Inicio / Nidoume no Jinsei – Capítulo 66: Parece Que Hay Algún Tipo De Negocio

‘Mi habilidad es aterradora’, pensó Renya.

 

El artículo que Renya hizo, con sus manos hace unos momentos, brillaba intensamente al reflejar la llama de la chimenea del taller.

 

‘Me pregunto, para empezar, ¿cómo terminé creando tal cosa?’, reflexiona.

 

Una vez que intentó habilitar su habilidad de Evaluación, él estaba en el proceso de olvidarla, ya que había pasado bastante tiempo desde que la usó por última vez, un mensaje fluyó en el borde del campo de visión de Renya.

 

<Información: Habilidad de Evaluación – Utensilio de cocina hecho con mitril – Rango 6>.

 

‘Es un artículo terriblemente costoso, sorprendentemente robusto y, sin embargo, terriblemente inútil.

 

En cuanto a su rendimiento, no lo sabré a menos que lo use.

 

Probablemente los Elfos realmente no creen, en sus sueños más salvajes, que voy a utilizar sus valiosos metales como material para utensilios de cocina. No debería haber ningún Elfo que hiciera una cosa tan excéntrica.

 

O más bien, utensilios de cocina en sí mismos no existen en este mundo en primer lugar’. (Renya)

 

El comienzo de este evento es después de que Renya y los otros regresaran del país Élfico.

 

Después de regresar a la ciudad, Shion y Rona estaban, a menudo, ausentes debido a que salían con frecuencia. Kurowaal, quien los siguió desde el país Élfico, estudiaba bajo Frau, quien es capaz de hablar en el lenguaje Humano común, así como en el lenguaje Élfico. Ella estaba frenéticamente intentando aprender el lenguaje común.

 

La educación de Kurowaal fue confiada a Frau.

 

Shion no es capaz de hablar la lengua Élfica y Rona no quería involucrarse demasiado con una Elfa.

 

En cuanto a Renya, es completamente inútil en este caso.

 

Él es capaz de escribir y hablar la lengua Élfica y el lenguaje común, en cualquier caso, pero la persona misma, quien usa éstos, no es capaz de comprender por qué es capaz de utilizarlos en absoluto.

 

Renya mismo está convencido de que está usando el idioma japonés en el habla y la palabra escrita.

 

Parece que esas se transforman en el lenguaje de este mundo en el momento en que habla o escribe las palabras, pero desde el punto de vista de Renya, las palabras que está usando, y los caracteres que está escribiendo, están destinados a ser en japonés.

 

Así. él no podrá enseñarle.

 

Renya se preguntaba si Kurowaal no le gustaba ser enseñada por Frau, quien es un hada que no ha vivido tanto tiempo desde que nació, como persona que tiene 70 años, pero Kurowaal ha aceptado su papel de estudiante muy obedientemente y ha alcanzado el aspecto de ella llamando a Frau maestra*.

(ETN: Sensei).

 

Debido a su manera excesivamente obediente, Renya trató de cuestionar a Rona si los Elfos son realmente arrogantes y llenos de orgullo, pero su respuesta fue algo terriblemente vago como: “Tales Elfos también existen”.

 

Durante diez días, Renya tenía demasiado tiempo libre.

 

La deuda, en el momento de comprar esta casa, terminó siendo rápidamente pagada cuando las ventas de joyas mágicas de Frau se pusieron en marcha.

 

El agente de bienes raíces, quien se había decidido a sí mismo para el pago de la deuda para prolongarse eternamente, tuvo una expresión de satisfacción debido al pago inesperadamente rápido.

 

Por otra parte, las gemas mágicas, que fueron distribuidas mientras que eran cautelosas de no romper su precio de mercado, han estado asegurando ingresos de renta extremadamente estable como artículos compactos puestos para la venta en el espacio de la tienda de la mansión.

 

Una vez que se había convertido en esto, no había necesidad de que ellos se forzaran a aparecer en el Gremio y terminar solicitudes.

 

Aun así, después de que Rona le dijera que su registro será revocado si no muestran sus rostros allí, y son juzgados como personas que no harán ningún trabajo, se hizo necesario ir de vez en cuando, pero, aun así, la frecuencia había caído.

 

En otras palabras, Renya, quien no tenía nada que hacer, pasaba sus días haciendo solicitudes, las cuales parecen que ellos pueden terminar rápidamente en un lugar cercano, del Gremio por sí mismo o atendiendo a la tienda, pero, un día, los embalajes del país Élfico llegaron a la casa de Renya.

 

Aquellos, que llevaron a varios Elfos para tirar de las carretas, comenzaron con las pertenencias personales y los muebles de Kurowaal, y continuaron con los metales prometidos a Renya por el Emperador Élfico, dinero, gemas, una serie de metales preciosos y, además, una gran cantidad de miso y salsa de soja, una cantidad de verduras, que no se pueden encontrar en los mercados Humanos, y una gran cantidad de arroz que se almacenaron en cajas de madera.

 

Mientras ellos estaban en ello, agregaron varios volúmenes de libros y tarjetas, así como documentos que garantizan el estatus social de Kurowaal en el continente Humano.

 

“En cuanto a los bienes consumibles, proporcionaremos reabastecimiento tan pronto como recibamos la notificación de que se les acabó, pero ya que no hay manera de que eternamente les proporcionemos de forma gratuita, pronto requeriremos cierta cantidad de dinero”, los Elfos dejaron esas palabras y se marcharon.

 

Decidiendo ignorar la inevitable situación de ello, causando bastante alboroto en los alrededores debido a la visita de una gran cantidad de Elfos que, por lo general no se encuentran en el continente Humano, Renya, quien era el único con tiempo libre, inmediatamente comenzó a comprobar los artículos en los embalajes.

 

Como el miso y la salsa de soja son bienes que se pueden conservar durante mucho tiempo, los arrojó todos juntos en el almacén de la casa.

 

En cuanto a las cosas como las verduras, él decidió almacenarlos en la bodega de conservación de la cocina, para que esos se pueden comer después de freír o hervir, pero el problema era el arroz.

 

Al ser llamado alos, este producto es como arroz, no importa cómo uno lo mirara.

 

‘Voy a cocinarlos y probarlos de inmediato’, juzgó Renya, pero luego surgió un problema.

 

No había utensilios de cocina para el beneficio de cocinar arroz en la cocina.

 

Cuando Renya trató de preguntar a Frau, quien está a cargo de las tareas domésticas, le fue dicho que algo como cocinar hasta que esté esponjoso, no es hecho para el arroz en este mundo, ya que su popular uso en la cocina es hervirlo y luego ponerlo junto con ingredientes y sopa en algunos tipos de delgadas ollas calientes, al igual que la paella en su mundo anterior.

 

Una vez que salió a la luz, se preguntó si el arroz de este mundo es arroz indio y no arroz japonés, pero el arroz, el cual se almacenaba en las cajas, sólo puede considerarse arroz japonés en la medida en que Renya era capaz de juzgarlo.

 

‘No hay otra opción que intentar comerlo entonces’, Renya decidió crear utensilios de cocina.

 

Al principio, pensó en hacer una olla de hierro, sin embargo, sintió como si fuera, de alguna manera, sobredimensionado los utensilios de cocina en aras de tratar de comer el arroz experimentalmente.

 

Así, Renya decidió producir un utensilio de cocina.

 

Al principio, planeaba utilizar el hierro como material para el utensilio de cocina, pero Renya, quien sentía que el olor del hierro impregnaría la comida de alguna manera, consideró otro material.

 

Pensó primero en usar oro para que no hubiera permeabilidad olfativa y que fuera fuerte contra la corrosión, pero como no hay oro entre los artículos que recibió como recompensa, inmediatamente descartó la idea, ya que, derretir dinero, tenía el hedor de un crimen.

 

‘Si es así, no hay material apropiado.

 

No hay manera de que algo como el aluminio exista aquí en este mundo’, cuando Renya estaba pensando cosas como esas, un lingote de mithril, el cual estaba incluido en la recompensa, llamó su atención.

 

“Tiene un atributo de ser ligero, duradero y resistente a la corrosión”, es lo que Renya escuchó acerca de los rasgos del mithril.

 

‘Entonces, ¿no es un metal que puede interpretarse como aleación de aluminio?’, terminó preguntándose.

 

Una vez que tomó una decisión, fue rápido en empezar.

 

Poniéndolo en el fuego de la chimenea del taller, derritió el lingote de mithril y, lo que terminó siendo creado en un abrir y cerrar de ojos, fue el elemento que surgió al principio.

 

“Siento que Kurowaal se enfadará mucho si ve esto”. (Renya)

 

‘No se puede evitar que terminé haciéndolo’. (Renya)

 

Incluso cuando trataba de persuadirse así, Renya no podía dejar de tener un sudor frío pensando en el momento en que se filtrara.

 

‘Ya no se puede hacer nada más que usarlo sólo en secreto y fingir ignorancia almacenándolo en mi inventario después de utilizarlo, ¿huh?’. En el momento en que Renya empezó a pensar eso, sintió la presencia de una persona en la entrada del taller.

 

Estando demasiado ocupado con la inutilidad del artículo que había creado, Renya tardó en notar esa presencia.

 

Una vez que miró hacia la entrada en pánico, la puerta de entrada se abrió un poco y vio ojos verdes mirando dentro.

 

“Kurowaal, ¿huh? ¿Por qué estás escabulléndote por ahí?”. (Renya)

 

“Renya-san, parecías estar- ocupado con- el trabajo”. (Kurowaal).

 

La respuesta de Kurowaal, quien entró a través de la puerta abierta, mientras miraba un poco tímida, era extremadamente rígida.

 

La razón por la que estaba hablando mientras pensaba y tartamudea, era porque Renya le dijo que tenía que usar el lenguaje común.

 

Kurowaal estudió desesperadamente bajo Frau, pero ella no puede usar el lenguaje común para nada, sino escasamente manteniendo una conversación de alguna manera.

 

Sin embargo, si se considera el momento en que comenzó a aprender, se podría decir que ella está aprendiendo a un ritmo impresionante.

 

“¿Qué- estás- haciendo?”. (Kurowaal)

 

“Ah… bueno. Hice una herramienta para cocinar el grano que recibí del país Élfico, sin embargo…”. (Renya)

 

Juzgando que podría causar extrañas sospechas si trataba de esconderlo, Renya decidió hablar de ello con honestidad.

 

“Eso es todo. Es una herramienta para cocinar el grano llamado alos o similar”. (Renya)

 

“Renya-san, ¿esto es, posiblemente?”. (Kurowaal)

 

“Es probablemente esa posibilidad. Lo hice con mithril”. (Renya)

 

Renya lo dijo mientras se sentía asustado en su corazón, qué clase de reacción ella regresará, pero la respuesta de Kurowaal era inesperadamente calmada.

 

Recogiendo el utensilio de cocina, que probablemente veía por primera vez, ella lo examinó todo mirándolo y girándolo.

 

“¿Herramienta- de cocina?”. (Kurowaal)

 

“Sí. Lavas el alos con agua usando esto, le pones la misma cantidad de agua en ella, cierra la tapa y termínalo de cocinar sobre un fuego”. (Renya)

 

“¿Quieres- tratar- de hacerlo- de- inmediato?”. (Kurowaal)

 

“Sí, quiero. A menos que no trate de usarlo por el momento… digamos, ¿no estás enojada?”. (Renya)

 

Kurowaal lucía mucho más extraña que el rostro de Renya, quien decía eso mientras miraba extrañamente.

 

“¿Enojada- sobre- qué?”. (Kurowaal)

 

“Bueno, ya ves, el mithril es un valioso y precioso metal para los Elfos, ¿no? ¿No existe originalmente una manera adecuada de usarlo para un propósito totalmente diferente?”. (Renya)

 

“…”. (Kurowaal)

 

‘¿Ella no sabe si está bien decir algo, aunque quiera o no pueda decirlo mientras está ordenando las frases de lenguaje común en su cabeza?’. (Renya)

 

Kurowaal estaba preocupándose.

 

Renya trató de esperar un rato, pero no había indicación de que ella hablara.

 

“Está bien usar el lenguaje Élfico”. (Renya)

 

“Ah, sí. Renya-san, ¿qué diablos es la forma correcta de usar mithril?”. (Kurowaal)

 

Al ser preguntado l contrario, Renya regreso una respuesta después de reflexionar sobre ello un poco.

 

“Bueno, ¿no es lógico usarlo como material para armaduras o armas como estándar después de todo?”. (Renya)

 

“Esa es la razón por la que los Elfos ocultan el mithril. Bueno, es algo que hemos podido hacer, debido a que la mayoría de los sitios mineros se encuentran en el país Élfico”. (Kurowaal)

 

Kurowaal lo dijo mientras miraba frecuentemente el utensilio de cocina hecho por Renya.

 

“Ciertamente, armadura, que utiliza mithril como material, tiene un rendimiento superior a las armaduras hechas con metales comunes. Sin embargo, el mithril es un metal ligero, duradero, de larga duración y hermoso por naturaleza. Creo que es incorrecto decir que no puede usarse para nada más que para armaduras”. (Kurowaal)

 

Kurowaal continuó mientras devolvía el utensilio de cocina que prácticamente terminó de examinar.

 

“¿No está bien usarlo para utensilios de cocina? Si las personas de este mundo favorecían el uso del mithril para tal propósito, los Elfos no harían algo como esconder el mithril, ¿supongo?”. (Kurowaal)

 

Mientras sostenía el utensilio de cocina que ella regreso, Renya asintió con una expresión complicada.

 

“Bueno, soy capaz de entenderlo de alguna manera, pero… también está el argumento de que es algo difícil hacer el mithril, que recibí, en un arma”. (Renya)

 

“No creo que sea necesario que te detengas, ¿verdad? La parte que te fue dada, Renya-san, te ha sido entregada con la aprobación de padre-sama, quien es el Emperador Élfico, para usarlo como mejor te parezca. También es un hecho que las armas fabricadas con mithril tienen un excelente desempeño”. (Kurowaal)

 

“Ya veo, en ese caso, puedo usarlo sin preocuparme, ¿huh?”. (Renya)

 

“Por favor, déjame- participar- si lo usas- en tus experimentos”. (Kurowaal)

 

‘¿Ella terminó de decir lo que quería decir?’, Kurowaal aparentemente volvió a usar el lenguaje común nuevamente.

 

Para Renya, que escuhó el lenguaje Élfico y el lenguaje común de la misma manera, no había una sola ventaja, ya que sólo le dificulta seguirla, pero como él le dijo: “Usa el lenguaje Humano, ya que estás en el continente Humano”, no hay manera para él de anular eso en este momento.

 

‘Ella probablemente será capaz de manejar el lenguaje común tarde o temprano si es Kurowaal, así que lo aguantaré por un tiempo’, decidió Renya.

 

“Está bien. Quiero ver cómo saldrán las cosas con mis métodos de cocina”. (Renya)

 

“Maestro”. (Frau)

 

Renya, quien dijo: “Vamos a la cocina entonces” para llevar a Kurowaal, es detenido por Frau, quien estaba en la entrada del taller antes de que él se diera cuenta de ello.

 

“Parece que tenemos un visitante ~no”. (Frau)

 

“¿Quién es?”. (Renya)

 

“Creo que es, probablemente, Liaris-sensei ~no”. (Frau)

 

Buscando sus recuerdos por un momento, ya que Renya no sabía quién era, aun cuando escuchó el nombre, recordó el rostro de la mujer que trabajaba junto con Az, como profesora en la escuela de Aventureros después de un tiempo.

 

Perdiendo en una batalla simulada con sus estudiantes, él recibió una petición de Az, que él debía hacer algo sobre su clase que causó una alteración. Era una historia de hace bastante tiempo, pero Renya no tenía memoria de aceptar una visita de esa Liaris.

 

Él tenía dudas sobre qué clase de negocio tiene con él, pero como inmediatamente comprendió que no resolverá esas dudas a menos que escuche a la persona misma, Renya le dijo a Frau:

 

“Por favor, guíala al comedor, ya que haremos experimentos para cocinar arroz en la cocina”. (Renya)

 

“Entendido ~no”. (Frau)

 

Dando una sola inclinación, Frau se dirigió hacia la puerta principal para darle la bienvenida.

 

Después de verla, Renya se dirigió a la cocina mientras tomaba a Kurowaal.

 

“¿Está- bien- aunque- haya un visitante?”. (Kurowaal)

 

“¿No está bien, ya que es una visita sin cita? Ya que ella está relacionada con mi amigo, creo que ella no va a decir nada molesto”. (Renya)

 

‘Si sucede algo, tendré a Az para arreglar las cosas’, tragando esas palabras, Renya pasó por la puerta de la cocina por el momento.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: