「Ahora bien, te lo pediré con esta condición」.

 

Souta y Fuura firman el contrato que ella crea en el lugar, cosas como una hora mínima de patrulla, frecuencia de limpieza y el grado de limpieza están escritos en el contrato.

 

「Síí, déjamelo a mí. Porque es lo que siempre hice, no habrá excusas si hago un error」.

 

Fuura tiene el contrato principal, mientras que Souta mantiene una copia.

 

「Bueno, entonces, puedes comenzar después de la hora del almuerzo mañana. En cuanto a la prevención de delito, siempre que ingreses normalmente con la clave, no se debe activar」.

 

Mientras dice eso, Souta le da las monedas de oro a Fuura.

 

「Entiendo. Pero iré a la mansión mañana por la mañana por si acaso, y será genial si puede explicarlo de nuevo en detalle en ese momento」.

 

「Ahh, en ese caso, ya que no partiré tan temprano, puedes venir sin apresurarte」.

 

「Okayy」.

 

Fuura, bromeando, saluda mientras ve salir a Souta.

 

La noche se está haciendo tarde, como Souta le dijo a Fuura, y él va a dejar la ciudad mañana, así que él quiere dar algunas palabras de despedida a otros conocidos.

 

Souta saca el pincho de su bolsa y va a la posada mientras come.

 

Hay pocas personas alrededor y la mayoría de los puestos en la calle están cerrados.

 

Souta piensa en ir al 『Pabellón del Pájaro Durmiente*』 porque está cerca. Pero él cambia de opinión después de darse cuenta de que quizás no pueda encontrarse con el Lord si es demasiado tarde, por lo que se dirige a la mansión del Lord en su lugar.

 

Se ha vuelto más oscuro, pero como el número de personas alrededor también ha disminuido, Souta corre sin mucho esfuerzo.

 

Cuando la mansión del Lord aparece a la vista, Souta desacelera gradualmente. Él solo camina normalmente cuando llega a la puerta de entrada.

 

Uno de los guardias declara cuando ve a Souta.

 

「Oh, si no es Souta-dono. ¿Qué tipo de negocio podría usted tener en un momento como este?」.

 

Como el benefactor de la familia en el hogar al que sirve, él recibe a Souta con una actitud favorable.

 

「Ah, ya que decidí irme de esta ciudad, quiero despedirme, pero… debido a que ya es tarde, ¿puedes decirle eso por mí?」.

 

「P-Por favor, espere un momento. Entraré y le transmitiré esto a Elvas-sama. Humildemente le pido que espere」.

 

Después de que el guardia lo dice, corre y entra.

 

Souta mira al otro guardia que ha quedado atrás.

 

「Estoy seguro de que no tardará mucho, por favor, espere. Nos regañarían si tuviéramos que enviar a Souta-dono a casa así」.

 

「¿Es eso así?」.

 

Pensando que es poco probable que Elvas se enoje, Souta inclina su cabeza.

 

「Creo que Elvas-sama no se enfurecería, pero, aun así, debemos ser cautos para no ser recluidos」.

 

Mientras hablan de eso, se puede escuchar el sonido de la carrera, luego se abre la puerta con fuerza.

 

Elina está del otro lado. Detrás de ella está Elvas sin aliento y el guardia anterior.

 

Elina corre hacia Souta después de ver dónde está.

 

「Souta-sama, ¿vas a salir de esta ciudad?」.

 

Elina mira a Souta con un triste rostro.

 

「Souta-dono, ¿en serio se está yendo? Pero acaba de comprar una casa」.

 

Sigue a Elvas.

 

「No, no me mudaré, solo me voy temporalmente. Aunque puede pasar un tiempo antes de que pueda volver a casa」.

 

「Estoy aliviado de saber que volverá, pero si se vas a ir por un largo tiempo, quiero escuchar los detalles. ¿Puedo pedirle que entre?」.

 

「…… Entiendo, entraré」.

 

Incapaz de dejar a Elina, quien todavía se ve triste, y rechazar la invitación del mismísimo Lord, Souta entra a la casa después de las dos personas.

 

En la sala de recepción habitual, se sentaron Elvas y Elina, y al otro lado está Souta.

 

「Ahora bien, ¿puede decirme a dónde irá?」.

 

Junto a él, Elina también asiente.

 

「Esta historia, ¿cuántas veces he contado esta historia…? Para decirlo brevemente, partiré hacia el país de los Elfos al mediodía de mañana. Debido a que está bastante lejos, y no sé cuántos problemas tendré para ingresar al país, todavía no sé cuándo podré volver」.

 

Elvas frunce el ceño.

 

「El país de los Elfos…… Eso está lejos. Teniendo en cuenta el control de la inmigración, ¿pasarán algunos meses como muy pronto? ¿Puedo preguntar cuál es su objetivo ir allí?」.

 

「Más o menos. Solo puedo decir que es un asunto personal, y no es algo de lo que me gustaría hablar」.

 

「¿Es eso así? Bueno, cualquiera que sea su razón, no podemos atar a nuestros Aventureros de ninguna manera, así que no le detendremos, pero asegúrese de regresar. Todavía no le agradezco lo suficiente」.

 

「Sí, Souta-sama absolutamente, absolutamente debe regresar. ¡Todavía necesito compensarle a Souta-sama!」.

 

Elina, que mantuvo su cabeza baja hasta hace algún tiempo, dice esto con expresión decidida.

 

「Ya veo, estoy deseando que llegue. Parece que puedes correr muy bien, así que seguro regresarás a tu condición física antes de que regrese」.

 

Las mejillas de Elina se enrojecen levemente y ella baja su cabeza.

 

「Mouu, Souta-sama es un bromista」.

(NT: Referente a que “le está tomando el pelo”).

 

Elvas mira gratamente la interacción de los dos.

 

「Oh, es cierto. Souta-dono, no sé cuán efectivo será, pero escribiré una carta de presentación para ayudarlo a ingresar al país. Debido a que esta ciudad comercia con los Elfos, esto podría ayudarle」.

 

「Eso ayudará. Carena ya me está escribiendo una, pero no puedo recibir la carta de un noble de alguien más」.

 

「Umu, lo escribiré hoy y lo enviaré a su mansión mañana por la mañana. Por favor, espere hasta entonces」.

 

Elvas comienza a prepararse para escribir.

 

「Bueno, entonces, tengo que irme a casa, ya que estoy preocupado por mi caballo allí」.

 

「Entonces, le despediré」.

 

Siguiendo a Souta, Elina también se pone de pie.

 

Elvas, Elina y los sirvientes de la mansión, ven a Souta alejarse de la mansión del Lord.

 

Souta pensó quedarse en la posada, pero decide regresar directamente a su casa porque, tal como le dijo a Elina, le preocupa Ed.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email