco a poco.

 

Mientras sentía algo frío viajar por su espina dorsal, el Demonio gritó.

 

“¡Soldados! ¡Maten a este tipo! ¡Sálvenme!”.

 

“Una vez más, haciendo tales cosas irrazonables…”. (Renya)

 

En lugar de que el Demonio, quien se arrastraba en el suelo, la velocidad de Renya, quien estaba caminando normalmente, era naturalmente más rápido.

 

Renya, quien lo alcanzó enseguida, levantó la katana sobre su cabeza.

 

En respuesta a eso, el Demonio levantó su brazo izquierdo y protegió su cabeza.

 

La armadura de hierro negro sin duda había sufrido cortes profundos de los ataques de Renya, pero todavía no había un lugar donde se hubiera cortado aparte.

 

El Demonio pensó que era algo que sería capaz de protegerlo abundantemente.

 

“En general, entendí la manera de cortar eso”. (Renya)

 

Bajó la katana en tranquila y silenciosamente.

 

No era un ataque de espada rápida, pero fue un golpe muy tranquilo que causó una reacción algo dolorosa.

 

El Demonio, quien lo observó aturdido, no podía hacer otra cosa que mirar simplemente como el brazo izquierdo, el cual fue cortado de la zona alrededor del codo junto con la armadura de hierro negro, caía sin poder decir nada, después de varios segundos desde que pasó la katana.

 

“En primer lugar, no hay manera para que el actual yo deje Goblins y Orcos acercarse a mí, ¿no?”. (Renya)

 

Renya decía mientras miraba hacia abajo al Demonio, quien comenzó a retorcerse en el dolor del ataque mientras suprimía la sangre, la cual brotaba del codo cortado, con su mano derecha.

 

Su mirada era helada y su espesa sed de sangre se estaba extendiendo a los alrededores.

 

Desde el momento en que la atmósfera alrededor de Renya comenzó a cambiar, los monstruos se habían ido para escapar de Renya.

 

Esa era su naturaleza, la cual percibía algo peligroso para sus vidas, pudiendo utilizar su intuición, aunque con poca inteligencia.

 

Ellos saben, lo quieran o no, lo que está en el rango de esa mano está cerca de mirar dentro del abismo del infierno y no sería extraño para ellos ser derribados allí en cualquier momento.

 

Una vez que entendieron eso, no importaba cuán pequeña sea su inteligencia, incluso entre los monstruos como Goblins y Orcos, no había uno solo para hacer algo imprudente como tratar de acercarse a Renya.

 

“Por fin sólo queda para hacerte entrar. No escaparás a estas alturas del juego, ¿verdad? ¿Oi?”. (Renya)

 

No había respuesta a las palabras inquisitivas de Renya.

 

Las palabras de Renya no llegaban a los oídos del Demonio, a quien le cortaron el brazo y lo enviaron volando.

 

Renya, quien miraba mira el estado de ese Demonio con una expresión sombría, volvió a balancear la katana en el área alrededor de la rodilla de la pierna izquierda de una manera casual.

 

La armadura de hierro negro, la cual atrapó los ataques de Renya, aunque sólo de alguna manera, hasta ahora, estaba increíblemente desgarrada y el pie izquierdo del Demonio estaba completamente cortado de la rodilla.

 

“¡Detente! ¡Por favor, detente!”.

 

“¿Detente, dices?” (Renya)

 

“¡Por favor, detente! ¡Por favor, sálvenme!”.

 

Una vez que respondió a la pregunta por la voz de Renya, quien estaba llenó de sed de sangre, el Demonio comenzó a suplicar por su vida, ya que ya había perdido toda vergüenza y honor.

 

“U-Un Humano haciendo algo así hacia nosotros, ¿crees que terminarás simplemente con esto?”.

 

“Tú, ¿estás hablando desde una posición superior o desde una posición inferior? ¿Qué tal al menos decidir sobre uno de ellos?”. (Renya)

 

El Demonio trataba de alejarse de Renya con sus miembros restantes.

 

La sangre, la cual brota de las heridas de los miembros cortados, tenía bastante presión y ​​cantidad.

 

Mientras pensaba: ‘Supongo que no durará mucho si es así’, Renya se acercó al Demonio esforzándose después de recoger la gran espada del Demonio que él mismo pateó, atrapó su pie con su cuerpo y le dio la vuelta para que esté tumbado abajo.

 

Su objetivo era la frontera entre las caderas y el torso, que eran las partes móviles.

 

Una vez que apuñaló esa parte con toda su fuerza mientras sostenía la gran espada del Demonio en un agarre de revés, la gran espada atravesó el cuerpo del Demonio desde una brecha en la armadura y fijó su cuerpo al suelo.

 

El grito del Demonio resonó en la noche del bosque.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email