Young God – Capítulo 4: Regla Estándar

“…… Parece ser exitoso”.

 

Cuando Renya se dio cuenta, el paisaje circundante ya había cambiado. Él calmadamente observa sus alrededores y se da cuenta de que él se despertó en la orilla del río. Parece como un río que fluye dentro de un bosque. Renya nota un puente cercano, probablemente hay un camino cerca.

 

Terminando de examinar la topografía de sus alrededores, comienza a revisar su propio cuerpo.

 

‘Oh, bueno. Temí por un momento que descendiera en mi traje de Adán’.

 

Una chaqueta negra que parece hecha de cuero, camisa azul oscuro y pantalones, y tenía la sensación de un ítem siendo usado durante mucho tiempo, donde hay pequeños cortes y rasgaduras aquí y allá. Podría decirse simplemente como un fino arte detalladamente preparado. Con esto, él no se vería sospechoso como viajero. Ya que Renya lo creía, se sintió aliviado.

 

 

Luego verifica su condición de Armamento Divino. Si se concentra profundamente en sí mismo, él puede sentir la conexión con el lugar donde duermen los Armamentos Divinos, los cuales hizo para enfrentar al Dios de la Guerra. Y terminó de confirmar eso al imaginarlo, él puede invocar esos Armamentos en este mundo sin ningún problema. Él no elegiría este mundo peligroso con muchas consideraciones si no fuera por estos Armamentos.

 

“¡He venido! Renya, ¿has esperado mucho?”.

 

Dirigiendo su vista hacia donde viene la alegre voz, como se esperaba, se encuentra Floria en un atuendo que combina con este estilo mundial. Abrigo completo con capucha, blusa y minifalda. Una combinación de atuendos, que dará a las personas que lo vean, una fuerte impresión de una joven doncella vigorosa. Su apariencia también es la misma que cuando estaba en el Reino de Dios, nadie pensaría más que una chica en su adolescencia.

 

“No toma tanto tiempo ser llamado una espera. De acuerdo, volvamos al negocio, Floria, ¿dónde estamos ahora?”.

 

“¿Eh?”.

 

“¿Qué quieres decir con “¿Eh?”. Solo dime la información necesaria primero de esta área……”.

 

“…………”.

 

Un gran silencio cae. Temiendo lo peor, Renya abre su pesada boca.

 

“¿No me digas que me has arrojado aquí al azar?”.

 

“Err esto es, ¿sabes? Ser arrojado al azar sin ninguna información es una regla estándar para la emoción de ir a otro mundo, ¿no crees?”.

 

“¡Una Diosa no debería hablar sobre reglas estándar como esa! No, también entiendo eso de sentirse así, pero conocer nuestro punto de partida es conveniente, ¿verdad?”.

 

Sería problemático si se perdieran en algún lado sin saber cómo salir. Pero, afortunadamente, se supone que hay un camino cerca. El no conocer ninguna información sobre los alrededores no los hará perderse de todos modos, pero parecerían sospechosos si no supieran al menos el nombre del área local y el continente* en el que se encuentran.

(NT: En inglés está como “contingent”, osea “contingente”, pero creo que se equivocó, así que lo cambié).

 

Con este tipo de falla al comienzo del viaje, Renya se preocupa un poco por lo que depara el futuro.

 

“Bueno, ya está hecho, así que no se puede evitar. Al menos, por ahora, decidamos nuestro nombre para no tener problemas para presentarnos. Err, ¿puedes explicarme una vez más este sistema de jerarquía social mundial?”.

 

“Este mundo no parece tener ese tipo de reglas rígidas sobre el nombramiento. Realeza y nobles, las masas comunes también tienen apellidos sin ningún problema”.

 

“Entonces mi nombre será…… ah dejando mi nombre en japonés es un poco desigual. Toujou…… Toujou … en inglés sería Este y Castillo… Okay, ¡mi nombre será Renya Eastle*!”.

(NT: East=Este / Castle=Castillo).

 

El nombre era simple y algo forzado, pero Renya pensó que era mejor así. Sobre pensar acerca de ello solo para que se rían de ese nombre lo pondría triste. Por otro lado, Floria, quien parece estar inmersa en una profunda forma de pensar, simplemente decide sus nombres bastante fácil, desproporcionada respecto de cómo parece pensar tan profundamente.

 

“Entonces seré Floria Bardorn”.

 

“Ahora uno sale de la nada”.

 

“Bardorn es el nombre de papá. El apellido también se dice como apellido familiar, ¿verdad?”.

 

“…… ah ¿es eso así? Ahora que lo cices, creo que nunca le pregunté al Dios de la Guerra su nombre. Y él era un enemigo por el que luché durante más de un siglo…”.

 

“…… Ahora que lo dices, papá nunca se presentó tampoco…”.

 

“Él era un cabeza de musculo, sí”.

 

“De hecho, era un cabeza de musculo”.

 

Con uno de ellos diciendo: “Dejémoslo así”, ambos acuerdan no presionar hacia el tema. Ambos, tanto buenos como malos, no quieren meter sus narices demasiado lejos en la privacidad de los demás.

 

Por el momento, el asunto que encontraron importante para su sustento básico era la moneda. O simplemente digamos cosas relacionadas con el dinero.

 

Lo primero que encontraron les sorprendió un poco. ¿Por qué? Porque casi todos los países usan la misma moneda. Renya estuvo a punto de quejarse de lo poco creativo que es este mundo de fantasía, pero se las arregló para contenerse. Reanudando su investigación, volvieron a sorprenderse con el nombre de la moneda. Era “yen”. Ese nombre es bueno, porque era familiar, pero el alto nivel de familiaridad hace que Renya se sienta incómodo. Él estaba a punto de sospechar que este mundo fue creado y descuidado por un Dios que tiene conexión con la cultura japonesa.

 

“Ah lo que sea. Por el momento, solo vamos a hacernos más como unos viajeros, ¿no? A menos traemos una bolsa de viaje. Ah, y vamos a llenarlo con al menos comida y agua”.

 

Sin preocuparse, él comenzó a crear herramientas y comida de la nada. Él las creó con una de las “creaciones” de poder de Dios. Este tipo de cosas no es nada difícil para él, quien es una encarnación de Dios viviente que se especializa en la batalla.

 

“¡Okay, todo está listo! Sigamos ahora el camino y lleguemos a la ciudad más cercana. Debería haber otra regla estándar mundial de fantasía establecida allí. Es decir, el Gremio de Aventureros”.

 

“¿Eh? Hay ciudades y pueblos cerca, pero ese tipo de juego  de dar misiones y recompensa, con establecimientos de dinero, no hay ninguno, ¿sabes?”.

 

“¿Qué? No, debería existir, debería ser normal para un mundo como este”.

 

“Bueno… hay Gremio Sindical para cada ocupación, pero no hay ninguno que le dé trabajo a personas que deambulan como nosotros”.

 

“……… ¿Es cierto, Floria?”.

 

“Es un hecho”.

 

Renya se siente como ir en un barco que golpeó un arrecife desde el principio después de partir. Su cabeza se llenó con el pensamiento de qué debería hacer ahora que las situaciones son así. Su segunda vida comienza abruptamente en un camino espinoso. Él podría usar su poder divino para resolver problemas de vez en cuando, pero no siempre. Si lo hace, entonces no tiene mucho sentido tomarse tantas molestias para disfrutar de esta nueva vida de fantasía. Él piensa que al menos debería, en cierta medida, cumplir con la ley de este mundo.

 

“Pero creo que hay lugares como el ayuntamiento donde se puede obtener dinero de acuerdo con el tipo de trato que negocien allí. Lo que quiero decir es que puedes buscar trabajo activamente en cualquier lugar. Es una costumbre el conseguir trabajos allí”.

 

“Di tales cosas antes, por favor… Por un momento pensé que debería hacer un trabajo a tiempo parcial como lavar los platos”.

 

Floria estaba confundida por el hecho de lavar los platos, pero ella simplemente lo ignora y continúa.

 

“Y también hay tiendas donde también podemos vender cosas. No hay extrañas restricciones y limitaciones aplicadas, así que podemos usarlo al máximo. Pero bueno, tengamos cuidado de no destruir la economía local”.

 

“Si se trata de proteger el mercado, déjamelo a mí”.

 

“No hay ‘tiendas’ como en un juego, donde puedes vender todo, ¿sabes? Si quieres vender cosas, debes encontrar la tiende apropiada que las gestione”.

 

“¡Entendido! Por ahora, vamos a buscar una ciudad primero. Todos los miembros, ¡adelante!”.

 

“O~~”.

 

Y luego, los dos comienzan a ir por el camino. En el cielo azul claro, se puede ver la posición del sol. Al verificar la posición del sol, pueden adivinar el punto de dirección aproximadamente. Por ahora, ellos caminan hacia el Norte. El camino puede ser duro, pero tiene signos de haber sido utilizado por humanos. Según esa lógica, seguir este camino los llevará eventualmente a un lugar donde la gente se reúna.

 

A lo largo del camino, ambos verifican la fuerza y ​​habilidad de su cuerpo. El resultado era que, aparte de Floria, quien era una Diosa desde el principio, Renya obtuvo su fuerza limitada de manera justa. Bueno, incluso con ese limitador, su fuerza aún supera por mucho a la del humano ordinario. Sus experiencias de enfrentarse al Dios de la Guerra todavía existen, así que no tiene que preocuparse demasiado si comienza una pelea. Con una preocupación menor, continúan su viaje con indiferencia.

 

“Espero que otra regla estándar suceda pronto. Ya sabes, como si presenciamos una carreta de caballos siendo atacada por un monstruo o bandidos”

 

“Y hablar sobre la regla estándar, entonces el que aborda la carreta sería un rico comerciante o algunos nobles. Una de esas dos posibilidades”.

 

“¿Cuál le gusta más a Renya?”

 

“Una rica hija comerciante… o una Princesa”.

 

“Diciendo tales cosas sin dudar… además, solo se limita a chicas”.

 

“Como dije, el hombre es ese tipo de organismo, ¿sabes? Bueno, quizás no sea un hombre… sino un chico”.

 

Floria solo puede ver a Renya, quien dice esas cosas, triunfalmente. Pero, en contraste, su rostro se ve brillante. Ella ya está familiarizada con este tipo de tonta charla. Pero no importa cuán familiar ella esté, cuánto entiendan sobre el temperamento de cada uno, cuando otra mujer es mencionada cuando ella está justo en frente de Renya, todavía tiene un curioso sentimiento extraño dentro… tal vez eso es lo que llamas el corazón de una doncella.

 

“Okay. ¡Si esa regla estándar incluso sucediera, actuaré como prometida Renya y abrazaré a Renya en el muslo!”.

 

“¿Por qué rompes una bandera de la nada? ¡Eso es malicioso, Floria!”.

 

“Hmph, sé que te di permiso, pero es tu culpa declarar fácilmente que quieres comenzar un harem tan pronto”.

 

“No, quiero decir, si tengo que conocer personas, las chicas son mucho mejores que los hombres. Es como una hazaña para el hombre, ¿sabes?”.

 

“Lo sé, pero agregar un harem demasiado pronto es… un poco… ¡no quiero!”.

 

“¿Es eso tal vez una proclamación de que la 1° debería ser tú sin importar lo que cueste?”.

 

Renya intenta replicarle a Floria, quien le dijo cosas poco claras. Pero Floria, quien escuchó eso, tiene los ojos ampliados un poco, sorprendida por lo que dice Renya. Luego, en repetidas ocasiones, mira a Renya mientras su mejilla se pone roja.

 

“……… Si tengo que ser sincera…… entonces la respuesta es… sí”.

 

“…… ¿Es eso así?”.

 

“Sí……”.

 

“…… Bueno, yo estaba… quiero decir… no quiero hacer que mis sentimientos por Floria sean tan ligeros”.

 

“Lo sé. Incluso juraste no tocarme hasta que lograras vencer a papá, para que fueras arrastrado por la lujuria”.

 

“…… Si sabes tanto, entonces no digas cosas así de nuevo”.

 

“Y debido a eso, pudiste proteger tu virginidad por más de un siglo. Eso es tan digno de alabanza”.

(NT: Lol).

 

“¡Detente! ¡¡Por favor, no vuelvas a desenterrar ese asunto, por favor!!”.

 

“Y debido a eso, secretamente tienes anhelo por un harem, ¿verdad?”.

 

“¡¡Ouch!! Es un golpe crítico, ¿sabes? Eso me dolió mucho ¿sabes? Agh~”.

 

Con tal ataque, su dignidad como hombre se desploma cerca de 0 puntos. Incluso si ella estaba en su adolescencia, según el punto de vista de los Dioses, como era de esperar, la experiencia de Renya, quien era un humano, ni siquiera puede comparar. Renya siente ganas de llorar de desesperación.

 

“Pero ¿sabes?…… A pesar de que soy una Diosa… también soy inexperta, ¿sabes?”.

 

“…… ¡¿Qué diablos?!”.

 

“P-Porque, ¿sabes? ¡Papi había estado aguantándose desde que nací*! Tal conocimiento y experiencia llegan naturalmente mientras administro el mundo, y por último… ¡no hay pareja disponible!”.

(NT: Que no tuvo sexo desde que Floria nació).

 

La malvada mujer, quien estaba aquí, desapareció de repente, en su lugar, una adolescente nerviosa intentaba fogosamente justificarse. Un acto que corresponde con su apariencia. Renya no conocía a tal Floria. Inesperadamente, todavía hay cosas que él no sabe de ella. Renya solo la mira con una sensación cálida por dentro.

 

Pero tales dulces estados de ánimo son transitorios. Floria logra reponerse y luego le declara la bomba a Renya.

 

“¡Es por eso! ¡Mi objetivo por ahora es mantener apretadas las riendas de Renya!”.

 

“¡Eso da miedo en muchos sentidos! ¿De dónde salió ese dulce estado de ánimo de antes? ¡¿A dónde se fue ese agridulce estado de ánimo?!”.

 

“¡N-No quiero decir eso, quiero cabalgar sobre ti, ¿sabes?!”.

 

“¡¿No hay otra forma mejor de decirlo?!”.

 

Al final, volvieron a juguetear el uno al otro como de costumbre. Además de eso, esa regla estándar antes mencionada no sucedió. Esos dos, sin ninguna dificultad, llegan a su primera ciudad en el mundo de fantasía.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Seguir el blog

Entérate de las nuevas entradas por email

A %d blogueros les gusta esto: