Una vez que Agradia, quien sigue expresando su gratitud, abandona la habitación, un aire de alivio llena la misma.

 

「…… Dina, gracias」

 

「No… Pero, ¿está bien solo con eso?」

 

Como Dina sabe a qué se refiere Souta, ella le pregunta esto.

 

「Ah, no es natural si las tengo. Creo que tu seguimiento fue el óptimo」

 

Souta y Dina se miran y suspiran.

 

「Cuando me pregunto qué vas a hacer, de repente sacas esas cosas. Realmente me sorprende. Aunque la hoja misma puede hacer un alboroto…」

 

Recordando esa escena, Narasu se estremece.

 

「Bueno, tengo esta daga, así que al final, el resultado está bien. Ese Rey también, mientras tenga esas plántulas, el país Élfico seguramente mejorará, aunque sea por poco. Sin embargo, podría causarle al ministro un dolor de cabeza o dos」

 

「Ufufu, ese ministro parece estar luchando con la ansiedad también, ¿no?」

 

Ese ministro se parece mucho al ministro de antes de que Dina fuera sellada. Recordando que el ministro de aquella época tampoco pudo soportar la ansiedad, ella se ríe.

 

「Ah, esa persona realmente lo tuvo difícil… Parece que todo Rey Elfo es un bicho raro」

 

Considerando cuenta las acciones del Rey, que causaron dolor de cabeza al ministro, y al Rey por sus recuerdos, que también era extraño, esa es la impresión él obtiene de sus pocos puntos de referencia.

 

「De todos modos, no tenemos más negocios aquí, ¿podemos volver ahora?」

 

Agradia, quien ya salió de la habitación, no dijo nada sobre lo que tenían que hacer ahora. Como parecía que no había nadie que vendría a esa habitación después, Souta le pregunta a Narasu, quien tiene alguna experiencia visitando el Castillo.

 

「Hmm…… La razón por la que estábamos aquí es para recibir un recuerdo del Rey, ¿no significa eso que está bien irnos ahora? Puedes mostrar la daga para pasar de todos modos」

 

Responde Narasu después de pensar un poco.

 

「Bueno, entonces, ¿deberíamos regresar al taller rápidamente? Puede haber alguien que quiera descansar lo más pronto posible de la fatiga mental」

 

Escuchando eso, solo Arezel asiente excesivamente.

 

「Roury, prepárate para partir, volveremos pronto al taller」

 

Narasu le pide a Roury, quien está comiendo los pastelitos en la mesa- a partir.

 

「Sííí~ Souta-san, estas frutas, ¿puedes ponerlas en tu bolsa?」

 

Roury trae las frutas, que no puede terminar de comer, a Souta.

 

「…… Oh, bueno, bien. Pásamelas」

 

De alguna manera sorprendido, Souta arroja las frutas, que Roury lleva, una por una a la bolsa mágica.

 

「¡Gracias!」

 

Después de que ella termina de pasar todas las frutas, ella llena los dulces restantes en sus bolsillos.

 

「No, está bien. Pero, ¿qué es eso, ese comportamiento infantil?」

 

「Sí, es su culpa, pero esa libertad también lleva a ideas interesantes, así que no puedo negarlo con fuerza……」

 

Narasu sostiene su cabeza en sus manos y la sacude. Esa acción habla en voz alta sobre la angustia que siente con respecto a Roury.

 

「Porque es madre de una hija, hay muchos Elfos……」

 

En medio de ese intercambio, se puede escuchar un golpe de puerta.

 

「Disculpen, me gustaría guiarlos en el camino de regreso, ¿puedo abrir la puerta?」

 

Una voz algo familiar viene de detrás de la puerta.

 

「Ah, puedes. También hemos terminado nuestros preparativos aquí」

 

La puerta se abre, y más allá de la puerta está Dorusu, quien los guió al Castillo.

 

「Hola a todos. Para volver a casa, la tarea una vez más fue dejada a mí」

 

Dorusu baja su cabeza mientras sonríe.

 

「Tú, ¿huh?… ¿De verdad necesitamos soportar la estreches de nuevo en nuestro camino de regreso?」

 

Dado que es un rostro familiar, Souta bromea con palabras de sarcasmo.

 

「Hahaha, espero que me pueda perdonar por eso. Para el viaje de regreso, ahora hemos preparado otro carruaje, así que puede viajar en dos grupos」

 

「Hahh~ Eso es un alivio」

 

Souta pensó que solo se ocuparía de eso después de que se lo señalaran, por lo que Dorusu lo preparó con tiempo, en realidad impresionándolo.

 

「Bueno, entonces, guíanos de inmediato」

 

「Entendido, por favor, por aquí」

 

Siguiendo el camino que usaron cuando llegaron, Dorusu los guía a la entrada del Castillo.

 

「¿Cómo estuvo su audiencia con el Rey?」

 

「Umm, sucedieron varias cosas, pero digamos que el resultado final es bueno」

 

Responde Souta con un poco de confianza en sí mismo.

 

「¿E-Es eso así? En cualquier caso, me alegro de que volviera sin encontrar problemas importantes」

 

Dorusu ya comprende un poco la personalidad de Souta. Una gota de sudor cae por su frente, ya que él predijo que algo pasaría, pero no se atreve a profundizar en ello.

 

Dina y Narasu solo escuchan la conversación de Souta, con Dina caminando al lado de Souta, y Narasu un paso detrás de ellos. Más atrás, está Roury, quien está comiendo dulces, y Arezel, quien sigue sin dejar de mirar inquietamente.

 

Alcanzando la entrada del Castillo, ellos pueden ver que la puerta ya está abierta y se prepararon dos carruajes afuera.

 

Souta y Dina viajan en el carruaje anterior, con Dorusu como el conductor. Las tres del taller montan en el otro carruaje, y el conductor es quien los trajo antes al Castillo.

 

「Bueno, entonces, contaré contigo hasta que lleguemos al taller」

 

「Sí, déjamelo a mí. Vámonos」

 

Cuando Souta habla por las ventanas pequeñas hacia el conductor, las respuestas de Dorusu se unen con los relinchos del caballo mientras maneja las riendas.

 

「Dina, me alegro de que hayas venido conmigo, pero ¿qué vas a hacer en el futuro? Incluso si esa persona es el enemigo de Soldia, en este punto, ya no estará vivo」

 

Escuchando a Souta, Dina piensa con una mirada seria. Por un tiempo, el silencio llena el carruaje.

 

「Por ahora, tengo una casa en la ciudad de Aventureros – Toura, así que podría ser bueno relajarse allí por un tiempo」

 

Souta comienza a hablar, pero la expresión de Dina sigue siendo pensativa.

 

「…… Estoy preocupada por la imagen enviada por mi hermano mayor. Como pensé en ese momento, siento que no fue un error y realmente había otra persona allí. Sin mencionar que la expresión del Héroe de la raza humana también parecía inusual. Puede que ya esté muerto, pero tal vez podamos obtener la verdad de otro lado, ya que no sabemos nada……」

 

Souta pone su mano sobre la cabeza de Dina, ya que su expresión comienza a ponerse triste.

 

「Si te preocupa tanto, entonces seguramente hay algo. Si no fui yo quien atacó a Soldia en primer lugar, ¿por qué la Princesa me repatrió? ¿Por qué el Héroe de la raza humana apuñaló a Soldia? ¿Qué le pasó a la Princesa que lanzó la magia de la repatriación? ¿Había realmente alguien más en ese lugar, y si había, quién?」

 

Souta también comienza a hablar sobre el asunto que le molesta.

 

「Regresemos a mi casa y luego solucionemos el misterio juntos después de descansar un rato. ¿Qué te parece?」

 

Souta sonríe, y luego habla con Dina con una fuerte voluntad escondida en sus ojos. Ellos sienten una fuerte conexión entre ellos, ya que son los únicos en el mundo que comparten su experiencia de hace mil años.

 

「¡Sí! Haré mi mejor esfuerzo para reunir tanta información como pueda」

 

「No te presiones, ¿de acuerdo?」

 

Quitando su mano de su cabeza, ellos estrechan sus manos fuertemente.

Cerrar menú
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email