Inicio / Nidoume no Jinsei – Capítulo 75.5: Parece Ser Un Interludio 9

“Su Majestad, el Emperador, ¿está eso realmente bien con usted?”.

 

Royce Pas Tifalet, quien estaba perdido en sus pensamientos mientras descansaba su codo en el reposabrazos del trono, regresa su conciencia a la realidad debido a la voz que se dirige desde un lado.

 

Había literalmente una montaña de cosas en las que él tenía que pensar.

 

No hace falta hablar de asuntos internos y diplomacia, los asuntos humanos y militares también están dentro del rango de los cuales se necesita la aprobación del Emperador.

 

Por otra parte, últimamente los movimientos de los monstruos, que fluyen desde la dirección del Bosque de Miasma, se están volviendo vigorosos y cosas como los trenes de suministro a las ciudades de defensa en la primera línea se están convirtiendo en tremendos problemas que causan dolor de cabeza.

 

Si él reflexionaba sobre ellos para encontrar la mejor solución para todo, no habría suficiente tiempo en absoluto, aunque gastara toda su larga vida Élfica en esa tarea.

 

Por supuesto, no se puede esperar que los problemas, los cuales están formando pilas, se mantengan en espera hasta entonces tampoco. No hay otra manera más que resolverlos creyendo que las políticas, que él pensó, fueran las mejores maniobras posibles.

 

Una vez que mira al dueño de la voz, la cual interrumpió su pensamiento, fue el Soldado de Primera Clase Imperial, quien lo acompaña siempre a su lado.

 

Este hombre, quien servía en este puesto durante mucho tiempo, es una de las pocas personas que mantuvo la compañía de Royce, ya sea durante asuntos oficiales o privados desde el momento en que se convirtió en Emperador, hasta ahora.

 

Royce, quien conocía a ese hombre desde el momento en que era todavía un soldado regular, le gusta su carácter diligente y honesto desde el momento en que él aún era el Príncipe heredero hasta ahora, que se había convertido en el Emperador, y confía en él hasta cierto punto confiando la gran responsabilidad de guiar a los Guardias Imperiales hacia él.

 

‘Para ese hombre es impensable que lo considere como algo que interrumpe el pensamiento del Emperador y, como él todavía me llamaba, eso significa que se trata de un asunto bastante importante, ¿no?’, Royce evaluó.

 

“Con “eso”, ¿a qué te refieres exactamente?”. (Royce)

 

Al no tener ni idea, Royce le preguntó al Soldado de Primera Clase Imperial.

 

‘Basado en su posición como Guardia Imperial, este hombre nunca comenzó una conversación sobre política hasta ahora.

 

Aunque tiene un estatus considerablemente alto, es natural que uno diga que es razonable para un soldado, pero pensando en ello ahora, no entiendo de qué me hablaba este hombre’. (Royce)

 

El Soldado de Primera Clase Imperial preguntado, gira su mirada para examinar los alrededores.

 

El lugar en el que se encuentran actualmente es la sala de audiencias. Es un lugar totalmente inadecuado para una charla privada, pero como hay tiempo libre entre el último asunto oficial y el siguiente en este momento, actualmente solo estaban el Emperador y el Soldado de Primera Clase Imperial en ese lugar.

 

“No me importa. Habla. Es probable que sea un tema problemático, pero lo trataré como una charla que nunca sucedió en esta ocasión ahora”. (Royce)

 

Viendo el estado del Soldado de Primera Clase Imperial, que parece no hablar con facilidad, Royce presiona la conversación diciendo eso.

 

Si el propio Emperador lo dice, se tratará como algo que nunca sucedió sin importar qué tipo de detalles se mencionen en este lugar.

 

Aunque, si alguien, que está presente en ese lugar, escucha y actúa en contra de la voluntad del Emperador, sacando la información afuera y comenzando a hablar de ella de una manera de: “Esa vez fue esa charla”, se arruinaran al ser castigado con cargos adecuados dictados desde arriba.

 

El Soldado de Primera Clase Imperial, que recibió la autorización del Emperador, habla lentamente mientras elige visiblemente sus palabras.

 

“Se trata de Su Alteza, la Princesa Imperial Croire, quien fue al lugar del joven hombre humano”.

 

“Oh… ¿probablemente lo has investigado indirectamente? Ella está en buen estado de salud, ¿verdad?”. (Royce)

 

“Parece que le está yendo bien, pero como el lugar es un área gobernada por los humanos, no hay manera de que la observemos continuamente, ya que tampoco podemos movernos demasiado”.

 

Visto desde el país Élfico, el continente humano está del otro lado con el país Demoníaco, que se encuentra entre ellos.

 

También existe el medio llamado puerta de transferencia, sin embargo, no solo es algo que se puede usar en cualquier momento, sino que el estado actual es que sus ojos se restringieron naturalmente a muy pocos medios para observar a Croire.

 

Por cierto, no saber sobre aquellos bajo su supervisión era algo afortunado para ellos.

 

Si hubieran colocado un montón de observadores cerca de Croire, habrían sido conscientes del hecho de que ella entraría en la morada de un dragón con Renya con anticipación, y es fácil imaginar que se convertiría en un pandemónium para el lado Humano y Élfico debido a a los Elfos probablemente tomando varias medidas para evitar que eso suceda de alguna manera.

 

Además, dado que incluso los observadores en la casa de Renya no son capaces de moverse de manera demasiado llamativa, ya que les faltan manos de obra, estaban limitados a un nivel de observación desde la distancia. Pero si tenían suficiente mano de obra y actuaban para infiltrarse en la casa de Renya, no había dudas de que les estarían destrozando sus cerebros por lo sucedido, ya que Frau habría transformado a los infiltrados en una montaña de cadáveres Elfos por estas fechas.

 

“Si ella goza de buena salud, no hay problema”. (Royce)

 

“Sin embargo… ¿no tendrá tal despedida nada más que preocuparse por Su Alteza, la Princesa? Además, con la forma de encomendarla a un joven hombre humano después de que se lo haya dicho de esa manera, creará problemas debido al tratamiento de Su Alteza, la Princesa…”.

 

“Soldado de Primera Clase Imperial, eres un buen hombre”. (Royce)

 

Debido a las palabras del Emperador, las cuales contenía una sonrisa, el Soldado de Primera Clase Imperial se encontraba ceremonioso en ese lugar.

 

Royce, que vio su apariencia con una expresión siendo todo sonrisas, continuó sus palabras aún más:

 

“Creo que es positivo y agradable que te sientas preocupado por Croire, quien es mi hija, hasta tal punto”. (Royce)

 

“Tales palabras se desperdician en una persona como yo”.

 

“Sin embargo, creo que esas preocupaciones son probablemente inútiles. Si Croire es mi hija, ella probablemente comprenderá. Ese Humano… ¿se llamaba Renya o tal? Es probable que ese hombre también comprenda el contenido de esa conversación”. (Royce)

 

“Entonces, ¿está diciendo?”.

 

‘¿No entendió él las palabras del Emperador?’. Debido a que el Soldado de Primera Clase Imperial le preguntaba con una expresión curiosa, Royce cambió su sonrisa por una irónica.

 

“Eres un hombre que no se adapta demasiado para la estrategia. Bueno, no era algo que se pueda llamar estrategia tampoco. Primero, dije que ese hombre se casara con mi hija. Esta es una historia imposible, ¿no? Sin embargo, adjunté la condición de que era en ese momento”. (Royce)

 

“Desaparecerá, ¿ya que es una historia irracional de todos modos?”.

 

“Bueno, me pregunto sobre eso. No es evidente si él podría llegar al punto de ser digno de la insolencia de casarse con Croire, pero eso es algo que no sé ahora”. (Royce)

 

‘Su Majestad, el Emperador, le está dando a ese humano una gran evaluación’, mientras se sorprende, el Soldado de Primera Clase Imperial espera las siguientes palabras del Emperador.

 

“Presionando demandas poco razonables al principio, reduciré las condiciones a partir de ahí. Es una técnica desgastada, pero inesperadamente no hay muchos medios que se ajusten mejor. También puedes reformularlo teniendo una gran certeza de que funcionará solo porque está desgastado. Una vez que hable de algo ligero como el tratamiento de Croire, después de eso, podré obtener un cierto grado de simpatía después. Incluso si es visto por esos dos, será posible inducir simpatías diferentes después”. (Royce)

 

“¿Es decir?”.

 

“La simpatía debida a mí, estando extremadamente preocupado por la situación, así que le digo que quiero que cuide a mi hija hasta el punto de usar tales movimientos, aunque soy una persona que también es Emperador. Es una táctica deshonesta, por lo tanto, significa que podrá adivinar mi angustia. ¿El Emperador irá tan lejos?, es lo que se preguntará a sí mismo”. (Royce)

 

Profundamente apoyado en el trono, Royce tomó una sola respiración profunda y continuó.

 

“No está claro hasta qué punto abordará mis argumentos, además de hasta qué punto lo entenderá, pero… incluso si no se dio cuenta en absoluto, por el argumento, podría considerar a Croire, quien será tratado así, tan lamentable después. De cualquier manera, no es estúpido. Esa persona también es un buen hombre”. (Royce)

 

“Usted ha pensado en varias cosas, ¿no?”.

 

‘¿Finalmente lo entendió?’, el Emperador dirige una sonrisa cansada hacia el Soldado de Primera Clase Imperial, quien parecía admirarlo.

 

“Es porque soy el Emperador. Una sola palabra puede influir mucho en la situación, por lo tanto, tengo que considerar inútilmente cada palabra. Me pregunto todos los días si no hay nadie que quiera cambiar conmigo, ya que es un trabajo que no vale la pena en absoluto. Al desperdiciar mis días teniendo dudas en mi mente sobre varios asuntos como este, quiero pasar mi vida haciendo hijos mientras admiro las plantas”. (Royce)

 

Después de pasar un poco de tiempo eligiendo sus palabras, el Soldado de Primera Clase Imperial, quien no sabe si está bien decirle al Emperador, quien menciona tales cosas escandalosas sin ninguna vacilación, habla con la sensación de querer decirlo al final:

 

“… Soy muy consciente de que es irrespetuoso, pero ¿todavía piensa hacer más? ¿Qué hay de su estimada esposa?”.

 

‘Pasando tanto tiempo, ¿esas son las palabras que dices?’, Royce sonrió amargamente.

 

“Vamos a ignorar que sin duda es irrespetuoso. Esa persona me dijo que quiere tener 10 más”. (Royce)

 

“Me alegra escuchar que su afecto conyugal le esté yendo bien”.

 

El Soldado de Primera Clase Imperial, quien dijo eso al inclinarse, era la cortesía en persona, pero los sentimientos puestos en su reverencia transmiten el estado disgustado del Soldado de Primera Clase Imperial dentro de sus pensamientos más íntimos, mientras pensaba ‘esto es inútil’ en realidad.

 

Fingiendo no haber notado eso, el Emperador le dijo al Soldado de Primera Clase Imperial con una sonrisa:

 

“Deberías esforzarte por seguir mi ejemplo también. Al estar pegado al oficio debido a que solo te preocupas por el trabajo, tu estimada esposa probablemente se sienta sola”. (Royce)

 

“Aunque eso es algo que quiero hacer… es bastante difícil en la situación actual”.

 

“Supongo que sí. Ciertamente, la situación actual no es muy buena”. (Royce)

 

La expresión del Emperador se transformó en algo amarga y sombría.

 

La información, que fue elaborada desde las partes más bajas de la organización, ha sido entregada al Emperador después de pasar por las manos de varias personas.

 

Esa información le decía a Royce sucesivamente que el país Élfico estaba en un estado de estar rodeado.

 

“Los movimientos de los monstruos son muy animados. Además, la cantidad de monstruos desbordando del Bosque de Miasma es extrañamente alto en comparación con lo habitual”. (Royce)

 

“¿Los Demonios están haciendo algunos movimientos después de todo?”.

 

“No quiero que sea así, creo, pero… en la situación actual, no podemos confirmarlo o negarlo. Sin embargo, es cierto que no es un año promedio. Significa que no podemos ser negligentes en nuestra vigilancia”. (Royce)

 

“Si parece que saldrá así, será doloroso haber perdido la oportunidad de haber mantenido a ese hombre llamado Renya”.

 

La existencia de Renya, quien es capaz de aumentar el potencial de guerra de sus aliados varias veces al ser una sola persona, era ciertamente algo que querían mantener al alcance de la mano, le gustara o no, si lo veía desde el punto de vista de que es alguien que puede hacerse cargo de los soldados por sí mismo.

 

Sin embargo, el Emperador movió su cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha ante las palabras del Soldado de Primera Clase Imperial.

 

“No, también puedes decir que fue una suerte para nosotros no haberlo mantenido al alcance de la mano en su lugar”. (Royce)

 

“Así que, ¿está diciendo?”.

 

“Si mantuviera a esa persona cerca, no lo usaría. Y si lo usara, probablemente aumentaría bastante las ganancias militares. Pero ese hombre es un Humano. Probablemente habrá muchos que no encontrarán divertido dar un puesto importante en la nación Élfica a un Humano”. (Royce)

 

Cuanto más él jugase un papel activo, cuanto más excelente fuera, más podría resultar en que se convirtiera en una semilla de descontento entre los que trabajaban en la misma organización y él recibiría los celos de aquellos que están sirviendo al Emperador desde abajo.

 

‘Si Renya fuera al menos un Elfo’, Royce terminó deseando, pero no es más que un acto inútil en la medida de esperar algo que no sucederá.

 

“Si lo consideras así, se puede decir que poner a mi hija cerca de ese hombre también es una suerte fortuita. Al menos, siempre y cuando ella esté a su lado, ese hombre probablemente no se convierta en un obstáculo para Croire. Además, no hay otro lugar tan seguro como al lado de ese hombre en el continente Humano”. (Royce)

 

‘Es una lástima que Croire sea una mujer y que Renya sea un hombre’, piensa Royce sin expresarlo.

 

‘Si los dos hacen un hijo, por el argumento, nacerá como un niño Humano con una probabilidad de casi el 100%’. (Royce)

 

Eso no significa que no haya un precedente de que un niño nazca como la raza del lado de la mujer, aunque es muy raro, pero en la vida de Royce, la cual se suma a varios cientos de años, es algo que fue reportado a él solo en varios casos.

 

‘Si pones esto en reversa, incluso si la familia Imperial del país Élfico fuese aniquilada, por ejemplo, es realmente lamentable si considero que hubiera sido posible mantener definitivamente vivo el linaje’, juzga Royce.

 

“Como la realidad es la realidad, debemos aceptarla tal como es”. (Royce)

 

Parece que la hora, para el próximo asunto oficial, ha llegado ahora.

 

El Soldado de Primera Clase Imperial regresa a su lugar habitual detrás del trono.

 

Mientras escuchaba el anuncio preliminar del nombre de la persona, quien visitaba para tener una audiencia en la sala de audiencias, que se leía en voz alta, Royce murmuró en voz baja y cambió sus pensamientos a la solución del próximo problema.

Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: