Artyom: Faltan 1 o 2 para terminar el cuarto volumen.

 

 

Él incluso había olvidado la advertencia de Croire, de que la otra parte es un Demonio.

 

También olvidó que la situación era tal, que él podía ser atacado en cualquier momento con los pies enredados por vendajes.

 

Él había completamente olvidado acerca del Dragón justo al lado a ellos, quien estaba mirando atentamente mientras había cambiado en una postura de acurrucarse.

 

Por cierto, las existencias de Croire, quien está de guardia en su retaguardia, y Liaris, quien todavía estaba atrapada dentro de la armadura, se habían escapado de su mente.

 

Renya terminó mirando la mitad superior del cuerpo de la pequeña chica, el cual él mismo había desenvuelto.

 

En esta ocasión, después de soltar los vendajes. Él había agarrado en sus manos caídas, agarraba las dos colinas, las cuales habían quedado expuestas sin ocultar nada, con ambas manos.

 

“¡¿Renya-san?!”. (Croire)

 

“Ah, ¿son reales?”. (Renya)

 

Renya comprueba su toque al manosearlas.

 

Mientras escuchaba a Croire alzando su voz en señal de crítica, la cual parecía un grito, detrás de él, él confirmó su sensación al contenido de su corazón. Después de comprobar la expresión de la pequeña chica, mientras los pellizcaba varias veces y los estiraba al final, Renya finalmente quitó sus manos y soltó los pechos de la pequeña chica.

 

“Renya-kun, ya sabes…”. (Emil)

013

Emil, cuyo rostro se puso rojo, luego pálido y, finalmente frunciendo el ceño debido al dolor de ser pellizcada, dijo mientras no se apresuraba a ocultar sus pechos, los cuales finalmente fueron liberados, colocando su mano derecha sobre sus caderas y frenado su frente con su mano izquierda para calmar su enojo

 

Renya estaba calmado.

 

“Antes eras un hombre, pero ya que apareciste en forma de mujer, tengo que asegurarme, ¿no?”. (Renya)

 

“P-Podrías decir eso. Pero, repentinamente manoseándolos, estirándolos y pellizcándolos, ¿qué crees que son los senos de una chica?”. (Emil)

 

Emil hizo algo así como una protesta, pero la respuesta de Renya fue simple y rápida.

 

“Mayormente, grasa”. (Renya)

 

“No encontraré una refutación a eso, ya que pasa como un argumento que acaba de sonar…”. (Emil)

 

“Es inútil, esto”, suspiró Emil.

 

Por alguna razón, Croire mostró una expresión de sentimiento emocionalmente agotada mientras mantiene su frente detrás de Renya.

 

“Entonces, ¿cuál es tu impresión estimada?”. (Emil)

 

“¿Fue la sensación de grasa? No están particularmente llenas de sueños o romance, son las de un Demonio”. (Renya)

 

“Ah, sí… bueno, lo que sea, pero… entonces, ¿puedes continuar desenvolviendo la parte inferior, me pregunto?”. (Emil)

 

“Sí, entien…”. (Renya)

 

“¡No permitiré eso!” (Croire)

 

Renya, quien estaba a punto de asentir con su cabeza, tiene el cuello estrangulado por Croire, quien saltó hacia él desde atrás, haciendo que interrumpiera sus palabras por la mitad.

 

“¡¿Qué pasa con tu despreocupada intención de desnudarla incluso en las partes más bajas, Renya-san?!”. (Croire)

 

“No.… es decir, porque te detienes a medio camino… ¿cómo decirlo?”. (Renya)

 

“¡La otra parte es un Demonio, un Demonio! ¡¿Entiendes?!”. (Croire)

 

“Antes de tratar con el Demonio… parece que voy a ser estrangulado a la muerte por ti…”. (Renya)

 

El brazo de Croire bloqueó con precisión el tracto respiratorio de Renya.

 

Croire también siente como si su fuerza física se hubiera vuelto extrañamente poderosa después de quemar al Demonio*.

(NT: El del país Élfico).

 

Su delgado brazo, el cual contrae su garganta, no tenía un nivel de fuerza que él no sería capaz de deshacer si intenta romperlo a la fuerza con la intención de romper sus huesos, desde el punto de vista de Renya, pero no tiene intención de llegar tan lejos con Croire como su oponente.

 

Mientras suprime el brazo de Croire con una fuerza al nivel de evitar que ella lo estrangule aún más con su mano izquierda de alguna manera u otra, Renya transmite su deseo de rendirse golpeando el brazo de Croire con su mano derecha, pero no hay forma de que ese golpe signifique rendirse en este mundo.

 

“Croire… si ese tipo tuviera la intención de atacarnos ahora… creo que sería peligroso para los dos, pero…”. (Renya)

 

“… Ah”. (Croire)

 

‘¿Ella finalmente se dio cuenta después de que le dijeran?’. Croire afloja la fuerza de estrangular a Renya y mira en la dirección del Demonio.

 

Emil todavía está en un estado de no cubrir su parte superior del cuerpo. Viendo la situación entre Renya y Croire, ella estaba a punto de sofocar su risa.

 

“¿Mmh? Ah, no tengo intención de atacarles. Si puedes prometerme que tú, Renya-kun, tampoco me atacarás, también liberaré y quitaré los vendajes de tus pies, ¿oki?”. (Emil)

 

“Lo entiendo, lo entiendo. Por favor, quita esto, ya que no desenvainaré mi katana. Además, cubre tu parte superior del cuerpo”. (Renya)

 

“¿No está bien así? Incluso para ti, Renya-kun, es una vista hermosa, ¿no?”. (Emil)

 

“No tengo el hobby de estar encantado de ver el pecho de un travesti masculino”. (Renya)

 

Emil se ve estupefacto debido a la clara declaración de Renya.

 

Un sonido de Croire estallando en carcajadas con todo su corazón se puede escuchar desde atrás de Renya.

 

“M-Me pregunto, ¿a quién llamas un travesti masculino?”. (Emil)

 

“Eres tú, tu Demonio travesti masculino. ¿No eras hombre la última vez que nos vimos?”. (Renya)

 

“¡Eso es eso! ¡Esto es esto! ¡Este cuerpo es inconfundiblemente el de una chica, ¿sabes?!”. (Emil)

 

“Estás mintiendo. ¿Podrías soportar el cambio de género tan voluntariamente? Supongo que es una reconstrucción o tal resultado de todos modos, ¿verdad?”. (Renya)

 

Debido a que Renya escupió: “Hay silicona incluso en este mundo”, una vena apareció en la frente de Emil.

 

Su rostro todavía sonríe, pero incluso Croire, quien está detrás de Renya, al menos comprende que aparentemente es algo que enfurece considerablemente a Emil.

 

“Cambié de opinión un poco, Renya-kun. No vamos a terminar con esto así, ¿verdad?”. (Emil)

 

“¿Finalmente estás preparado, travestido?”. (Renya)

 

“¿Q-Quién es…?”. (Emil)

 

La presión de los vendajes, los cuales están estrechando los pies de Renya, se elevó.

 

Empujando a Croire, quien está detrás de él, Renya intenta desenvainar su katana antes de que reciba un daño fatal en sus pies y luego, su postura de actuar se endureció como estaba.

 

Todos los vendajes, los cuales cubrían debajo de las caderas de Emil, cayeron con un golpe delante de sus ojos.

 

“¡Hey! Entonces, ¡¿quién es un travestido?! ¡¿No lo verificarás tú mismo correctamente?!”. (Emil)

 

“¡¿Ha?!”. (Renya)

 

Como si fuera completamente natural, Emil expuso su desnuda mitad del cuerpo inferior.

 

Debido a la manera de exponer su completa desnudez tan de repente, incluso las manos de Renya, que dejaron de moverse, estaban envueltas en vendajes.

 

En ese momento, él pensó: ‘¡Maldita sea!’, tanto sus brazos como sus piernas estaban en un estado de contención y el cuerpo de Renya fue llevado en la dirección de Emil.

 

“¿Qué piensas hacer?”. (Renya)

 

“¿No hemos decidido que lo confirmarás tú mismo?”. (Emil)

 

“Confirmarlo por mí mismo significa…”. (Renya)

 

Una vez que Renya fue llevado, en indiscutible medida, cerca, una gran cantidad de vendajes se enrollaron desde abajo de los pies de Emil.

 

Ellos comenzaron a crear algo así como un capullo para cubrirlos a los dos.

 

“Bueno, hemos decidido una tarea que no se puede mostrar a la Elfa-ojousan de corazón puro, ¿no es así?”. (Emil)

 

“¡Wa, idiota! ¡No te acerques, se siente desagradable! ¡No tengo un hobby así!”. (Renya)

 

“Todavía dices eso, ¿huh…? Renya-kun, ¿no lo verificaras apropiadamente por ti mismo? Este cuerpo, eso es…”. (Emil)

 

“¡No te acerques, imbécil! ¡No te aferres a mí! ¡Deja de frotar mi cintura! ¡No soples tu aliento en mi oreja!”. (Renya)

 

“Esta es la boca que está escupiendo tales cosas, ¿eh…? Hey, compruébalo apropiadamente con tus dedos… ¿vas a decir que soy un travesti con esto?”. (Emil)

 

“¡¿Hay algo tibio y suave allí?!”. (Renya)

 

<U-Umm… Estoy pensando, si puedes dejarme ir rápido, estaría agradecido o tal>.

 

Las voces de Emil y Renya se filtraban dentro del capullo hecho de vendajes.

 

Croire no fue tragada por esos vendajes debido a que la empujaron, pero con las voces que se filtraban desde adentro, ella tenía el conocimiento a mano, no importa que tanto fuese una Elfa, para poder adivinar algo de lo que estaba sucediendo en el interior, como lo había estado haciendo, debido a que ella ya ha vivido durante 70 años.

 

El Dragón, quien estaba completamente descuidado, tímidamente se dirigió a Croire con un mensaje telepático, pero inmediatamente se sumió en el silencio debido a la sed de sangre que moraba en los ojos de Croire, quien lo miraba con estruendosamente.

 

“¿Qué cosas estúpidas estás diciendo? No hay forma de que puedas escapar, ¿verdad?”. (Croire)

 

<E-Es cierto, ¿no es así~…?>.

 

“Por cierto, lagarto-san, ¿no puedes quemar este capullo con tu aliento?”. (Croire)

 

<Eh, umm… Soy un Dragón…>.

 

“Lagarto-san, si no respondes mi pregunta de inmediato…”. (Croire)

 

Croire suavemente colocó su cabeza sobre la cabeza del Dragón, quien estaba a punto de protestar.

 

Sintiendo una existencia malvada que se puede describir como algo de un tono negro detrás de su sonrisa, el Dragón respondió en pánico:

 

<¡S-Sí! ¡Lagarto estará bien! ¡No tengo aliento con la fuerza para penetrar un objeto lleno del poder de un Demonio!>.

 

“… Tch… eres un lagarto inútil”. (Croire)

 

Los dedos de Croire sostuvieron una escama del Dragón y casualmente se la arranco con un * snap *.

 

Mientras que el Dragón, de alguna manera, soportaba el dolor de que le arrancaran la escama de la piel, sintió que la Elfa en frente a él, posee una habilidad superior a la de los Elfos comunes, aunque la persona no se dé cuenta de ello.

 

Si ese no fuese el caso, no había forma de que un Elfo desarmado arrancara la escama de un Dragón.

 

‘Ah, esa tipa también es un monstruo’, pensó como si se hubiera rendido mientras captaba a Croire en su vista, la cual era borrosa debido a las lágrimas.

 

“Si continúa así, Renya estará con el Demonio… solo eso, no puedo absolutamente permitirlo…”. (Croire)

 

Croire murmuró mientras recordaba varios hechizos letales que ella misma conocía, pero su ansiedad terminó siendo un miedo innecesario.

 

La hoja, de la katana de Renya, sobresalía del interior de los vendajes que se tragaron a Renya y Emil.

 

Esa hoja cortó lentamente el capullo de vendas mientras hacía un sonido de desgarro. Una vez que pudo hacer un cierto grado de espacio, Renya se arrastró desde adentro con una expresión terriblemente desgastada.

 

Sus ropas no estaban demasiado desaliñadas, pero los botones de su camisa estaban desabrochados y su pecho estaba ampliamente abierto.

 

“¡¿Renya-san?! ¿Estás bien?”. (Croire)

 

“Aah… de alguna manera protegí la línea final”. (Renya)

 

Delante de la línea de vista de Croire, quien se preguntaba: ‘¿Qué clase de línea final está hablando?, el capullo de vendajes se enrolló hacia el suelo perdiendo su forma en pequeños pedazos.

 

Emil, quien apareció desde adentro, no estaba desnuda, pero vestía un sujetador de blusa azul y pantalones cortos del mismo color.

 

Se puso una larga chaqueta de cuero que le llegaba desde los tobillos hasta el cuello, el cual le mostraba las partes íntimas. Ese es su atuendo excéntrico.

 

“¿Te hice entender que soy una chica? ¡Lo que te mostré el otro día es un señuelo, señuelo, cuerpo artificial! ¡Estos vendajes son un obi de encanto para apoderarse del alma, el cual estaba dentro del cuerpo artificial, y devolverla al cuerpo por allá! ¿Okay?”. (Emil)

 

“… Lo entiendo. Ya que no te llamaré travesti, no te acerques…”. (Renya)

 

Emil giró una expresión de disgusto hacia Renya, quien lo dice con una sensación de jadeo.

 

Sin embargo, sintiendo que su rostro se ha vuelto algo brillante, Croire miró a Emil.

 

“¿Qué está haciendo un Demonio en tal lugar? ¿Estás conspirando algo otra vez?”. (Renya)

 

Una vez que Renya preguntó, mientras devolvía la katana desenvainada a su vaina, la expresión de Emil cambió a un poco preocupada.

 

“Bueno, como cuestión de hecho, el país Demoníaco está un poco turbulento de varias maneras. Actualmente es una situación en la que es muy difícil para mí quedarme”. (Emil)

 

“¿Qué están planeando?”. (Renya)

 

“No vas a escuchar eso de mi boca. Soy un Demonio después de todo”. (Emil)

 

“¿Y?”. (Renya)

 

“Pensé que me mantendría alejado del país hasta que el calor residual disminuyese un poco. Tampoco es que haya ningún lugar al que vaya a ir. Me acordé de ti cuando estaba preocupada, Renya-kun”. (Emil)

 

Siendo dicho eso, “Estoy extremadamente molesto”, es lo que Renya intentó transmitir a Emil con su expresión, pero Emil no mostró ninguna indicación de que le importara.

 

“¿Cómo has llegado hasta aquí? O más bien, ¿por qué sabes sobre mi ubicación?”. (Renya)

 

“¿He transferido en dirección Norte? Si los Demonios adquieren un cierto grado de habilidad, pueden transferir incluso si son solo ellos mismos. Por supuesto, las coordenadas precisas del destino se vuelven necesarias, pero en cuanto a la ubicación, ¿no existe el lugar donde exigimos nuestras despedidas previamente?”. (Emil)

 

“… La pluma*, ¿huh?”. (Renya)

(NT: Bolígrafo / Antes llamado Marcador).

 

‘Esa pluma, la cual puede escribir una marca que se desvanecerá y que me dio Emil, ha notificado a Emil sobre mi ubicación, ¿huh?’, Renya pensó, pero Emil cruzó ambos brazos frente a su pecho creando una marca de x.

 

“Eso es un error. Correcto sería la marca que escribiste en tu palma”. (Emil)

 

Renya percibió que literalmente se marcó a sí mismo como parece.

 

Algo así como una marca que le permite a un Demonio saber su paradero es problemático incluso si la tiene, pero no sabe cómo borrarla.

 

“‘Supongo que no tengo otra opción más que sacar la información de Emil’, son los pensamientos de Renya, supongo”, dijo Emil.

 

“Así que es por eso que solo yo conozco tu ubicación, ¿okay?”. (Emil)

 

“Eso ya es bastante molesto”. (Renya)

 

“No digas algo tan frío. Me gustaría que me cuides un poco, ¿oki? Por supuesto, me ocultaré de ser un Demonio tanto como sea posible y trataré de ayudarte con varias cosas, así que ¿puedo pedirte eso?”. (Emil)

 

“¡No hay forma de que sea posible, ¿verdad?!”. (Croire)

 

Antes de que Renya pudiera responder, Croire empujó su dedo hacia Emil y negándose.

 

‘¿Ha omitido por completo el hecho de que su oponente es un Demonio?’, Ella declaraba hacia Emil mientras caminaba frente a Renya por detrás.

 

“¡También hay un límite para ser insolente!” (Croire)

 

“Parece una buena discusión, pero… ya que tiene circunstancias parecidas a las tuyas, Croire…”. (Renya)

 

Croire está empapada en sudor frío mientras Renya le respondía desde atrás.

 

Emil, que miró a Croire, de repente soltó un largo suspiro.

 

“¿Es eso así? No está bien, ¿eh? No se puede evitar, tengo que construir una guarida en los alrededores una vez más…”. (Emil)

 

“Espera un poco, el Demonio de allí… no, Emil”. (Renya)

 

Empujando suavemente a Croire hacia un lado, Renya, quien se colocó frente a Emil, colocó ambas manos sobre los hombros de Emil con un * pon *, y miró fijamente a Emil directamente desde el frente.

 

“Supongo que está bien, cuidaré de ti. Las condiciones son para ti, que ocultes tu verdadera identidad sin hablar de ello, que respetes tanto como sea posible lo que yo, quien es el propietario, diga y que, voluntariamente, ayudes con el trabajo. Eso estará bien si no causas ningún problema. ¿Está bien?”. (Renya)

 

“¡¿Renya-san?!”. (Croire)

 

Croire levantó su voz con sorpresa debido a que Renya reconoció el tomar cuidado a Emil.

 

Desde el punto de vista de Croire, ella no podía pensar en ningún beneficio para Renya el cuidar de Emil, y consideraba que solo era un inconveniente para Renya.

 

Sin embargo, desde el punto de vista de Renya, había una razón distinta por la que tenía que cuidar de Emil.

 

“Croire, en lugar de dejar a esa tipa en libertad, es sin duda más seguro mantenerla en un lugar donde nuestros ojos puedan alcanzar, incluso si ignoramos un poco de problemas… En caso de que la dejemos a su manera, de manera realista y no metafóricamente, es posible que ella destruya un solo país”. (Renya)

 

“Uuh, eso es…”. (Croire)

 

“No tengo ninguna obligación de cargarme con tales problemas, pero… si se me preguntas si hay alguien más que yo que pueda hacerse cargo de ella, no podrías decir nada, pero es imposible para cualquier otra persona”. (Renya)

 

“Ese es un análisis verdaderamente preciso”. (Emil)

 

Renya mostraba una expresión agotada debido a la sonrisa de Emil.

 

“¿Lo prometes? Te pido que no causes problemas incontrolables para mí, ¿de acuerdo?”. (Renya)

 

“Okay, Maestro. Lo voy a prometer”. (Emil)

 

Agarrando suavemente las manos, las cuales estaban colocadas sobre sus hombros, ella respondió así con una sonrisa que no contenía maldad.

 

 

Artyom: El trap resulto no ser un trap. :v /

Renya no se anda con mamadas.

Al parecer lo violaron. :’v

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email