Después de separarse con Milfa, Souta se dirige a la tienda de muebles que había visto antes.

 

Es un poco pequeña para una tienda de muebles, pero debido a que varios muebles se colocan aquí y allá, Souta puede encontrar fácilmente lo que quiere.

 

Souta compra varias camas grandes, sofás, sillas, mesas grandes, escritorios para el trabajo, estanterías, armarios y demás.

 

El tendero tiene la atmósfera de un verdadero artesano. Después de que él le dice a Souta el precio y recibe el pago, no dice nada cuando ve a Souta poniendo los muebles uno detrás del otro en su bolsa.

 

El tendero toma un agrado por Souta, quien elige mientras revisa cada mueble uno por uno a pesar de comprar en grandes cantidades.

 

「También recibimos solicitudes de pedidos si tiene alguna, así que no dude en volver」.

 

Él dice eso sin ninguna expresión. Ese comentario es algo que sorprendería a las personas que saben cuán taciturno* es.

(NT: Persona que es callada).

 

「Ahh, las cosas aquí son buenas, así que le pediré si hay algo que quiero」.

 

El tendero está satisfecho con el comentario casual de Souta, pero su expresión facial permanece sin cambios y Souta salió de la tienda sin que la sensación se transmitiera.

 

La siguiente parada de Souta es la posada.

 

Es para salir de la posada y recuperar el carruaje y Edward.

 

Debido a que tardó un tiempo en elegir sus muebles, está anocheciendo cuando Souta llega a la posada.

 

Al entrar a la posada, Mili le da la bienvenida a Souta con su sonrisa habitual.

 

「¡Ah, Souta-san, bienvenido de vuelta!」.

 

「Volví. ¿Está Milfana aquí?」.

 

「¿Mamá? Voy a llamarla, por favor, espera un momento」.

 

Mili va a buscar a Milfana al trote.

 

Milfana parece haber estado en la parte posterior del área de recepción. Mili regresa mientras tira de su mano de inmediato.

 

「Ara, bienvenido de nuevo, Souta-san」.

 

Confirmando que las dos ya han llegado, Souta mira sus rostros y abre la boca.

 

「Finalmente resolví el asunto de comprar la casa. Me han atendido hasta ahora, pero como viviré allí, voy a abandonar este lugar」.

 

「Eso es…… Un, pero está bien. Es una buena casa, ¿verdad?」.

 

Milfana está gratamente sorprendida con Mili, quien mantiene sus sentimientos de soledad y se comporta bien.

 

「Mili…… El lugar de Souta-san es mejor, ¿entendido? Mis disculpas, ahora bien, si cancela ahora, todavía tendrá que pagar el día de hoy en su totalidad… ¿está bien?」.

 

「Ah, está bien. La habitación es la misma que la última vez, y tenemos todo el equipaje, por lo que solo debe limpiarse. Además… Quiero recoger a Edward y el carruaje」.

 

「Oh, entiendo. Mamá, yo también voy」.

 

「Sí, por favor. Ahora bien, muchas gracias, Souta-san. Si hay algo más, por favor, vuelva otra vez」.

 

Milfana se inclinó profundamente, Souta le hace un gesto para que levante su cabeza con la mano y responde ligeramente.

 

「Todavía vendré a la cafetería. Además, por favor, dele mis saludos al chef」.

 

「Souta-san, vamos rápido」.

 

Mili ya tomó la llave de los establos, e intenta salir mientras tira de la manga de Souta.

 

「Sí, sí, ya voy, así que puedes dejar de tirar. Bueno, entonces, cuídese」.

 

En un estado como ese, Souta dice su despedida y se va con Mili.

 

Cuando llegan a la parte posterior y entran al establo, hay un relincho llamativo y fuerte.

 

Ed, quien ha visto que Souta vino, alzó una voz de alegría.

 

「Oh, Ed alegre, ¿no?… Bueno, no ha pasado tanto tiempo, por lo que es poco probable que te pongas melancólico」.

 

Cuando Souta se acerca al puesto de Ed y acaricia su cabeza, Ed su rostro con él mientras resopla.

 

「Ed, compré una casa para que podamos vivir allí esta vez. Voy a hacer un cobertizo para que vivas」.

 

「Souta-san, abrí la puerta del garaje de caballos, así que por favor, revisa el carruaje」.

 

Sacando a Ed del puesto, bajan juntos para revisar el carruaje.

 

No tiene tierra ni polvo, y está tan limpio que da brillo como si acabara de comprarlo.

 

「Esto, ¿es Mili quien lo limpió?」.

 

Ed también levanta una voz de alegría de, que el carruaje que va a tirar, está tan limpio.

 

「Ah, sí. Parece que es nuevo, y cuando pensé en limpiarlo un poco, me motivé demasiado, ehehe」.

 

Gracias a Mili, Souta busca en su bolsa.

 

Él piensa en darle una propina al principio… Pero no es bueno si ella obtiene dinero en un lugar desconocido para sus padres, y ella también podría negarse, porque solo lo hizo con buenas intenciones.

 

Pensando eso, Souta saca un broche en forma de pájaro. Es un artículo hecho a mano que creó en su anterior viaje.

 

「Ya que lo hiciste tan limpio, te daré esto a cambio」.

 

「¿Eh? ¿Está bien? Una cosa tan maravillosa… No he hecho nada para merecer esto en absoluto」.

 

「No, no te preocupes, ya que solía hacer este tipo de cosas. Por el contrario, podría ser un poco deforme para una muestra de gratitud」.

 

Mili niega con la cabeza vigorosamente.

 

「¡Es bueno! ¡Es muy bueno! Estoy muy feliz… Ehehe」.

 

Diciendo eso, ella usa el broche en su pecho.

 

「Me alegra que te haya gustado. Bien, Ed, ve a tu lugar」.

 

Ed se mueve al carruaje.

 

Después de completar la instalación, Souta sube al carruaje.

 

「Mili, por favor, cuídate. Además, creo que habrá ocasiones en que iré a la cafetería, así que, por favor, cuida de mí en ese momento」.

 

「¡Sí, estaré esperando! ¡¡Gracias!!」.

 

Ella pone una mano en el broche y se despide con la otra.

 

En el camino de regreso a la casa, Souta se detiene en algunas tiendas para comprar verduras, frutas, condimentos, también, mientras cae el sol, compra lo que está disponible en el puesto tratando de cerrar.

 

También compra vajillas, tazas y platos, y cubos con los que Ed puede beber y comer.

 

Souta llega a la casa cuando el sol se ha puesto por completo.

 

Después de colocar el cuerpo del carruaje en el borde del jardín, Souta deja espacio para que Ed descanse.

 

Saca una carpa simple que se usó cuando regresó de la montaña y la pone en el jardín.

 

Para evitar el viento nocturno y mejorar la ventilación, la tela en el costado se rueda hacia abajo.

 

Como no tiene paja, Souta extiende el pelaje del Rey Jabalí en el suelo.

 

「Ed, mañana haré un cobertizo para ti, así que ¿puedes dormir en esto hoy?」.

 

Después de resoplar como diciendo que es lo suficientemente bueno, Edward se acuesta sobre el pelaje.

 

A poca distancia del pelaje, hay dos baldes, uno para sostener el agua potable hecha con magia de agua, y el otro para sostener las verduras y frutas que compró.

 

「Esta es la cena, voy a limpiar en la casa, así que llámame si hay algo. Además, puedes pedir más después de que termines eso」.

 

Ed resopla de nuevo y se levanta para comenzar a comer.

 

Después de confirmar eso, Souta abre la puerta y entra a la casa.

 

Souta concentra sus poderes mágicos para comenzar a limpiar primero antes de poner los muebles.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email