“Por eso, por el momento, me tomaré mi tiempo en planes futuros mientras me reflejo”.

 

“Bueno, ¿no está bien por el momento?”.

 

Después de gritar todo el estrés que había acumulado recientemente, el joven muchacho de cabello negro, Toujou Renya, ahora está conversando con una chica con cabello plateado en una habitación con la que él está familiarizado.

 

Este lugar no es el mencionado páramo de antes. El hecho de que la tierra se extendió aparentemente sin fin era la misma. Pero no como el páramo de antes de que haya una amplia pradera y una cama de flores esparcida por todas partes, completa con un conjunto de río que fluye y un lago claro. A los que lo vieron no se les podía ayudar, sino a pensar que es una utopía.

 

 

En el centro de esa utopía, hay una cabaña donde viven Renya y esa chica. Un simple edificio de dos pisos con dormitorio en el segundo piso y cocina, sala de estar y un estudio en el primer piso.

 

“Pero Renya realmente es increíble como yo pensé. ¡Le ganaste a papá en solo 138 años, 11 meses y 21 días, si era según el sentido del tiempo de Renya!”.

 

“Pero realmente no me siento en absoluto sorprendente”.

 

“Porque Renya lo hizo más rápido de lo que esperaba al principio. Incluso pensé que tomaría el doble de tiempo, ¿sabes? Realmente, no puedo despreciar a los humanos porque ellos a veces trabajan milagros”.

 

“Pero si me pides que repita todo esto de nuevo, incluso si fuera yo, caería en la desesperación, ¿sabes?”.

 

“¿Es eso así? Creo que Renya seguiría persiguiendo a padre por la eternidad si tiene que hacerlo”.

 

“Bien, gracias por el cumplido. De todos modos, ¿realmente ha pasado tanto tiempo desde que me trajiste aquí, Floria? Mi sentido del tiempo consiguió a ser torpe al vivir de este lado”.

 

“Es porque realmente estabas absorto totalmente. Te despiertas, haces algo de entrenamiento, forjas armas, investigas y, después de todo, desafías a papá, te golpean y vuelves a repetir ese proceso”.

 

“Los japoneses son fuertes en ese tipo de trabajo de rutina, ¿sabes? Y también me gusta poner mi esfuerzo donde puedo ver claramente el resultado”.

 

“Sí, es cierto. Debido a que Renya es así, mi esfuerzo por traerte aquí no se desperdiciará”.

 

[Traer] Renya aquí significa literalmente así. En ciertas vacaciones, cuando Renya estaba a punto de salir a comer, cuando abrió la puerta de su casa, en ese momento, una deslumbrante luz envolvió a Renya. ¿Hoy el sol es extraordinariamente brillante? Es lo que Renya pensó en ese momento. Pero cuando abrió los ojos el siguiente segundo, estaba en una pradera desconocida.

 

¿Qué diablos pasó?

 

Es lo que Renya dijo reflexivamente mientras estaba estupefacto en ese momento.

 

“Y luego, repentinamente dijiste que no importaba que hiciera o lo mucho que hiciera, moriría después de 3 días y luego reencarnaría como un perro en la próxima vida. Si no quería convertirme en un perro, debería ir a este [Reino de los Dioses] donde pueda desarrollar mi habilidad sin envejecer, luego ganaré contra un Dios para recibir su poder. Y luego me preguntaste: “Entonces, ¿qué vas a elegir? ¿Convertirte en un perro? ¿O convertirte en un Dios?”… ¡Con ese tipo de condición, no habrá personas sensatas que elijan la primera opción, ¿sabes?!

 

“Ahaha, bueno, se supone que es cierto. El rostro de Renya en ese momento realmente se retorció de una manera divertida”.

 

“Cállate, encima de eso, porque me lo pediste, un humano normal, para pelear contra un Dios, pensé que era un Dios débil o algo así, pero era un maldito Dios de la Guerra completo con cuerpo de macho de esteroides y arma de destrucción masiva como habilidad. Reflexivamente, hice una mueca en la realidad*, ¿sabes?”.

(NT: En inglés pone que hizo un rostro yaoming).

 

“¡¿Entonces tú eres el tipo que me va a derrotar?!”, es lo que el Dios de la Guerra le dijo a Renya la primera vez que se encontraron. Rememorando el pasado, Renya recuerda cuánta presión se concentró en su voz, que solo al oírla, él tembló de miedo. El esplendor de Dios no es algo que puedas ignorar. De todos modos, después de escuchar de que no tenía un límite de tiempo, no moriría, y podía usar cualquier cosa de todos modos en la batalla, Renya dijo: “Podría hacer algo si tuviera tiempo”. Era algo que ninguna persona normal pensaría. Algunos dicen que están bien emparejados en esa extraña forma de pensar del sentido común.

 

Y luego comenzó a vivir con la bella y corregida y hermosa Diosa llamada Floria, que apareció ante él al principio.

 

Floria ayudó mucho a Renya en su terrible experiencia. Cuando él necesitaba ayuda en conocimientos, herramientas e incluso necesidades diarias, ella le ayudaría con tal devoción. Ese tipo de devoción hizo que Renya se preguntara de alguna manera porque, al final, Renya sería quien matase a su padre. Entonces, ¿por qué ella dio su mejor apoyo a él? Tal pregunta le había preguntado Renya una vez a Floria.

 

“Pero aun siendo tan poderoso como es, gracias a Renya, papá finalmente obtuvo el “final” que deseaba.

 

“Debido a que ya no hay nadie tan fuerte como él, se volvió incapaz de encontrar una manera de acabar con su propia vida. Eso es, de alguna manera, realmente irónico”.

 

“Él debería ir y buscar otras cosas divertidas que hacer en su lugar… pero bueno, es tu papá aquí del que estamos hablando……”.

 

A los Dioses no se les permite quitarse la vida por su cuenta. Por otro lado, el Dios de la Guerra tampoco se sentía bien al darle a su hija ese tipo de responsabilidad. Aunque ella también es una Diosa, no quería que su hija tuviera el pecado de ser la asesina de su padre. Sin embargo, pasar su día en paz también es un tormento para él. Y con todos esos sentimientos negativos acumulados, él sabía que algún día ese sentimiento lo invadiría, arrastrándolo a convertirse en un Dios malvado que solo traía destrucción.

 

Él no puede detenerse a sí mismo. Es por eso que la única forma de hacerlo es confiarle a otro esa responsabilidad. Y Renya resultó ser el elegido entre otras infinitas posibilidades.

 

Floria, por otro lado, persistió en apoyar a Renya lo mejor que pudo mientras mataba su propia sensación de ser impotente, ocultándolo con una sonrisa brillante. Ella sabía que cumplir el deseo de su padre tenía el mismo significado que matarlo.

 

“Él es muy estricto cuando se trata de batalla. La sensación de querer poner fin a la propia vida en el fragor de la batalla es comprensible debido a su experiencia profesional… Pero nunca en mi sueño más salvaje le pediste a un ser humano que hiciera eso”.

 

“No seas tan modesta Renya, incluso en tu mundo, la mitología también tiene leyendas donde simples humanos logran una hazaña increíble y luego son reconocidos como Dioses de nivel inferior ¿verdad? Bueno, normalmente te volverás viejo y lisiado primero antes de convertirte en Dios, así que era algo imposible. ¿Pero qué pasa si puedes continuar fortaleciéndote sin límites como envejecer y tal? Incluso los humanos pueden ascender al poder de la clase Dios”.

 

“Habiendo ascendido a la clase Dios yo mismo, no puedo negar esa afirmación”.

 

“Bueno, en su mayoría, aquellos que son capaces de alcanzar ese nivel ya eran medio Dioses desde el principio…”.

 

“Si eso es lo que es, entonces no me presiones con ese tipo de prueba luego, Floria. Solo soy un humano normal que nació y creció normalmente, incluso yo no tengo ningún poder especial, ¿sabes?”.

 

“Sí, definitivamente es cierto que el linaje, el entorno, el poder e incluso el aspecto de Renya están todos en el promedio. Pero también tienes un buen punto”.

 

“Oi, no vayas a insultarme despreocupadamente”.

 

“Tu alma es increíble ¿sabes? Si sales de tu límite como humano, puedes tener posibilidades literalmente ilimitadas extendidas ante ti. Bueno, eso no será útil en absoluto en tu vida anterior…”.

 

“Lo haces a propósito, ¿verdad, Floria?”.

 

Floria sacó su lengua tiernamente. Renya solo podía suspirar frente a este pequeño diablo. Esta hermosa y feliz Diosa afortunada es una persona temperamental a la que le gusta hacer bromas en Renya de vez en cuando. Él piensa que es solo su manera de mostrar un frente, aunque mientras que en el otro lado le da su afecto. Renya nunca la culpa por eso, ni se enoja con ella por eso. Es su manera de juguetear. Como parece tener la misma edad que Renya, no se siente cómodo con Floria.

 

“Incluso si lo dices, estoy seguro de que ahora soy como un pseudo-Dios. De todos modos, dado que el objetivo se ha completado, ¿pensamos en nuestros problemas urgentes?”.

 

“¿Urgente?”.

 

“Urgente. No puedo seguir quedándome en el Reino de Dios para siempre ahora que he heredado el poder del Dios de la Guerra, ¿verdad?”.

 

“Bueno, no es realmente un problema. Pero es aburrido ¿verdad?

 

Floria, además de ayudar a Renya a fabricar armas y darle referencias sobre técnicas de lucha, también intentaba conocer asertivamente la información sobre el mundo de Renya, especialmente sobre la cultura japonesa. Habiendo conocido la emoción de conocer el mundo exterior, ella se sentía aburrida de seguir estando en el Reino de Dios donde, aunque fuera pacífico, no existía nada más.

 

Renya tampoco quiere mantener una vida aislada allí. No es que tenga una gran ambición cuando saliera, pero como era un humano normal que se estimula fácilmente gracias a algo ficticio, está ansioso por usar su poder para algo.

 

“Entonces, volver a mi mundo con este tipo de poder es un poco…”.

 

“¿Planeas conquistar el mundo?”.

 

“Parece aburrido y dará más problemas que diversión de todos modos. ¿Por qué esos personajes jefes de juegos deseaban conquistar el mundo de todos modos?”.

 

“¿Porque de esa manera pueden hacer lo que quieran?”.

 

“Las personas con poder inconcebible todavía pueden hacer lo que quieran, incluso si no conquistan el mundo. ¿Por qué molestarse en ponerse en una posición problemática como el enemigo mundial? No lo logro entenderlo”.

 

Renya piensa que, al no hacer ningún enemigo, eso también significa que pueden hacer lo que quieran sin que otras personas lo molesten. Bueno, Renya no puede evitar pensar en la historia de ficción estándar de su mundo.

 

“En resumen, Floria, ¡vayamos a otro mundo!”.

 

 “¡Ok! ¡Déjamelo a mí para los detalles!”.

 

“¡Sí! Con tu poder, el cual me encontró desde infinitos mundos y dimensiones, ¡busca un mundo adecuado para que podamos entrar!”.

 

“¡Ok! ¡Hagámoslo!”.

 

Floria extiende su mano lentamente, aparecen numerosas bolas de luz en el espacio que la rodea. Viene en diferentes tamaños y formas, numerosos tipos de mundos están llenando el entorno.

 

Bueno, entonces, ¿qué tipo de mundo espera? Con grandes esperanzas que Renya tiene en su pecho, él comienza a mirar dentro de esas bolas de luz.

Menú de cierre
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email