「Nunca esperé que lloraras así」

 

En el carruaje, mientras abraza sus rodillas, Roury murmura algo mientras llora a lágrima viva.

 

Los tres ya abandonaron el país Élfico y están de camino a Toura.

 

Souta agarra las riendas mientras escucha la voz desde el asiento del conductor. Dina le da un pañuelo sin decir nada.

 

 

El día que Roury decidió irse, después de la cena, ella le dijo a Arezel que iría a Toura con Souta y Dina.

 

Arezel, quien escuchó eso, palideció. Ella detuvo su comida allí y fue a encerrarse en su habitación.

 

Todos la llamaban desde fuera de la habitación, pero no hubo reacción.

 

A la mañana siguiente, Arezel todavía no había mostrado su rostro y aún se había recluido.

 

Al final, los tres comenzaron a prepararse para su partida.

 

Después de que terminó la preparación del carruaje, y todo lo que tenían que hacer era abandonar el taller. La única que se despidió fue Narasu.

 

Oculta bajo su habitual alegría, había una sombra de tristeza. El interior del carruaje estaba lleno de una atmósfera deprimida.

 

Souta no abrió su boca. Él dirigía el carruaje en silencio y se dirigió al puesto de control en el valle.

 

El proceso llevó algo de tiempo, pero debido a la daga, la conversación avanzó más suavemente que antes.

 

Incluso el asunto de que Roury acompañara a Souta, aunque eran reacios, le permitieron pasar.

 

Y entonces, cuando pasaron la inspección y querían subir al carruaje, se escuchó una voz que llamaba a Roury desde lejos.

 

Era un misterio cómo alcanzó el carruaje de Souta a tiempo, pero Arezel realmente los alcanzó antes de salir del puesto de control.

 

Roury bajó del carruaje y caminó hacia Arezel, quien estaba sin aliento.

 

Después de entregarle una carta a Roury, Arezel comenzó a llorar ruidosamente en el acto.

 

「¡¡Lo lamento, en realidad, quería hablar más, uwwaa~~!!」

 

Escuchando eso, Roury también derramó lágrimas de la misma manera.

 

「Está bien… Yo de repente… dije eso… ¡¡es porque no lo dije correctamente!!」

 

Entonces, las dos continuaron derramando lágrimas mientras discutían quién tenía la culpa.

 

Souta y Dina las miraban con ojos cálidos, mientras que el personal que estaba alrededor solo miraba desde lejos, asombrados.

 

Unos veinte minutos más tarde, las dos, cuyas lágrimas finalmente se habían detenido, intercambiaron sus palabras de despedida.

 

「Roury-sama, lo lamento, huí. Hemos estado juntas por tanto tiempo, así que, en shock, no sabía qué hacer…」

 

「No, está bien. Tampoco sé qué decir. Al final, simplemente me fui así」

 

「Pero… 」

 

Sintiendo que las dos iban a estar atrapadas en el mismo bucle, Souta intervino.

 

「En lugar de buscar quién tiene la culpa, ustedes dos no podrán reunirse por un largo tiempo. ¿No hay algo más importante de lo que quieran hablar?」

 

Arezel asintió, en acuerdo con Souta.

 

「Umm, gracias por todo hasta ahora. Tenía mucha, muuuuuucha~ diversión con Roury-sama. Incluso cuando Maestra y Souta fueron a la cueva, tu escuchaste mi historia y fuiste allí pronto, tan confiable… Tan genial」

 

Lágrimas cayeron de sus ojos incluso mientras hablaba, pero aún dijo todo lo que quería sin pausa.

 

「Gracias, también disfruté mucho el tiempo con Arezel. Y es lo mismo con Maestra, vivir con ustedes dos fue realmente agradable. Pero, lo siento, no puedo permitir que Elmia, mi hija, permanezca separada de su madre todo el tiempo, ya que Elmia es tan importante como Arezel……」

 

Aunque su conversación aún continuaba, Souta se distanció para no poder escucharlas.

 

Después de hablar un rato, al final, Arezel le dio algo que parecía cartas a Roury. Las cartas también incluían las porciones de Souta y Dina, aunque las recibieron de Roury en lugar de Arezel.

 

Al final, pudieron separarse con sonrisas.

 

 

Mientras sostiene las riendas, Souta saca la carta de Arezel, abre el sello y la lee.

 

Comienza con un agradecimiento por la ayuda de Souta, seguido de un breve párrafo de los pensamientos de Arezel, y al final, ella le pide que cuide de Roury y le pide que sea estricto con ella.

 

「Arezel y Roury son como hermanas. Más específicamente, una hermana pequeña que está preocupada por su problemática hermana mayor」

 

Arrastrado por el viento, ese murmullo desaparece y nunca alcanza a Roury.

 

Cuando llegan al bosque donde Souta ayudó a Arezel, ellos deciden tomar un descanso antes de entrar.

 

Después de sacar la piel en lugar de los cojines de la bolsa, se sientan y comen la comida que también se sacó de la bolsa.

 

Una vez que su descanso ha terminado, entran al bosque. Si bien la esencia de la magia sigue siendo tan densa como antes, el rastro de magia espacial que se utilizó como trampa antes ya se ha ido.

 

A pesar de que siente una presencia que parece que los está observando, ya que no se muestran o intentan hacer algo a ellos, Souta decide no molestarse y continúa con un poco de prisa.

 

Desde allí, tampoco hay algo que pase en el camino que lleva a Toura, y en general, es un viaje sin problemas.

 

En el camino, Roury se aburrió y murmuró algo inquietante. Temiendo que ella pudiera disparar una bandera, Souta estaba un poco nervioso, pero al final, llegaron a Toura sin incidentes.

 

Antes de entrar, Souta usa la pulsera de camuflaje. Además, Souta, quien debería viajar solo, trayendo consigo a dos Elfas, hace un poco de alboroto. Pero cuando él les dice que ella es la madre de Elmia, dejan de cuestionarlo y les dejan pasar sin problemas.

 

「Primero lo primero, volvamos a mi casa. Después de eso… ¿Por qué no vamos al negocio de Carena después de que dejamos el carruaje?」

 

Ellas asienten ante la sugerencia de Souta. Están un poco cansadas ​​por el largo viaje en el carruaje, y como esperaban un descanso en un lugar donde pudieran descansar cómodamente, la propuesta de Souta es un deseo hecho realidad.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email