Artyom: Aunque Shasu dijo que esto es entre los arcos (como dice el título también), para mí parece ser más como un prólogo, así que lo incluiré como parte del volumen 5.

 

 

 

“Iniciando la recuperación de datos en secuencia desde la ruta una vez más. Actualmente, el 5% de todas las rutas han sido completamente bloqueadas. El rango de daños hacia el resto del mundo va y viene entre la línea del 2%, pero se reconoce como dentro del rango permisible. La tasa de invocación ha superado el 41% y sigue aumentando. Es mortificante que la tasa de éxito de la interceptación se haya reducido al 40%. En cualquier caso, como la distancia está cerca, el otro lado ha terminado por tomar la iniciativa… descubriendo rutas de invocación, interceptando aquellas…. Ah, no está bien, a evitado a través de otra ruta. La tasa de erosión aumentará una vez más”.

 

“Comenzando la obstrucción mental hacia los practicantes en el sitio de invocación… de esta manera es imposible también. Dado que el supervisor de la raza Humana ha desplegado una gran interferencia, han reducido con éxito el objetivo. Confirmado el 98% de ineficacia del virus liberado. Aunque el 2% está en modo de espera o reserva, no hay posibilidad de reinicio. Su barrera es demasiado fuerte… ¿debería liberarlo de nuevo?”.

 

“Admitido. O más bien, tírenlos continuamente hasta que el otro lado admita la derrota. Podría convertirse en un pequeño obstáculo para los otros procesos”.

 

“Recibido. Mezclaré una subespecie que recibió una actualización y la expulsaré”.

 

“Umm… ¿Maestra?”. (Giliel)

 

Sintiendo un estado de ánimo en que ella está en cierto modo extrañamente excitada, Giliel levantó su voz tímidamente.

 

El lugar donde Giliel se encuentra actualmente es una enorme habitación la cual fue enterrada en algunas máquinas bastante desconocidas dentro de una barrera.

 

Una niña está de pie en una pose desalentadora en su centro. Innumerables terminales se han desplegado en su entorno. Las Ángeles, que tenían una visera translúcida equipada como si ocultaran sus ojos frente a los terminales, golpean los terminales de entrada, de alguna manera similar a los teclados, con sonidos de mecanografía mientras ingresan líneas con significados desconocidos.

 

“Siento mucho molestarle mientras está ocupada, pero ¿qué tipo de clamor es este?”. (Giliel)

 

“¿Los detalles de la operación? ¿La decoración de la habitación? ¿De cuáles quieres saber?”.

 

“Me gustaría preguntar sobre ambos, pero…”. (Giliel)

 

“Si se trata de la habitación, cambié su diseño para que parezca Cyberpunk. Es genial, ¿no?”. (Dios)

 

 

Habiéndole dicho eso, Giliel se da vuelta en un círculo y examina su entorno.

 

El techo de la habitación era alto y sus paredes eran grandes, pero las máquinas con una utilidad incierta se habían insertado firmemente allí para que esas paredes estuvieran completamente llenas. Están mostrando medidores, donde no está claro lo que están representando, y escupiendo números que no tienen sentido, incluso si los miras.

 

Ella no sabía si eso era genial visto desde el punto de vista de una persona a la que le gusta ese tipo de situación donde la luz de los indicadores parpadea en una habitación sombría, pero Giliel no tiene ese hobby.

 

“¿Tiene algún sentido, eso?”. (Giliel)

 

“Si tiene sentido, ¡entonces no!”. (Dios)

 

Giliel se siente cansada después de que la niña dijera eso decisivamente.

 

Sin embargo, determinada de una manera u otra, Giliel intenta hacerle otra pregunta.

 

“Entonces, ¿qué pasa con el lado de los detalles de la operación?”. (Giliel)

 

“Ese es…”. (Dios)

 

La niña, que mira el trabajo en progreso de las Ángeles mientras hace ruido de rechinar sus dientes de irritación, mientras aprieta fuertemente sus puños, dijo lo que la estaba molestando.

 

“Estamos obstruyendo el ritual de la invocación de Héroes”. (Dios)

 

“¿Lo está obstruyendo…?”. (Giliel)

 

“Sí, se ve así, pero lo que estamos haciendo en realidad es recuperar los datos de la ruta de cada mundo desde el mundo anterior de la invocación hacia el sitio de invocación y destruirlos una vez que descubramos las huellas de la invocación de maná. El maná, para usar fórmulas mágicas de invocación, es enorme. Como es imposible para un solo lanzador, ellos están enviando el maná al mundo original del invocado ramificándolo a través de varias rutas. Las rutas algo más grandes, que permiten que se envíen grandes cantidades de maná a la vez, se han cerrado desde el principio. Sin embargo, hay un número infinito de rutas. Ya que no sabemos cuál y solo cuando ellos usarán una ruta específica, cerca de la mitad del ritual ya ha terminado”. (Dios)

 

“¿Incluso con usted aquí, Maestra?”. (Giliel)

 

Debido a la forma en que Giliel le decía eso, de una manera ligeramente sorprendida, la niña la miraba de frente y mostraba una sonrisa que no era como la de una niña, sino más bien como la de una abuela agotada.

 

“Si fuera todopoderosa, no tendríamos tales dificultades”. (Dios)

 

“¿Es… eso así? ¿No es posible detener la invocación en sí?”. (Giliel)

 

“Eso es imposible. A la larga, nuestro lado acabará quedándose atrás. Incluso si es posible retrasarlos, prevenirlos es imposible”. (Dios)

 

Giliel intenta expresar su pregunta, de repente, se le ocurrió algo, debido a que la niña mostraba bastante la expresión frustrada.

 

 

“Sea como sea, ¿por qué trata de obstaculizar la invocación? Al ver que un Rey Demonio ha aparecido entre los Demonios, ¿no estaría fuera de cuestión si no hay un Héroe para la raza Humana?”. (Giliel)

 

“Ese es el por qué”. (Dios)

 

La niña mira a Giliel, quien frunce el ceño al no entender el significado, con los ojos de una Maestra que ve a un alumno completamente incapaz.

 

“Giliel, ¿sabes de shogi?”. (Dios)

 

“S-Sí. Es uno de los juegos del mundo donde vivió Renya-san”. (Giliel)

 

“Así es. Ese es un juego en el que ambas partes intentan llevarse el uno al otro, sin embargo, el número de piezas del juego cambia dependiendo de la competencia. Pero ya sabes, hay piezas de juego cuyos números no disminuirán sin importar qué”. (Dios)

 

“Eso es… el Rey y el Rey opositor, ¿verdad?”. (Giliel)

 

“Sí, son esos. Sin ellos, no se convertiría en un juego. Es similar al juego jindori* aquí”. (Dios)

(NT: Creo que fue explicado en los primeros capítulos…).

 

‘¿La rabia hacia el supervisor de ese mundo estaba en ella mientras hablaba?’. Los ojos de la niña están teñidos de un brillo peligroso.

 

‘Como esperaba, ya que ella los detuvo una vez antes, ella probablemente no ejercerá su poder confiando todo a su ira sin pensar’, pensó Giliel, pero esta niña, quien todavía está enojada después de todo, era un ser extremadamente aterrador incluso desde el punto de vista de Giliel.

 

“Hay un Rey Demonio y hay un Héroe. Con las piezas del juego juntas por primera vez, se convertirá en un juego. No se tendrá en cuenta si falta alguno de los lados”. (Dios)

 

“En otras palabras, siempre y cuando usted interfiera con la invocación de un Héroe aquí, Maestra, el jindori en ese mundo no comenzará, ¿es lo que usted quiere decir?”. (Giliel)

 

“Así es como es. Si es posible, quería detenerlo por completo, pero eso fue en vano después de todo”. (Dios)

 

“¿Huh? Ahora que lo menciona, si sucede como usted dijo, ¿no será esta vez un juego entre los Humanos y los Demonios?”. (Giliel)

 

Ignorando completamente a la niña que tiene una impresión sombría colgando en el aire, Giliel expresa una duda que ocurrió en su mente.

 

‘¿Por qué son solo los Humanos los que invocan a Héroes de otro mundo en ese mundo en todas las edades y países?’. Giliel, quien tenía un conocimiento ilimitado, se preguntaba por los registros de otras razas que habían llevado a cabo el ritual de invocación de Héroes.

 

“No hay forma de que eso suceda, ¿verdad? Son solo los Humanos tratando de invocar a un Héroe de otro mundo. Las otras razas simplemente elegirán un Héroe de entre sus filas”. (Dios)

 

“En ese caso, ¿las otras razas ya han terminado de elegir a sus héroes?”. (Giliel)

 

“No, todavía no”. (Dios)

 

La niña respondió mientras se rascaba la cabeza bruscamente.

 

“El escenario es que la invocación del Héroe humano se convertirá en el desencadenante de la aparición de Héroes entre las otras razas. Por lo tanto, si somos capaces de frustrar la invocación de este Héroe, el juego no comenzará, sin importar cuán ansiosos estén los Demonios por jugarlo”. (Dios)

 

“¿Es eso así…? Sin embargo, usted terminó cometiendo un error en su prevención, ¿verdad?”. (Giliel)

 

“Tú… te estás volviendo un tanto molesta”. (Dios)

 

Giliel, quien fue fulminado con una fugaz mirada de la niña, se pone nerviosa y mira en otra dirección.

 

El estado de ánimo de Giliel mejoró un poco después de ver el estado de la niña, quien en realidad es su superior, fracasando sin poder lograrlo, pero ella no sabía qué tipo de sufrimiento sufriría si contestara honestamente a tal asunto.

 

Además, dado que siente que la niña lo percibiría simplemente mirándola a sus ojos, Giliel evita su mirada frenéticamente.

 

“Bueno, está bien. Si consideras la influencia hacia el origen del destino invocado y de la invocación, sería difícil evitarlo por completo. Simplemente funcionará si bloqueamos por completo todas las rutas que las conectan”. (Dios)

 

“¿Puedo preguntar también por qué no hizo eso?”. (Giliel)

 

“Eso es simple. Probablemente se convierta en un desastre para cualquier mundo”. (Dios)

 

La niña señala un monitor donde estaba mirando uno de las Ángeles.

 

Incontables números se alineaban allí y esos números estaban cambiando momento a momento, pero algunos de ellos no fluctúan mientras muestran un cero en un color rojo.

 

Solo el valor numérico del medidor, que está instalado al lado de ese monitor, muestra 0.02 y sube o baja.

 

“Este es un monitor de vigilancia de rutas… y eso es lo que hace la cosa”. (Dios)

 

“Haa”. (Giliel)

 

“Esos ceros rojos son las rutas que se han bloqueado. En el momento actual, el 5% de todas las rutas conocidas se han bloqueado. Como resultado, los desastres naturales comenzaron a ocurrir en el mundo de donde vino Renya-san. Como no es posible seguir así durante mucho tiempo, probablemente deberíamos liberar el bloqueo. Incluso si continuamos bloqueándolos, no podremos detener la invocación”. (Dios)

 

“Eso es cierto, ¿verdad? Si solo se convierte en una molestia, debería liberar el bloqueo, ¿no es así?”. (Giliel)

 

“… De alguna manera, solo tú tienes la actitud no seria”. (Dios)

 

Giliel dijo sin rodeos y con facilidad.

 

La niña se siente muy insatisfecha con eso.

 

La niña sospecha: ‘Esa tipa quizás no comprende ni la mitad de lo que le digo?’, pero esto no era más que una diferencia de reacción provocada por una diferencia en sus respectivos roles.

 

“Bueno, no está en el rango de mi trabajo. Incluso si tuviera que aconsejarle fuertemente de una manera u otra, no hay manera de que personas como yo podamos hacer algo que la Maestra no pueda hacer, ¿verdad?”. (Giliel)

 

“Ese es un buen argumento, sin embargo… estás empezando a molestarme…”. (Dios)

 

“¿Está desahogándose, Maestra? Entonces, ¿ha decidido dejar esta operación de interferencia a gran escala?”. (Giliel)

 

“Sí, solo se estancará incluso si lo continuamos y no traerá ningún resultado. Preservar en este punto también aumentará los costos”. (Dios)

 

Una vez que ella ha decidido eso, su movimiento a la acción es rápido.

 

Con las palabras “¡Retirada de niña!”, las Ángeles, que estaban haciendo sonar los teclados frente a los monitores hasta entonces, desmontan la habitación misma y se retiran a algún lugar con un nivel de habilidad, que también puede considerarse como una especie de broma, ya que Giliel no entendía en absoluto sobre qué tipo de principio sucedió.

 

La sombría habitación de ordenadores, que parecía que se convertiría en un escenario Cyberpunk parecido al de un futuro cercano, se desvanece en un abrir y cerrar de ojos y se transforma en el espacio vacío habitual, que es blanco puro hasta donde pueden ver los ojos.

 

Las Ángeles, que realizaron el retiro, se inclinaron al decir “Gracias por su arduo trabajo” todas juntas y, una vez que confirmaron que no había nada más que limpiar, volaron lejos, en una distancia desconocida.

 

‘Probablemente volvieron a sus otros trabajos’, juzga Giliel.

 

‘Para esas chicas, el tipo de parodia aquí debería haber sido un trabajo irregular’. (Giliel)

 

“Ya que dejamos de detenerlos, es probable que los Héroes sean invocados de inmediato”. (Dios)

 

La niña murmura mientras ve a las Ángeles que se fueron volando.

 

“Bueno, comienza con la selección de la persona a ser invocada, continúa con la solicitud de cruzar el límite y la explicación de la situación actual por parte del supervisor de la raza Humana y luego ese Humano tiene que dar su consentimiento… Ya que es también un flujo estándar para elegir algunos dones o unir algunas habilidades de Héroe, todavía tomará un tiempo hasta el advenimiento del Héroe, incluso si la invocación en sí es exitosa, creo”. (Dios)

 

“Hay muchas formalidades problemáticas, ¿eh? ¿No está bien si usted ve al Héroe irse con una habilidad adecuada o don que sea necesario?”. (Giliel)

 

Debido a que Giliel se asombró al adoptar un método tan ineficiente, la niña miró a Giliel en un estado aún más asombrado.

 

“Hey, tú. Para el supervisor de un mundo, la aparición con la sensación de “Oh, Héroe…” frente a la persona que fue invocada, ¿no es un evento momentáneamente soñador y hermoso si son supervisores?”. (Dios)

 

“¿De verdad? ¿Hasta qué punto se han corrompido sus cerebros?”. (Giliel)

 

“No lo sé, pero ¿no es inevitable ya que es un hecho?”. (Dios)

 

“Maestra, ¿de verdad quería hablar sobre tales sentimientos?”. (Giliel)

 

“¡No me mezcles con ellos!”. (Dios)

 

La niña se acercó a Giliel con un rostro terriblemente molesto y respondió gritando.

 

◊♦◊♦◊♦◊

 

En algún lugar no aquí.

 

En algún momento, no ahora.

 

En un espacio sin tiempo y lugar.

 

Él se despertó en ese lugar que no se puede describir como ambiguo.

 

Lo que ve cuando mira su cuerpo es una sola mujer que tenía una simple tela blanca envuelta alrededor de su cuerpo y cabello naturalmente largo y verde.

 

“¿Usted es…? ¿Este lugar es…?”.

 

La mujer de cabello verde interrumpió su voz inquisitiva y cerró sus párpados con su elegante mano blanca.

 

El perfume y la calidez, que él siente desde la palma de la mano sobre sus párpados, calman sus emociones.

 

“Ooh… Héroe. Me gustaría darle las gracias por responder la llamada del débil”.

 

La mujer de cabello verde le dice solemnemente.

 

Con sus párpados cerrados, él no podía ver qué tipo de expresión tenía la mujer cuando pronunciaba esas palabras, pero: ‘Ella ciertamente lleva una expresión amable con una voz tan llena de afecto’, él creía.

 

Y ella, creyendo que él ciertamente está pensando solo eso, levantó un poco los bordes de su boca.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email