Inicio / Capítulo 63: Parece Ser El Fin De La Batalla

Bueno, después de recuperarme un poco, ayer estaba peor :’v, traduje esto después de varias horas (lo cual sano no me tomaría menos 2 horas xd).

Como siempre, comenten los errores, así me hacen mejorar en inglés. >:v

Disfruten su lectura….. Me duele la espalda. :’v



 

Era una escena muy extraña de un hombre, que supera los dos metros de altura, estar saturado al suelo por una espada que perforaba su espalda en un estado en el que él había perdido un brazo y una pierna.

 

Si se ve desde los ojos de un Humano, ese increíble espectáculo les haría dudar de la realidad o del contenido de su propio cerebro, pero Renya no tenía ningún tipo de emociones profundas al respecto.

 

Renya, quien miró hacia abajo al Demonio que no paraba de forcejear, ya que estaba tratando de escapar o por el dolor, mientras la sangre estaba brotando, Renya pisó la empuñadura de la gran espada apuñalada y condujo la hoja más profunda hacia abajo de modo que el Demonio no pudiera sacarla en absoluto.

 

Sin escuchar el grito que se levantó por segunda vez, Renya examinó la situación en sus alrededores

 

Aunque Renya se mantuvo fuera durante bastante tiempo y los Elfos hicieron todo lo posible por asumir la ofensiva de él, un número de 20.000 no era una cantidad que se derrumbará fácil y rápidamente después de todo.

 

El número de muertos en el campo de batalla era, hasta cierto punto, en que el aire dentro del bosque estaba teñido con el hedor de la sangre. Además, los monstruos continuaban su ataque.

 

Sin embargo, eso ocurrió mientras el número de ataques cayó, aunque sólo poco a poco.

 

‘Es probable que la noticia de la derrota del Demonio, quien es la cabeza del ejército, se está extendiendo entre los monstruos’, supuso Renya.

 

‘Si la cabeza se ha ido, un ejército común se reducirá a una turba desordenada, no importa cuántos números tengan’. (Renya)

 

Por otra parte, cuando un grupo de monstruos, los cuales no son demasiados brillantes respecta, una vez que una persona fuerte es derrotada, es difícil para los que están bajo ellos a seguir luchando.

 

“Y, sin embargo, la guerra continúa. Qué verdaderamente problemático”. (Renya)

 

Una vez que oprimió la empuñadura de la gran espada mientras pisaba sobre ella, el grito del Demonio, el cual no consistía en ninguna palabra, levantó su tono.

 

Parecía que estaba hablando incesantemente de algo, pero Renya no sabía lo que él estaba diciendo.

 

Aunque eso estaba entrando en sus oídos como palabras, él no podía decidirse a entenderlas de cualquier forma.

 

Una vez que intentó entender las palabras, parecía ser una repetición sin fin de las mismas viejas frases como: 「Detente」, 「Sálvenme」 y 「Si haces tales cosas…」.

 

‘Eso es completamente críptico’, Renya encogió sus hombros.

 

‘Si se tratara de un general de un ejército, quien trataba adecuadamente a los soldados de la fortaleza de defensa y a los Elfos que trabajaban allí como prisioneros, yo podría mostrar simpatía.

 

Como ustedes creyeron que nos trataron adecuadamente, es una exigencia extremadamente respetable el querer que nuestro tratamiento siga ese ejemplo también’. (Renya)

 

Sin embargo, aunque Renya no había visto el sitio real, el Demonio y los monstruos debían haber pisoteado la fortaleza de defensa a su gusto.

 

‘Sin ningún tipo de escrúpulos, ellos debían haber hecho actos, demasiados repugnantes para imaginar, a los soldados y las mujeres que trabajaban en la fortaleza hasta tal punto que ni siquiera quedaban cadáveres.

 

Para que esa persona comience a hablar sobre hacer algo sobre su tratamiento sólo porque las posiciones se han invertido, es realmente ridículo’, pensaba Renya.

 

‘Ya que vinieron y comenzaron una guerra violenta, no deberían estar en posición de quejarse si son aniquilados al revés’. (Renya)

 

Una vez que él comenzó a pensar así, Renya consideró que el Demonio, quien estaba haciendo un alboroto chillando alrededor de sus pies, como extremadamente repugnante, por lo tanto, Renya pisoteó la empuñadura de la gran espada aún más sin ninguna vacilación.

 

“Sabes, ¿qué tal tratar de reflexionar un poco sobre tus acciones?”. (Renya)

 

Mientras escuchaba el grito del Demonio ir al nivel más alto, Renya se dirigió al Demonio debajo de sus pies.

 

El sonido de su voz era muy gentil, pero esa gentileza bañaba al Demonio en terror en su lugar.

 

“Reflexionando en lo mucho que hiciste, ¿estás esperando por una fracción que se te permitirá recibir ayuda? Si realmente crees eso, estoy impresionado por tu manera bastante ingenua de pensar”. (Renya)

 

Renya lo dijo así, pero también había otra razón por la cual no se sentía inclinado a dejar escapar al Demonio bajo sus pies.

 

Una vez que este Demonio vio el arma de Renya, él comenzó a hablar de regresar a su país.

 

‘Eso significa que, probablemente, este Demonio me reconoció como amenaza o factor de riesgo’, evaluó Renya.

 

En otras palabras, si este Demonio volvía a su país vivo, la información: 「Hay una persona peligrosa llamada Renya = Kunugi entre la raza Humana」, será conocida por los Demonios.

 

Renya no creía que él fuera un ser tan peligroso, ni siquiera un poco, sin embargo, el problema es cómo el otro lado va a pensar en eso. Si terminara recibiendo tal etiqueta una vez, los Demonios probablemente intentarían tomar algunas medidas contra Renya en cualquier oportunidad.

 

Renya no consideró eso como un gran problema, pero si era posible, no hará daño mantener la cantidad de problemas reducidos.

 

Sería una gran alegría para él, si pudiese vivir comiendo cosas convenientemente deliciosas, tener un hogar cómodo y de alguna manera servir a la gente, quienes son una buena adición en esas áreas, hasta que su vida termínese.

 

‘Aunque me alejaré de los problemas que lluevan o caigan, no quiero aumentar los problemas por mi propia cuenta.

 

Aunque, naturalmente, no estoy hundiéndome en una lluvia de problemas voluntariamente’, pensaba Renya ocasionalmente.

 

‘No hay nada más que renunciar a eso, ya que no se puede evitar que haya situaciones inconsistentes.

 

No importa cuánto no vacile, incluso si deseo un modo de vida uniforme, eso no es algo que yo pueda decidir’. (Renya)

 

“Suficiente de eso…”. (Renya)

 

Con el fin de comprobar la verdadera identidad de la voz que escuchó durante la batalla, Renya enfocó su mente.

 

La técnica, la cual se llamaba comunicación telepática, era algo que Renya podía usar también, aunque sólo fuese algo, ya que la ultilizaba con Frau de vez en cuando.

 

<¿Kurowaal? ¿Kurowaal-san el precipicio?>. (Renya)

 

<¡¿Quién es un precipicio?! ¿Podrías dejar de adjuntarme extraños apodos? Aunque son modestos, ¡ese lugar está correctamente hinchado y suave, incluso en mi caso!>. (Kurowaal)

 

La respuesta llegó inmediatamente.

 

Dejando a un lado su ligera sorpresa si había un lugar que fuese suave o hinchado, aunque por el momento, Renya continuó la conversación.

 

<¿Cómo está la situación de tu lado? He resuelto el asunto con el Demonio aquí>. (Renya)

 

<Está en el punto en que las fuerzas enemigas están rasgando el núcleo de la defensa. Estamos apenas aguantando, pero las víctimas han comenzado a aparecer. Los monstruos están empezando a salir de la barrera… ¿eh? ¡¿Derrotaste al Demonio?!>. (Kurowaal)

 

<Lo derroté. Todavía está vivo. ¿No lo viste?>. (Renya)

 

‘Podría haber tomado un golpe si no fuese por la advertencia de Kurowaal en el momento en que el Demonio lanzó su ataque’. (Renya)

 

No es tan malo si se trataba de hechizos, pero desde el punto de vista de Renya, quien no era más que un espadachín normal autoproclamado, algo como un destello de espada siendo arrojado excedía el alcance de su imaginación.

 

<Al principio vi la pelea, pero no tanto después de la mitad>. (Kurowaal)

 

<Bueno, supongo que tiene sentido>. (Renya)

 

<¡Más que eso, por favor, ayúdanos aquí! Tengo de alguna manera el sentimiento de que estará muy cerca.> (Kurowaal)

 

La impaciencia se mezclaba en su voz, o más bien, en sus pensamientos.

 

Mientras se preguntaba si la situación era tan mala, Renya respondió:

 

<¿Huh? Ya he terminado mi trabajo>. (Renya)

 

En la opinión de Renya, la defensa sería de alguna manera exitosa solamente con los Elfos manteniendo la barrera Élfica mientras el maná para atacar no se volviera insuficiente y si no hubiese ningún Demonio.

 

Incluso sin eso, antes de que Renya entrara en combate con el Demonio, había disminuido considerablemente el número de enemigos. También había muchos monstruos que se suicidaron.

 

‘Las víctimas seguramente aparecerán, pero eso no conducirá a un colapso’, él creía.

 

<¡Te daremos una recompensa! ¡Por favor!>. (Kurowaal)

 

<Recompensa, eh… eso depende de lo que me darás, ya sabes>. (Renya)

 

<¡¿Qué es bueno para ti?!¡ Si te queda bien, ¿todo está bien?! ¡Te ofreceré todos los gustos, que los Elfos pueden proveer, para el contenido de tu corazón!>. (Kurowaal)

 

<… Una rubia carnívora es lo suficientemente bueno>. (Renya)

 

Renya inclinó su cabeza hacia un lado pensando que su elección podía ser un poco inadecuada mientras respondía.

 

La comunicación telepática con Kurowaal le dio la impresión de que todavía tenía mucho más margen de maniobra alrededor del área de insertar temas eróticos como recompensa. De hecho, eso es porque él se dio cuenta de que, al parecer, estaba al final de su ingenio en el grado de no cuidar su apariencia.

 

La cosa llamada comunicación telepática, era como una conexión directa entre las mentes y transmitía directamente cosas como vacilar en las emociones de la persona con la que hablas.

 

<Eres una Elfo que maneja a su trabajador muy bruscamente…>. (Renya)

 

<Asumiré la responsabilidad de todas las objeciones como quejas o reclamaciones. ¡Como todo se tratará más tarde, por favor, date prisa~!>. (Kurowaal)

 

Finalmente, mientras escuchaba los pensamientos de Kurowaal, quien empezó a llorar, Renya regresó al campamento de los Elfos al acelerar su caminata, aunque solo un poco.

 

Hablando de la conclusión, con Renya uniéndose a la batalla, la línea de defensa en el campamento de los Elfos se convirtió realmente estable fácilmente y las escalas de la guerra inclinaron a predominar para el lado Élfico.

 

Un gran número de monstruos cambiaron para escapar, en el momento en que el Demonio, el cual era la cabeza del ejército, fue derrotado. Incluso los monstruos, quienes se escondieron de los ojos de Renya y tenían bastante poder de voluntad para pensar firmemente que volverán una vez que comieran a un Elfo, estaban confusos cómo continuar con hacerlo-o-morir de la resistencia de los Elfos y entendieron, aunque sólo a regañadientes, que sólo más lucha aumentará las bajas una vez Renya llegara corriendo con gran prisa.

 

Sin embargo, en el momento en que se dieron cuenta, ya era demasiado tarde. Los monstruos, quienes persistieron contra los Elfos hasta el amargo final, fueron cortados y perforados. Se convirtió en un desastre para ellos y sus cadáveres llenaron el suelo.

 

“Y-Yo pensé que iba a morir…”. (Kurowaal)

 

En el momento en que el cielo amanecía débilmente, casi todos los Elfos estaban sentados en el suelo debido al agotamiento total. Kurowaal, quien dijo eso, estaba jadeando bruscamente mientras también estaba sentado entre ellos.

 

Con sus ropas rasgadas por todas partes, ella estaba en un estado terrible, ya que, además, tenía manchas de sangre por todas partes.

 

En el momento en que la batalla estaba a punto de terminar, se puso varias veces en combate cuerpo a cuerpo con los monstruos que pasaron a través de la barrera. Cada vez Kurowaal y los estudiantes de la escuela se lanzaban a los monstruos que se acercaban para lograr una superioridad numérica y repelerlos en cualquier momento.

 

Aunque tenían una superioridad absoluta en números, era la primera vez que la mayoría de los estudiantes de la escuela cruzaban directamente armas con monstruos. Además de la fatiga física, su cansancio mental era grande.

 

“Tal exageración. No era un gran problema, ¿verdad? Incluso traté con el Demonio”. (Renya)

 

El único, quien estaba lleno de espíritu entre todos los que no tenían ganas de moverse, era Renya.

 

Él estaba repitiendo, sin cesar, el trabajo de amontonar los cadáveres de monstruos que habían sido detenidos en el bosque, esparcidos en un rango separado de la barrera Élfica, la cual se convirtió en el campo de batalla y que él arrastraba en un número de 5-6 a la vez, en una montaña después de desmantelarlos rápidamente.

 

Él estaba recolectando los núcleos mágicos por el momento, aunque los de Orcos y Goblins eran de baja calidad.

 

Si era clase Ogro, la calidad del núcleo mágico gradualmente se volvería buena. Por otra parte, Renya, a quien Kurowaal le enseñó que es aparentemente posible vender el cuerno del Ogro como materia prima, corrió alrededor para recoger los cadáveres como si contaran por todo.

 

Por cierto, los cuernos del Ogro se convertirán en materias primas para los medicamentos de nutrición fuerte, si los mueles en un polvo después de secarlos en el sol.

 

“¡¿20.000 contra 700?! Incluso sin incluir al Demonio, creo que era una batalla completamente perdida”. (Kurowaal)

 

“¿Puedes realmente describirlo como una batalla perdida si puedes lanzar hechizos incesantemente sin tener que preocuparte de que el maná se agote y, además, con una barrera adecuada establecida en el campamento?”. (Renya)

 

Una vez que Renya decía: “Aunque tenía la intención de hacerlo con bastante facilidad”, Kurowaal, quien no tenía energía para refutar, se sumergió en el silencio.

 

‘Ciertamente, si no hubiera suministro de maná de Renya, no había duda de que se habría convertido en una batalla mucho más horrible.

 

Ya que probablemente no seríamos capaces de desplegar tan enorme barrera en primer lugar, podríamos haber estado “Hii Hii” bajo el vientre de un Orco en este momento, después de ser aplastados por la violencia de números’, Kurowaal era capaz de entender eso también.

 

‘En comparación con eso, es probable no exagerar al decir que él lo hizo con bastante facilidad’. (Kurowaal)

 

“Si es posible, nunca quiero hacerlo de nuevo”. (Kurowaal)

 

“No puedo prometerte eso en absoluto”. (Renya)

 

Justo al lado de Renya, quien se reía al decir eso, Frau estaba cavando un agujero con todas sus fuerzas.

 

Aunque ella estaba cavando un agujero en el suelo con el mayor esfuerzo después de haberle pedido prestado algo de un soldado Elfo, el cual aparentemente trajo junto con la intención de cavar una zanja, Kurowaal no sabía en absoluto para qué diablos ella estaba planeando usar ese agujero.

 

Durante la batalla, Frau trabajó un poco mientras se unió a los soldados también, pero no había absolutamente ningún indicio de fatiga visible en su caso.

 

No solo eso. El agujero, el cual estaba excavando silenciosamente, se había vuelto bastante grande. Uno podía ver cómo Frau había cavado el agujero de todo corazón sin descanso.

 

“Por el momento, por favor, regresa a la ciudad una vez y trae algo de aceite y madera, Kurowaal”. (Renya)

 

“Eso está bien para mí. ¿Pero para qué los usarás?”. (Kurowaal)

 

“Hay un montón de cadáveres de monstruos que permanecen en el bosque”, decía Renya mientras inspeccionaba el campo de batalla que comenzó a ser iluminado por la luz del día.

 

“¿No tienes que lidiar con las secuelas?”. (Renya)

 

“Eso es verdad. Lo arreglaré enseguida. Y busquemos ayuda eligiendo a las personas con lesiones menores entre los soldados”. (Kurowaal)

 

“Eso me salvará de los problemas. Después de esto, habrá un evento también”. (Renya)

 

Kurowaal se sintió algo incómoda debido a la palabra evento, pero, sin cuestionarlo, ella seleccionó a los soldados para ayudar a Renya y fue a conseguir los arreglos para traer leña y aceite de la ciudad.

 

“Frau, ¿tienes algo parecido a una cuerda que sea durable y resistente al fuego?”. (Renya)

 

“Maestro, usa esto ~no. No se quemará. No se romperá incluso si se tiras 10 Ogros con él ~no”. (Frau)

 

Renya recibió el paquete de cuerdas sostenida por Frau.

 

“Eso es increíble”. (Renya)

 

Al finalizar la serie de trabajos, Kurowaal, quien regresó temporalmente a la ciudad, preparó la leña y el aceite solicitados por Renya y, mientras estuvo en ello, fue a explicarle la situación a Shion y Rona, quienes permanecieron en espera en la puerta de transferencia.

 

Kurowaal les pidió a las dos, quienes se enteraron de la seguridad de Renya, que regresaran a la ciudad de Kukrika y les confiaron su deseo de que trajeran noticias sobre lo que ocurrió aquí y lo que podría suceder en el continente Humano.

 

Las dos ciertamente estuvieron de acuerdo con ella y pasaron a través de la puerta de transferencia después de pedirle a Kurowaal que le diera un mensaje a Renya de que ellas volvían adelante.

 

Kurowaal, quien vio la espalda de las dos con una sonrisa, regresó a la ubicación de Renya mientras tiraba la carreta con su equipaje.

 

Entonces, ella vio a Renya y Frau haciendo un trabajo extraño.

 

Mientras los soldados, quienes ayudaban, miraban con una expresión un poco complicada, Renya estaba construyendo algo uniendo madera gruesa en cruz.

 

Después de mirar eso, Kurowaal no era capaz de ver lo que estaban planeando hacer en absoluto, pero parecía que estaban montando un árbol vivo bastante grueso.

 

“Umm, Renya. Traje la leña y el aceite. “(Kurowaal)

 

Una vez ella lo llamó tímidamente, Renya levantó su rostro como si acabara de notar la existencia de Kurowaal.

 

“Ah, buen trabajo”. (Renya)

 

“Y, tengo un mensaje verbal de Shion-san. Me dicen que volverán al continente Humano antes que tú, ya que entienden que estás a salvo”. (Kurowaal)

 

“Ya veo. Es verdad. Supongo que tienen que volver a informar sobre el asunto de esta vez”. (Renya)

 

Incluso asintiendo, las manos de Renya no paraban de trabajar.

 

Una vez que él fue capaz de enlazar el soporte de la cruz, Renya tiró un objeto negro, el cual quedó en un lugar ligeramente separado, con sonidos arrastrados.

 

Kurowaal, quien miraba hacia ese objeto, tenía su aliento arrebatado.

 

El cabello púrpura estaba manchado de sangre y suciedad.

 

Todo el cuerpo estaba cubierto por una armadura de hierro negro, pero le falta el antebrazo izquierdo hasta el codo y el pie izquierdo hasta la rodilla.

 

Una gran espada estaba incrustada en el cuerpo desde la parte trasera. Kurowaal inmediatamente se preguntó si se trataba de un cadáver, pero un momento antes de mirarlo, se dio cuenta de que todavía estaba vivo, aunque respirara sólo ligeramente.

 

“E-Eso, es eso posiblemente…”. (Kurowaal)

 

“Ah, sí. Esta vez es el Demonio como el líder”. (Renya)

 

Él aferro al Demonio, a quien arrastró, a la de la cruz para que se acostase sobre su vientre.

 

Dado que la gran espada estaba perforada en su espalda, no era posible tenerlo de frente.

 

De allí en adelante, él condujo la hoja, la cual estaba saliendo del vientre hacia el soporte de la cruz, golpeando la empuñadura de la espada en la espalda del cuerpo.

 

A pesar de que levantaba una voz frágil, Renya ignora eso, estiro ambos brazos en los palos de la parte horizontal de la cruz y unió la zona alrededor de los codos con una cuerda, que recibió de Frau. Luego, colocó ambas piernas en la parte vertical de la cruz y las unió con una cuerda alrededor del área de las rodillas.

 

Una vez que elevó la cruz en la parte central del agujero, excavado por Frau con toda su fuerza, estaba completa la crucifixión irregular.

 

“Muy bien, todo lo que queda es poner leña, aceite y cadáveres de monstruos bajo los pies de este tipo”. (Renya)

 

Los soldados Elfos tenían un poco la sensación de retroceder debido a Renya proclamando esto con una sonrisa, sin embargo, ya que era un hecho que no lo harían si no se ocupaban de los cadáveres de monstruos, ellos comenzaron el trabajo para mover los cadáveres de monstruos, los cuales todavía estaban esparcidos por el área, en el agujero y sobre la colina, que se amontonó después de que Renya sacara los núcleos mágicos.

 

En el momento en que recuperaron su resistencia un poco, la mayoría de las personas que participaron en la batalla, se unieron al trabajo y fueron capaces de amontonar los cadáveres de monstruos en los agujeros, que Frau excavo a un ritmo rápido, en las tácticas de oleadas Élficas.

 

“Bajo sus pies”, dijo Renya, pero la montaña acabada había terminado con una altura que enterraba completamente el área alrededor del pecho del Demonio.

 

“Ustedes bastardos… haciendo tal cosa… no terminará con esto…”.

 

“Kurowaal, ¿puedes encenderlo rápidamente, ya que él es molesto?”. (Renya)

 

“¿Eh? ¿Tengo que hacerlo?”. (Kurowaal)

 

Ignorando la voz del Demonio, la cual era audible en fragmentos, Renya le dijo eso a Kurowaal, y Kurowaal regreso una pregunta con una expresión de sorpresa.

 

“Bueno, siempre y cuando sea un Elfo, cualquiera lo hará. Venganza para los elfos de la fortaleza de defensa, esa es la implicación que tiene… además, creo que no podrás tener mucha experiencia en incendiar un Demonio, ¿verdad?”. (Renya)

 

“Eso es cierto también… Bueno, entonces…”. (Kurowaal)

 

Mientras los otros soldados Elfos observan atentamente, Kurowaal, quien dio un paso adelante, levanta su voz y le dijo al Demonio:

 

“¡Demonio! ¡Éste es el fuego de la retribución para los de la fortaleza que usted mató a sangre fría! ¡Cae al infierno después de disfrutarlo a tu gusto!”. (Kurowaal)

 

“De-… ¡Deten-… te!”

 

Sin siquiera tener un oído para la voz restringida del Demonio, Kurowaal lanzó <Ignite*>.

 

(NT: Encender).

 

La montaña, la cual estaba abundantemente empapada en aceite, inmediatamente levantó una llama roja y comenzó a estallar en llamas atronadoras.

 

Dentro de la montaña amontonada, el Demonio, quien era el único que respiraba allí, lanzó un doloroso grito mientras ardía vivo.

 

Debido a que es resistente como criatura viviente irreflexiva, el Demonio probablemente seguirá ardiendo durante un tiempo considerable hasta el final de su vida.

 

008

 

Entre los elfos, quienes miraban esa escena con diversas emociones dentro de sus pechos, sólo Renya y Frau se movían como de costumbre.

 

“Ah, está terminado, finalmente está hecho. Me pregunto ¿qué recibiré como recompensa?”. (Renya)

 

“Algo que se convertirá en dinero o algo que será delicioso es genial, Frau piensa ~no”. (Frau)

 

‘¿No puedes callarte un poco?’, Kurowaal pensó mientras contemplaba el humo negro, el cual envolvía el fuego que se extendía, junto a escuchar los gritos del Demonio que se mezclaban dentro.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: